Sep 22 2011
460 lecturas

Cultura

Primavera en el barrio

Nada. Sólo la Tierra. La vida, o sea. Las cosas que fluyen. Un tiempo sin permiso—y que perdonen los astrónomos—, quizá un beso olvidado que persrigue a la inacabable memoria. O la encuentra en los barrios que quedan.

El setiembre encendido de luz y veintiuno
es un vaso hasta el borde de un vino gusto a ganas.
Disfruta una muchacha el pelo a contraviento
 y el pródigo despliegue de su blusa floreada.
 
Es que el aire deshace casi como al descuido
el nudo abigarrado que tejiera el invierno.
Y el cielo de mi barrio, tan modesto y discreto,
hoy reluce en destellos de adornar el paisaje.   
 
Tras acortar su falda por cortejar el día  
mi vecina sonríe a un guiño cuando pasa.
Si el clima o un tal vez pudiera convencerla  
de aflojar ya las riendas que luego es el olvido…  
  
Así que en el festejo de soles derramados
aguardo que los duendes sensuales y sanguíneos
le indiquen nuestra arcaica sugestión al cruzarnos:       
 la erótica mirada de la especie desnuda.  
 
Eduardo Pérsico.
(El picaflor vive en Juan Fernández, islas del Pacífico Sur)
.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario