Ago 22 2008
284 lecturas

Política

Refugio político: entre la libertad y la muerte

Oscar Castelnovo*

 
Seis presos políticos paraguayos cumplieron hace dos días una semana en huelga de hambre en reclamo del refugio político que, dos años antes, les prometieran funcionarios de la embajada Argentina en Asunción ante la persecución de que eran víctimas. Finalmente lograron viajar al país otorgante. ¿Final feliz? No.
El gobierno ríoplatense, que se embandera con la defensa de los derechos humanos  los encerró en la cárcel de máxima seguridad de Marcos Paz y existe la seria posibilidad de que sean extraditados al Paraguay, donde los sistemas carcelario y judicial básicamente no han cambiado, y cualquier reforma que plantee el nuevo gobierno de Lugo tardará en cumplir sus objetivos.
 
 
 
Más de un centenar de organizaciones sociales argentinas coordinan la movilización por la justa reivindicación de los compañeros Agustín Acosta, Basiliano Cardozo, Simeón Bordón, Gustavo Lezcano, Roque Rodríguez y Arístides Vera, que llevan ya ocho días sin ingerir alimentos sólidos luego de esperar más de dos y años y tres meses el refugio político que les fuera asegurado por funcionarios de la Embajada Argentina en Asunción.  
 
Los seis son dirigentes campesinos de las zonas más pobres del Paraguay y en la lucha por las reivindicaciones de los más humildes deben buscarse las razones del hostigamiento y la cacería sufridas en tierra guaraní, y de las rejas en la Argentina "derecha y humana". Los compañeros fueron falsamente acusados del homicidio de Cecilia Cubas, hija del ex presidente de Paraguay Raúl Cubas, quien a su vez estaba imputado del asesinato del vicepresidente Argañaz.
 
No es una novedad para nadie en el mundo que Paraguay vive un conflicto social y económico  a partir de la tremenda miseria, hambre, analfabetismo y, sobre todo, de su desembozada dependencia de los Estados Unidos, quienes sostuvieron  más de 60 años de dictadura del Partido Colorado.
 
En este contexto, la existencia de mafias internas, lucha por el poder y represión a los luchadores reconoció como una constante la tortura y la muerte de los desposeídos, con la complicidad de la Justicia, Policía y todo poder público en general.
 
Tanto es así, que la Fundación Investigación y Defensa Legal Argentina (FIDELA), organismos que defiende a los compañeros sostuvo en el escrito patrocinante que en Paraguay "se tortura y mata impunemente desde los propios organismos de poder, desde las instituciones policiales y militares y que la justicia paraguaya, en su gran mayoría, acepta ya convalida tales procedimientos".
 
Precisamente, cuando la vida de los seis dirigentes campesinos corría serios peligros, los dirigentes campesinos solicitaron el refugio en la Argentina que hoy mantiene en las cárceles más luchadores populares que genocidas.
 
El pasado 15 de setiembre, cuando asumió el ex obispo Fernando Lugo, caracterizado como progresista por distintos sectores, los seis presos en Marcos Paz iniciaron la huelga de hambre. Aunque hoy existe un gobierno de signo muy distinto al del Partido Colorado, se sabe que las estructuras judicial, policial, penitenciarias y las mafias contra los luchadores, no se reconvirtieron a  la santidad. Si hoy los compañeros son extraditados al Paraguay significa virtualmente una condena a muerte, es por ello que tomaron la extrema medida.
 
Apoyo masivo
 
Cabe destacar el amplísimo arco de organizaciones y personalidades del espectro político y social que exige al gobierno argentino el refugio y la libertad de los compañeros.
 
Entre muchos otros, firmaron una solicitada en tal sentido Hebe de Bonafini, Osvaldo Bayer, Daniel Viglietti, Eduardo Galeano, Victoria Donda, Miguel Bonasso, Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Unión de Campesinos Poriajhú, Lois Pérez Leira (Argentinos en el exterior, Galicia, España), Agrupación Martín Fierro, Partido Comunista, Pañuelos en Rebeldía y la Agencia de Comunicación Rodolfo Walsh.
 
En los próximos días, cuando los abogados de Fidela sean citados por el Ministerio del Interior, una gran marcha de militantes respaldará en las calles el justo reclamo. Apenas lo informen  los burócratas de Interior, esta Agencia difundirá el día y la hora para llegar masivamente a exigir Justicia.
 
Asimismo, en su Declaración de Huelga de Hambre, los compañeros dejaron bien  en claro algunas cuestiones. A saber:
"Llegamos a la Argentina porque habíamos confiado el las instituciones de este país y su larga trayectoria como tierra de asilo para miles de perseguidos políticos. Reclamamos nuestra Libertad y el refugio político, porque somos victimas de una persecución política, porque no existe jurídicamente argumento para seguir prisioneros del poder político teniendo presente lo resuelto por el juez de garantías en Paraguay en el sentido de que no existe elemento para sostener en grado de probabilidad de sospecha en la comisión del delito que se nos acusa".
 
Más adelante, los presos políticos afirman que "nos cuesta comprender ante estas expresiones que sigamos presos en un país reconocido a nivel internacional por el respeto a los derechos humanos. Reiteramos nuestro pedido de solidaridad a todos aquellos que consideren injusta nuestra prisión y les hacemos un llamado a acompañar este justo reclamo exigiendo al gobierno nos conceda el refugio político".
 
Por último, remarcan que a quienes los apoyan "les dejamos a todos nuestro abrazo tierno y todo nuestro cariño". Al tiempo que dejan claro el sentido y la profundidad de la medida con la consigna: "Refugio Político, Libertad o Muerte".
 
 
* De la Agencia Rodolfo Walsh.
www.agenciawalsh.org
 

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario