Ago 14 2009
405 lecturas

Política

¿Podrá el escorpión imperialista superar su propia naturaleza?

Theotonio dos Santos*
Parece que los chistes nos permiten entender mejor a los EEUU: El escorpión pidió al sapo para transpórtalo hasta el otro lado del río. El sapo dijo que no, pues él lo picaría. “Pero esto es ilógico”, digo el escorpión, “sí yo te pico moriremos ambos pues yo me ahogaría junto contigo”. El sapo lo creyó y lo transportó. En la mitad del río el escorpión lo picó. El sapo desesperado protestó: “Pero vamos a morir ambos. Tú me lo hiciste comprender…” “Verdad”, digo el escorpión. “Pero no puedo ir contra mi propia naturaleza”.

Desde hace mucho asistiendo la terrible historia del escorpión imperialista. Los Estados Unidos terminaron la sangrenta guerra mundial eliminando 200.000 japoneses en pocos segundos. Fue el único país en el mundo que se atrevió tirar la bomba atómica. Esto llevó el planeta al terrible equilibrio nuclear que nos condujo a la situación estratégica de la “destrucción mutua” o el fin de la humanidad con el inevitable holocausto nuclear. Razones del escorpión.

¿Y todas estas guerras que ha hecho en la post guerra para preservar la “democracia ocidental cristiana”? Ellas terminaron por mover su propio pueblo en contra de las guerras coloniales como en Vietnam?

¿Y su estímulo y entrenamiento a los fundamentalistas islámicos para derrotar a la invasión soviética del Afganistán y para detener el avance del partido Baath en el Oriente Medio? Esto luego se convirtió en arma anti norteamericana llevando el terrorismo hacia dentro de los Estados Unidos.

Su desconocimiento y hasta negación de la brutal crisis ambiental que vive la humanidad y su negación a combatirla pone en riesgo la supervivencia de toda la humanidad.

¿Cuántas veces más el escorpión amenazará la supervivencia de la humanidad?

En América Latina el escorpión destruye su posible base de apoyo panamericana. Su desprecio por los pueblos latinos es tan profundo que no consiguió ponerse una sola vez del lado de las fuerzas progresistas en la región. Ni mismo la independencia regional que le interesaba tanto, pudo convertirse en fuente de amistad y colaboración. Ya Bolívar lo percibió.

Después Martí lo adivinó cuanto previó que el monstro anglosajón se apropiaría finalmente de las luchas por la independencia de Cuba y Puerto Rico para intentar convertirlos en sus colonias.

Véase ahora caso de Honduras.
Una oportunidad para redimirse del rastro de terror que dejaron en la región los regímenes militares impuestos por los gobiernos estadunidenses. E.E.U.U. votó con los latinos
en la OEA (que se le escapa de las manos después de servirle tantas veces) en seguida demuestra su “naturaleza” golpista e antidemocrática al equiparar los golpistas al presidente constitucional (que todas las naciones del globo reconocerán como legitimo presidente de Honduras) en unas negociones más bien dilatorias que eficaces.

Y llegamos a asistir la secretaria de Estado llamar de “imprudente” el intento del presidente constitucional de reingresar a su país. Su discurso fue repetido por el jefe golpista con las mismas palabras. Vamos a morir todos nosotros y la democracia en la región si dependermos del escorpión para a travesar el río de la democratización. Pues ella no vendrá sin confrontación con el imperialismo estadunidense.

Es increíble ver como el imperio se rebela contra de los resultados de la democratización de la región. La democratización genera gobiernos cada vez más contrarios al reino neoliberal (impuesto por las instituciones internacionales a servicio de Washington. Bajo presión de estas fuerzas, los mandatarios electos contra el neoliberalismo se convirtieron en seguida sus más fríos ejecutores.

Como reacción al avance de las fuerzas populares en la región (obtenido mientras EEUU se ocupaban de las guerras sin fin en el Medio Oriente) fueron rehaciendo sus alianzas con las fuerzas más reaccionarias de la región. Veamos algunas de ellas:

El abogado de los jefes de la droga en Colombia, elegido por los esquemas más terribles del narcotráfico y que se apoya en los asesinos de las pandillas paramilitares. Este es exactamente el gobierno donde se concentran las tropas estadounidenses desafiando las fuerzas democráticas de la región y abriendo un espacio de amenaza de una guerra regional, iniciada ya con el bombardeo de Ecuador en nombre de las luchas internas de Colombia.

Los separatistas racistas de Bolivia que ponen en riesgo la paz en toda América del Sur mientras despliegan abiertamente las banderas anti indígenas.

El supuesto heredero peruano de la consigna de la “América indígena” que asume la responsabilidad de la represión a los indígenas y al movimiento popular en el centro mismo del antíguo imperio inca y abren sus fronteras para la entrada masiva de tropas norteamericanas y para golpistas venezolanos y bolivianos .

El presidente “no elegido” de México, a la manera de Georges W Bush.

La oposición golpista de Venezuela que ha recurrido a las formas de lucha más violentas e irracionales y a la difusión de mentiras absurdas sobre su país. ¿Cuántos aliados más se entregarán y transportarán al escorpión asesino? Esta política suicida pone en riesgo todos los pueblos de la región. El imperialismo nunca ha sido tan minoritario, violento y abiertamente reaccionario. El gobierno Obama está viviendo su prueba de fuego. Ninguno de sus actos liberales y democráticos fue acatado por el Estado norteamericano.

Obama y los republicanos
La minoría republicana logra paralizar todos los avances – aún modestos pero importantes – que inició en contra de la naturaleza mórbida del capitalismo monopolista de Estado en que se funda el imperialismo estadunidense. Tenemos graves enfrentamientos por venir. ¿El escorpión dominará el siglo XXI y nos arrastrará a la carnicería que nos trajo el nacimiento del capitalismo monopolista a través de las 2 guerras “mundiales” y las terribles guerras coloniales del siglo XX? Como vemos, el enfrentamiento regional latinoamericano se desplaza hacia el centro del sistema. La vitoria espectacular de Obama indica claramente el grado de rechazo existente en los E.E.U.U. en contra de los métodos terroristas de Bush hijo y la pandilla que llevó al poder.

Pero los hechos de Honduras (como la oposición al desmonte de Guantánamo, el intento de frenar las negociaciones con Irán y de detener las restricciones al “holocausto” dirigido por Israel contra el pueblo palestino, las acusaciones en contra de la moderación del enfrentamiento con Cuba, entre otros intentos de paralizar los cambios estratégicos) indican claramente que las fuerzas ultra derechistas continúan firmes y actuantes dentro del Estado norteamericano.

En este momento se juegan las cartas definitorias de nuestro futuro: ¿podrá el escorpión imperialista superar su propia naturaleza? Solamente la derrota del imperialismo podrá garantizar la supervivencia de la humanidad. Por lo tanto las luchas antiimperialistas se unen en la periferia y en el centro del imperio. Esta convicción debe orientar nuestros pasos en esta nueva etapa de lucha en escala mundial.

*Economista, profesor titular de la Universidad Federal Fluminense y Coordinador de la Cátedra y Red UNESCO – Universidad de las Naciones Unidas
 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario