Dic 15 2007
855 lecturas

Econom铆a

POR UN MULTILATERALISMO NO NEOLIBERAL

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

No hacerlo as铆, implica correr el riesgo de atribuirlos a caprichos personales de algunos presidentes o a la particular irresponsabilidad de las empresas involucradas en esos conflictos.

En efecto, varias de las situaciones m谩s complejas para los movimientos sociales tienen en com煤n dos hechos notables: forman parte de la nueva oleada neoliberal y se producen bajo gobiernos de signo progresista que buscan, de forma expl铆cita, la construcci贸n de un mundo multipolar.

Las obras que demanda la transposici贸n del r铆o brasile帽o de 2.800 kil贸metros, se realizan con la excusa de llevar agua a 12 millones de nordestinos pobres que sufren escasez en la 茅poca seca. Pero diversos estudios mostraron que las fara贸nicas obras, cuyo costo se estima en algo m谩s de 3.000 millones de d贸lares, beneficiar谩n sobre todo a los grandes empresarios del Nordeste que producen camarones, frutas nobles y etanol para el mercado internacional.

La Agencia Nacional de Aguas y Energ铆a propone una alternativa m谩s barata para atender las necesidades de los pobres sin agua, consistente en 530 obras que abastecer铆an a 1.300 municipios de la regi贸n a un costo que es s贸lo la mitad del que demanda el desv铆o de las aguas del r铆o San Francisco.

Es la segunda vez que Dom Cappio realiza una huelga de hambre. La anterior fue en 2005 y la finaliz贸 ante el compromiso de Lula da Silva de abrir un debate con la sociedad para evaluar las obras que liquidar铆an un r铆o emblem谩tico. Volvi贸 a ayunar desde fines de noviembre porque en julio el gobierno envi贸 a los militares a comenzar las obras. La Pastoral de la Tierra y muchos movimientos, entre ellos el MST, rodearon el ayuno de una amplia solidaridad.

foto
Llama la atenci贸n, e indigna, la reacci贸n del gobierno. Durante dos semanas silencio absoluto. Pero el domingo 10, un art铆culo del ministro de Integraci贸n Nacional, Geddel Vieira Lima, publicado en Folha de Sao Paulo, acusa al obispo de 芦fundamentalista禄, de 芦despreciar las instituciones禄 y de 芦terrorismo simb贸lico禄.

Vieira no es miembro del Partido de los Trabajadores (PT) sino del Partido del Movimiento Democr谩tico Brasile帽o (PMDB), pero forma parte del gobierno Lula.

En Dayuma, en la provincia de Orellana, la represi贸n a los pobladores se justific贸 porque a ra铆z de la protesta social se paraliz贸 la producci贸n petrolera por unas horas.

El gobierno progresista de Rafael Correa militariz贸 un conflicto social enviando al ej茅rcito que reprimi贸 con brutalidad, decret贸 el Estado de Emergencia e impidi贸 鈥揳menazando con su renuncia鈥 que la Asamblea Constituyente se ocupe del tema. Dayuma es una parroquia pobre, donde falta agua y luz, los suelos son inf茅rtiles por la contaminaci贸n y los campesinos sufren p茅rdidas por muerte de animales y da帽o de cultivos.

En Uruguay, el gobierno de Tabar茅 V谩zquez militariz贸 en su momento la zona donde est谩 la multinacional finlandesa Botnia, para evitar manifestaciones de ambientalistas.

Exacerbando el nacionalismo, cerr贸 los puentes e instal贸 guardias policiales para impedir que los miembros de la asamblea ambiental de la ciudad argentina de Guyaleguaych煤, cruzaran el r铆o para manifestar su rechazo a la planta de celulosa que comenz贸 a funcionar el mes pasado. El modelo forestaci贸n-celulosa fue instaurado por los gobiernos neoliberales de los a帽os 90, pero ha sido asumido por el actual gobierno progresista al punto que se estima que pueden instalarse entre tres y seis grandes plantas en los pr贸ximos a帽os.

En cada caso se justifican los emprendimientos con argumentos similares: nada puede poner en riesgo el desarrollo de nuestros pa铆ses, entendiendo por desarrollo los megaemprendimientos que suponen crecimiento ex贸geno, basado en la exportaci贸n de commodities y materias primas que dejan poco y nada al pa铆s.

Pero en los tres casos, se asiste a una criminalizaci贸n de la protesta social porque se la considera 鈥揳unque no se lo diga siempre de modo directo鈥 como un estorbo para los proyectos desarrollistas de esta segunda oleada neoliberal.

El potente crecimiento econ贸mico de Brasil 鈥揹icen desde el gobierno鈥 es un requisito para elevar al pa铆s y a la regi贸n toda al rango de potencia global, lo que permitir铆a acotar las vulnerabilidades y dar un paso hacia el multilateralismo en la regi贸n y en el mundo.

En Ecuador, el multilateralismo queda en evidencia con el anuncio de Correa del traspaso de la base de Manta a China, y la puesta en marcha del eje Manta-Manaos que forma parte de la Iniciativa para la Integraci贸n de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA).

En ese corredor carretero y fluvial juega un papel destacado el eje petrolero denominado ITT (en las provincias Napo y Pastaza) que ser铆a entregado a las empresas Petrobras (Brasil), Sinopec (China) y Enap (Chile).

Desde una mirada centrada en los movimientos sociales, un mundo multipolar es mucho m谩s favorable que uno unipolar hegemonizado por los Estados Unidos. Este punto parece fuera de discusi贸n. Sin embargo, lo que venga a ra铆z de la decadencia del imperio norteamericano, no ser谩 un paso adelante si forma parte del mismo modelo neoliberal contra el que los pueblos, organizados en movimientos, se pusieron en marcha.

foto
Para que el declive de la influencia de Washington favorezca a los sectores populares latinoamericanos, el lugar que sus multinacionales dejan vacante no deben ocuparlo otras empresas multinacionales (sean del pa铆s que sean), sino los estados en los que esos sectores pueden hacer pesar su vigilancia y su voluntad de cambios.

En la d茅cada de los noventas nuestro continente fue invadido por multinacionales europeas que se beneficiaron de las privatizaciones. El desastre que provocaron no fue menor que el de las multinacionales yankis. Ahora aterrizan empresas chinas, indias, mexicanas y brasile帽as.

驴Vamos a confiar en que esta vez no volver谩n a esquilmar nuestros recursos y humillar a nuestros pueblos?

——————————-

* Periodista.
Servicio Informativo Alai-amlatina, agencia latinoamericana de informaci贸n. Despacho desde Montevideo.

http://alainet.org

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario