Ago 5 2005
219 lecturas

Opinión

Provincia argentina recupera fondos secretos

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El gobernador de la provincia sureña argentina de Santa Cruz ha reactivado un escándalo de larga data que viene persiguiendo al presidente Néstor Kirchner, cuando el lunes pasado procedió a repatriar más de US$ 500 millones de fondos provinciales desde cuentas bancarias secretas ”off-shore”.

Este dinero proviene de US$ 654 millones en regalías petroleras acumuladas, que el gobierno nacional pagó a Santa Cruz en 1993, cuando Kirchner gobernaba dicha provincia. Una parte de estos fondos fueron invertidos en acciones de YPF SA, la ex-empresa petrolera estatal que había sido privatizada recientemente, mientras que los saldos remanentes fueron luego transferidos a cuentas bancarias secretas en Suiza y Luxemburgo.

El actual gobernador de Santa Cruz, Sergio Acevedo, miembro del gabinete nacional de Kirchner en 2003 –e íntimo aliado político del presidente– firmó un decreto el lunes pasado autorizando la repatriación de US$ 521 millones, monto que manifiesta queda en dichas cuentas. En un discurso en el cual atacó a líderes de la oposición, quienes han clamado por mayor transparencia en el manejo de dichos fondos, Acevedo aseveró que los “datos, estadísticas y montos han quedado suficientemente expuestos” en la documentación legal relacionada con este asunto.

Y luego ese lunes, en decalaraciones a los medios de prensa acompañándolo a Acevedo, Kirchner dijo “Mis manos están limpias….hemos procedido en forma cristalina, de acuerdo con la ley, cuidando al pueblo de Santa Cruz”.

Funcionarios provinciales han indicado en declaraciones públicas y documentación judicial que cientos de millones de dólares en utilidades provenientes de la inversión original fueron repatriadas entre 1995 y 2001, mientras los fondos se utilizaban para reforzar los presupuestos provinciales.  El saldo fue distribuido entre cuentas en el Credit Suisse y UBS en Suiza, y el Morgan Stanley en Luxemburgo.

Líderes de la oposición y activistas anticorrupción, que se han ocupado de este tema desde que surgiera durante las elecciones presidenciales de 2003, indican que no ha habido una contabilidad completa respecto del derrotero de estos fondos a lo largo de doce años. Vienen reclamando que se brinde información contable sobre todos los flujos de estos dineros, incluyendo datos sobre los intereses y las utilidades obtenidas y las transferencias realizadas.

“Queremos que el presidente nos informe qué ocurrió con estos fondos en el exterior, y qué ocurrió con los fondos que fueron ingresados al país”, dice Adrian Salbuchi, un periodista quien ha liderado una campaña en los tribunales y los medios locales para descrubrir la verdad detrás de estos fondos depositados en el exterior. “Cuando se junten ambos datos, los mismos deberán ser consistentes. Dos más dos son cuatro; no 3,8”.

“Si se ingresa al sitio en internet del banco Credit Suisse, el mismo indica que ofrece servicios de banca privada para individuos pudientes”, señala Salbuchi. “¿Por qué razón fondos públicos de la Provincia de Santa Cruz se encuentran depositados en el área de banca privada de un gran banco ubicado en un paraíso fiscal?”

Por su parte, Acevedo le dio una interpretacion positiva a las transferencias de estos fondos al exterior.

Él indicó el lunes que Santa Cruz “debería estar agradecida” a Kirchner por haber adoptado la “decisión estratégica” de “conservar los activos financieros” de la provincia. Contrariamente a muchas otras provincias en las que se produjeron fuertes recortes, esta decisión le permitiò a Santa Cruz seguir “pagando los sueldos a los empleados públicos en forma puntual y en su totalidad, construir una infraestructura que le permitió desarrollar importantes actividades económicas y mejorar la calidad de vida”, aseveró Acevedo.

Durante la campaña de Kirchner en el 2003, sus seguidores describieron la transferencia de estos fondos como prueba de sus sólidas habilidades en materia de administración fiscal. Este punto no fue ignorado por los votantes: si él hubiera retenido estos dineros en la Argentina, esos fondos provinciales hubieran caído víctima de la crisis financiera Argentina que culminara en el 2002 con la conversión de cuentas bancarias en dólares a pesos argentinos altamente devaluados.

Pero los críticos no se muestran convencidos.  En una entrevista radial el domingo pasado luego de que el diario Clarín diera la primicia de los planes de Acevedo, Ricardo López Murphy, rival de Kirchner en la campaña presidencial de 2003 y hoy candidato en las muy reñidas elecciones legislativas en la provincia clave de Buenos Aires, describió este asunto como “escandaloso y turbio”. Indicó que los fondos originales deben haberse acumulado tornándose en más de u$s 1.000 millones, considerando que las acciones de YPF habían más que duplicado su valor cuando Santa Cruz las vendió en 1999.

Lopez Murphy indicó que elevaría este tema ante una comisión en el Senado Nacional.

En la respuesta de Kirchner del lunes pasado realizada con su usual estilo belicoso, les devolvió el golpe con enojo a Lopez Murphy y a otros ex funcionartios de gobierno quienes “mal administraron fondos del Estado y ahora pretenden volver y ser candidatos”. El Gobierno está siendo “severamente castigado por haberse comportado bien, por no haber robado” dijo, mientras que son estos ex-funcionarios “quienes deben mirar directamente a los ojos del pueblo que ellos representan” y explicarle su propia mala administración financiera. 

También atacó a los periodistas a los que acusó de no informar correctamente los detalles respecto de la manera en que se utilizaron estos fondos para fines del presupuesto provincial.  “Ellos hablan sin responsabilidad y sin propiedad intelecual”, aseveró. 

Kirchner no nombró a a ningún periodista, pero parece probable que estuviera tratando de desacreditar a Salbuchi. El periodista radial dijo que lo que originalmente lo motivó a tomar acciones formales sobre este caso, fue cuando en enero 2004 Kirchner anunció en la Conferencia Cumbre de las Américas en Monterrey, México, que había depositado los fondos en la Reserva Federal de los Estados Unidos a un interés del uno por ciento.

Tras escuchar esos comentarios, Salbuchi hizo averiguaciones con la Reserva Federal quienes le indicaron que dicha información era “engañosa”, y le sugirieron que procurara obtener información de las “autoridades” argentinas. Sin embargo, no obtuvo “respuesta alguna” ni de la oficina de Kirchner ni del Banco Central, por lo que decidió radicar su denuncia en tribunales.

Poco tiempo después, Acevedo confirmó que los fondos remanentes se encontraban en tres cuentas en Suiza y Luxemburgo.

Sin embargo, la divulgación de esta información resultó de renovada utilidad en la denuncia. Salbuchi indicó que el primer Juez Federal que manejó este caso comenzó buscando información por parte de los bancos extranjeros en forma agresiva. Sin embargo, dicho juez fue luego reemplazado por otro que dictaminó que se trataba de un caso para Santa Cruz. En dicha provincia, un tercer juez eventualmente cerró el caso en Diciembre, aduciendo la falta de elementos probatorios.

——————————–

* Periodista de Dow Jones Newswires.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario