Ene 7 2013
776 lecturas

CulturaSociedad

Redes sociales en la internet

redsoc1El arribo de internet a nuestras vidas ha permitido abrir muchas oportunidades para el desarrollo de herramientas acordes a las necesidades ya sea de empresas, colectivos o individualidades.
 Quienes mayormente favorecieron la veta que presentaba internet a finales del siglo XX fueron empresas y, sobre todo, a medios informativos alternativos; una oportunidad ideal frente a la monopolización de la información de los medios de difusión masiva en manos de los grandes intereses económicos. | NÍKOLAS STOLPKIN.*

 

Introducción
IndyMedia.org, específicamente, fue uno de los pioneros de la publicación libre y abierta a finales de los 90 del siglo XX. En la actualidad, si bien ya no tiene esa mística que logró tener a sus inicios, debido al arribo de innumerables publicaciones alternativas e independientes,  sigue funcionando como una red global de medios independientes.

 

Podríamos, además, asegurar que las primeras expresiones de información alternativa que arribaron a Latinoamérica, brotaron de España junto con IndyMedia.org de origen estadounidense. Es así como, páginas pioneras como Rebelión.org, LaHaine.org, Nodo50.org, Kaosenlared.org e IndyMedia.org (entre otras) abrirían un camino dentro de la información alternativa que habría de inspirar a toda una generación con sed de expresar sus puntos de vista políticos, económicos y sociales.

 

Esto habría de permitir dentro de Latinoamérica la aparición de los primeros medios alternativos de información con clara tendencia “antistablishment”, como Aporrea.org,  nacida en Venezuela.

 

Periodistas, movimientos sociales, políticos y revolucionarios vieron una oportunidad en el mar de posibilidades que presentaba internet para satisfacer sus necesidades e intereses.

(Sería interesante saber si la llegada de los medios alternativos a la internet habrían obligado de alguna manera a que los Grandes Medios de Información dentro del stablishment hayan tomado parte de las grandes oportunidades que se presentaban en la internet con respecto a las comunicaciones).

 

Y así como hace su aparición los medios alternativos de información, en buena cantidad a inicios del presente siglo, poco a poco habrían de aparecer herramientas de publicación como Blogger, Spip, Joomla y WordPress, útiles herramientas, unas y otras con sus grados de complejidad, que permitirían un explosivo brote de páginas webs, ya que estas permiten (y todavía lo hacen) que cualquiera sin conocimientos de diseño para la red pudiera crear sus propias páginas-webs.

 

Ya podemos imaginar la oportunidad que se les presentaba a los individuos, colectivos, empresas, movimientos políticos, sociales, o cualquiera con intereses de dar a conocer sus propios intereses o “productos”, fueran o no parte del “stablishment”.
 

 

Pero así como unos con específicos intereses se adentraban en las maravillas de las herramientas de publicación en la internet, otros se adentraban poco a poco en lo que hoy denominamos redes sociales”. No sin antes los “internautas” haber pasado por los primeros pasos dentro de internet, como lo podrían ser los correos electrónicos: Hotmail o Yahoo y sus respectivos sistemas de messenger o “chat (los antecedentes más cercanos de las redes sociales.

Facebook vs Twitter
Si bien el nacimiento de estas redes tuvo varios tropiezos y fracasos, Facebook y Twitter se han consolidado en la actualidad como sus máximos exponentes. Nacidas en la segunda mitad de la década del 2001/2010, se han logrado posicionar a nivel global con asombrosa rapidez.
 

 

redsoc2Facebook —su expansión— ha sido quizá de la mano de las mismas redes de usuarios; en cambio, Twitter pareciera haber abierto su camino de la mano fundamentalmente de los grandes medios o figuras del espectáculo, que pueden haber visto su potente potencial comunicador, mucho más potente que el Facebook.

 

En la actualidad Facebook se ha posicionado como la red social que más ha penetrado en los ciudadanos comunes. Twitter, en cambio, pareciera penetrar más en los círculos profesionales o de las capas medias de nuestras sociedades.
 La aparición de móviles o celulares con la incorporación de internet o herramientas de internet, ha facilitado aún más la proliferación de cuentas tanto en Facebook como en Twitter.

 

El tubo de escape del individualismo
 La facilidad con que han penetrado a nuestras vidas esas redes se debe en gran parte al fuerte individualismo bajo la presente formación socioeconómica capitalista, que muy bien se promueve y reproduce; las herramientas de comunicación como Facebook ó Twitter, éstas sin ningún esfuerzo se convierten en tubos de escape del propio individualismo.

 

Si Marshall McLuhan aseguró que las tecnologías son prolongaciones o extensiones de los sentidos del hombre, bien podríamos asegurar que las redes sociales vendrían a ser la prolongaciones o extensiones de nuestro individualismo.

 

En Chile, por dar un ejemplo cercano, fue muy interesante el fenómeno causado por Fotolog. Si bien no logró penetrar de la misma forma como Facebook, pudiera dar la impresión de que su radio de interés no pudo ir más allá de una juventud o adolescencia con sed profunda de poder mostrarse y con cierto acercamiento a un tipo de “voyeurismo” gráfico que se habría de replicar, en un futuro cercano, en Facebook, que pronto vendría a sustituir al Fotolog. La juventud, los adultos jóvenes y los adultos mayores verían en Facebook un nuevo Fotolog, pero mucho más desarrollado, acorde a sus intereses. 

 

En Facebook la gente se podría “reencontrar” con viejos amigos, conocidos o familiares (excusa inicial, que nos vendían, para poder abrir una cuenta) pero, además, podíamos tener nuevos “amigos”, “amigas”, “fans”  o estar dentro de algunos “grupos”.

 

Hoy en día es difícil encontrarnos con alguien que utilice internet y no haya de utilizar la red social de Facebook. Podemos hacer el simple ejercicio de entrar a un centro de internet o “ciber-café” y no nos habrá de sorprender que muchos abren su cuenta de Facebook —difícilmente veremos a alguno abrir su cuenta de Twitter.

Las redes sociales de internet parecieran ser las libretas de anotaciones del vulgo. Allí éstos dejan de manifiesto sus intereses y pueden graficar el reflejo de su propia conciencia o… ¿inconciencia, ignorancia?

 

Inflar nuestros egos

Mientras más “amigos” o “seguidores” tengamos más nos habrá de inflar el pecho o nuestro ego. Es muy curioso, pero en las redes sociales podemos encontrarnos con los que pisotean al que está más “abajo” de nosotros. Si tienes pocos “amigos” o “seguidores”, prácticamente para estos que están más “arriba”, uno no tiene importancia. Eres “alguien” si tienes muchos “amigos” o muchos “seguidores”.  
En Twitter pareciera acentuarse dicho comportamiento, ya que en Facebook podemos blindar lo que no queremos tener público.
 

 

Tanto en Facebook como en Twitter el individualismo se hace presente de formas variadas de acuerdo a ciertos intereses (faránduleros, cómicos, políticos, sexuales, acosadores, futiles, nacionalistas, vouyeristas, intelectuales, poéticos, filosóficos, musicales, flirteadores, románticos, promiscuos, técnicos, profesionales, comerciales, propagandísticos,  etc).
En Facebook esos intereses acostumbran en muchas ocasiones entrelazarse; con Twitter —que acostumbran a estar más dirigidos a específicos intereses.

 

Pero asícomo en ambos se hace presente un alto grado de individualimso, también podemos ver otros intereses: compromisos con una causa, solidarios, activistas, periodísticos o informadores, empresariales, etc., empero predomina, sin dudar,  es el señalado individualismo.

 

Puede, incluso, que en Twitter haya mucha deserción dentro de los usuarios novatos por sentirse en un principio muy “pequeños” y ver afectado su propio ego frente a otros que no son nadie, pero que logran tener muchos seguidores, cosa que no suele suceder con los novatos del Facebook por su sistema de blindaje.

 No obstante si nos vamos al plano de la comunicación, Twitter vs Facebook, Twitter tiene las de ganar. Twitter es quizá la mayor herramienta en cuanto a redes sociales” se refiere y con la cual el egocentrismo tiene la oportunidad de sentirse más a gusto. Hay que recordar que en Facebook hay límites para agregar “amigos” o pedir solicitudes nuevas de “amistad”, algo que en Twitter sería ilimitado con respecto a los que queremos “seguir” o los que nos quisieran “seguir”.

 

Por tanto no es difícil encontrarnos con expresiones de egos inflados con la creencia inocente de creernos el cuento de ser “populares” o “famosos” dentro de un circuito propio, por tener más de mil, diez mil o cien mil seguidores. Cierto es que muchos de estos suelen convertirse en “generadores de opinión”, pero solo “dentro” de las propias redes sociales.
 Tampoco es para sorprenderse que estos “líderes” de opinión sean invitados por los grandes medios convencionales, por tener ideas acordes al “stablishment”.

 

Cada vez la importancia de algunos “líderes” o “grupos” de opinión cobra fuerza dentro de las “Redes Sociales” que en algunas ocasiones pueden generar agitación de masas con solo hacer llamados a salir a la calle o a reunirse para algún encuentro en particular. Si antes los mensajes de texto de los móviles o celulares podían convocar a las personas, hoy aquellos llamados se hacen a través de redes Sociales de la internet.

 

Son llamativos los que denominaría “orgasmos del ego” en usuarios de Twitter. Alcanzar mil seguidores es como pegarse el primer “orgasmo twittero”. Cada mil seguidores el ego acostumbra a tener un “orgasmo twittero”. Cada cien mil seguidores sería como tener un “multiorgasmo twittero”. Y llegado al millón de seguidores sería como llegar al “Nirvana” del ego.

 

No es malo de vez en cuando inflar nuestro ego; pero cuando lo inflamos por la emisión de estupideces (cantidad o frases “ingeniosas”) y no por ciertos aportes para el beneficio de los individuos, estamos dando cuenta de un ego enfermo.
 Inflarlo por la emisión de ciertos aportes al pensamiento suele ser normal, lo importante es que ella suele ser una hinchazón finita. redsoc3¿El ego se ha puesto a pensar cuántos seguidores realmente  lo siguen? Así como uno sigue a “otros” ¿realmente seguimos a “otros”?

 

Conclusión
Facebook es una herramienta que puede ser útil para las comunicaciones, pero tiene un defecto y esa es su sensibilidad a ciertos aspectos o temas que en Twitter no logramos encontrar o lo logramos encontrar pero con menos sensibilidad.

 

Facebook es una herramienta más pensada para círculos íntimos de amigos, colegas, conocidos o familiares. Twitter, en cambio, llega a un más amplio su radio de alcance, ya que podemos visualizar, o nos pueden visualizar, dentro de un sinnúmero de asuntos en un sinnúmero de países por medio de simples frases o los denominados “hashtag” antecedidos por el símbolo “#”, sin necesidad de pertenecer o no a una lista de seguidores, o tener o no agregados a nuestras listas de “seguidores” o a los cuales estamos “siguiendo”. Cosa que suele ser muy engorrosa cuando se trata del Facebook, ya que muchos usuarios acostumbran a tener sus espacios cerrados para el público en general.

 

El “empoderamiento” de la cual tanto se habla dentro de nuestras sociedades puede que no sea más que una ilusión proyectada por la penetración de las redes sociales. ¿Realmente existe “empoderamiento”?

Si bien existen muchas otras redes aparte de Facebook y Twitter, estos últimos se han convertido en referentes obligados de estas. Dentro de la jungla de internet es posible encontrarse con innumerables redes relacionadas con la amistad, el juego, el trabajo, la música, la búsqueda de parejas, etc. vDesconocemos si lo que estamos viendo en la actualidad, relacionado con las redes sociales sea el principio o el inicio de una nueva era en las comunicaciones entre individuos con distintos intereses afines.

Lo cierto es que la jungla de internet avanza tan rápido como los avances tecnológicos que se vienen produciendo en estas últimas décadas. Las redes se han convertido, o bien se han de convertir, en las máximas herramientas de distracción masiva que el capitalismo ha producido en su historia.
¿En el futuro serán claves para determinar los resultados de alguna elección presidencial? ¿En el futuro serán observadas formalmente por alguna policía “cibernética” y algunos usuarios incurrirán en algún delito como podrían ser la difamación, injurias, emitir falsos rumores, etc.? ¿En el futuro estas redes que utilizamos gratuitamente —como nuestros correos electrónicos— serán servicios que habremos de pagar?
——
* Analista político, crítico de política y cultura contemporánea.
Señala el autor:
Dedicado con cariño a Ximena Jara Mardones, la primera mujer que ha tenido los cojones de ofender a un hijo mío. La respuesta me la reservo, incluso me llega a excitar el que haya tenido el valor de ofenderme: descuida Ximena, lo que pasó debía pasar tarde o temprano. Eso sucede cuando a personajes de otras tribus les da por entrar a jugar dentro de una que no les pertenece.
http://twitter.com/stolpkin
http://www.delicious.com/stolpkin

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario