Jul 18 2009
351 lecturas

Política

¿Regresó Zelaya? Honduras: el naipe complicadamente barajado y acaso con pólvora

Lagos Nilsson

El putsch hondureño que mandó en piyamas al exilio a Manuel Zelaya se fraguó en mucha medida a partir de la experiencia echada a rodar por los golpistas civiles y militares chilenos y sus mentores y asociados del norte en 1973; también, sin embargo, los pueblos y (algunos) gobiernos americanos aprendieron la lección, y como ocurriera a partir de ese año con Chile, solidaridad y repudio por la salvajada encendieron la conciencia popular y política de los movimientos sociales en todo el mundo. Se habla otra vez de revolución.

Revolución es una palabra compleja que no se define por la descripción de hechos inmediatos, sino a lo largo de la columna impasible del tiempo, que se acelera y descubre nuevos paisajes sociales. Así como la muerte de Allende demostró e hizo añicos la posibilidad de cambiar las formaciones sociales por vía pacífica que apele a la "humanidad" militar (eso de "soldado, amigo, el pueblo está contigo"), la madrugada del 28 de junio de 2009 en Tegucigalpa mandó debajo de la quilla del navío social al narcótico de la "globalización" con su promesa de desarrollo compartido y asociado entre pobres y ricos.

Comparten, es efectivo, la nueva ciudadanía imperial-globalizada determinados sectores. el de los dueños y sus yanaconas; los de a pie son reducidos a factor de interés turístico o cuadros estadísticos en las centenares de oganizaciones ¿no? gubernamentales que lucran a expensas de su atomización en las reducciones marginales de las regiones a las que se los confinó.

Paradójicamente el orgullo y realidad de la región, de nada región alambrada del planeta, abrió las puertas a la recuperación del concepto de ciudadanía. A un mundo enajenado se opuso la idea de la región reivindicada; y ese es el el hecho revolucionario que marca la porosa frontera del calendario entre los siglos XX y XXI. La igualdad regional dentro de sus diferencias. Por primera vez en la historia esa idea, la de humanidad, encontraba y abría caminos.

No perderse en ese camino, entonces, es la consigna detrás de la solidaridad con Honduras. Por eso el periodista sueco Dick Emanuelsson pudo consignar: "Los obreros del puerto en Boston, EEUU, no descargaron guayabas procedentes de Honduras en el primer día de huelga general"; en Boston comenzó la lucha práctica por la independencia de las colonias inglesas cuando los "criollos" se negaron a descargar las bolsas de te. Curiosa coincidencia. No es menor otro dato: Emanuelsson es uno de los periodistas más perseguidos, espiados y non gratos de algunos comercios (¡perdón, gobiernos! latinoamericanos. El DAS colombiano lo tiene en la mira).

La solidaridad es factor de identidad. Sólo puede reclamar derechos y tener obligaciones un pueblo seguro de su identidad. Los esclavos no tenían –ni tienen– identidad, deben reivindicar su ser humanos para adquirirla. Cuando, hace dos días, los nuevos ciudadanos de Honduras tomaron las tres vías de entrada y salida de la capital —caminos que conducen al principal puerto y áreas fronterizas–, ejercieron los derechos que su identidad exige.

Derechos –y obligaciones destinadas a cumplir con su propia historia– que no acaban –ya no acaban, ya no se cumplen– con el eventual regalo del regreso de Manuel Zelaya.

El jueves, 16 de julio, el pueblo hondureño se lanzó a una huelga general por dos días. La solidaridad obrera y de los pueblos hermanos se hizo sentir en el bloqueo de los puestos fronterizos para que ningún transporte pesado pudiera pasar desde Guatemala, El Salvador y Nicaragua.

Resulta interesante escuchar a Rafael Alegría, dirigente campesino de la resistencia nacional contra el golpe de Estado durante la toma de la carretera norte. El audio de la entrevista –realizada por Emanuelsson– se descarga aquí. Zelaya encontrará, si regresa para terminar su mandato, una sociedad distinta a la que contribuyó a despertar. Si será o no capaz de conducir y ser conducido por esta faceta de transición, está por verse.

En la mañana del sábado 18 de julio comenzó a circular vía internet una información: Zelaya habría regresado clandestinamente a Honduras para conducir la resistencia al golpe. Quizá. No puede descartarse una planificación periodística en este sentido, tal vez para contribuir al desarme político de la ciudadanía a través del aumento de la represión. Los medios periodísticos son poderosos en Honduras, y golpistas (ver artículo de Ernesto Carmona aquí en este portal).

El texto de la infomación, entregada a título de rumor:

Zelaya burla a militares gorilas y ya está en Honduras

(Managua, 18 de Julio). El presidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, ya está en territorio de su país, después de burlar los aparatos de inteligencia y los destacamentos de artillería antiaérea de los militares que lo depusieron y que intentaban derribar el avión de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de nuestra América (ALBA) en que se movilizaba.

El periodista Sergio Miranda, quien asegura tener un estrecho vínculo con el presidente nicaragüense y secretario20general del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), reveló la tarde de este viernes en "Radio Ya", que Zelaya ya logró establecer una base de operaciones en Honduras.

Aunque lógicamente no precisó el lugar por donde penetró Zelaya a Honduras, éste burló el amplio operativo militar para impedir el ingreso a su territorio, en donde ha establecido su gobierno, que tendrá comunicación con el resto de los países de la ALBA, así como con la OEA y la ONU.

Según Miranda, desde esa base de operaciones totalmente clandestina, Zelaya esperará el resultado del diálogo que impulsa el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, con el único acuerdo de su restitución inmediata e incondicional en el gobierno, del que tampoco espera ningún fruto.

El periodista sandinista indicó que si el domingo 19 de julio, cuando Nicaragua celebrará del XXX aniversario de la Revolución Sandinista, el gobierno de facto no acepta la restitución de Zelaya, éste dirigirá desde su base de operaciones una gigantesca huelga nacional en Honduras, que paralizará todo el país.

Diversas agencias de prensa daban por un hecho que Zelaya participaría en los actos del XXX aniversario de la Revolución Sandinista, pero de estar ya en territorio hondureño podría ser representado por su cancillera, Patricia Rodas, que por su cargo se encarga de las relaciones internacionales.

Agregó que Zelaya cuenta para su=2 0retorno al gobierno de Honduras, con el apoyo de las diversas organizaciones que integran el Frente Nacional Contra el Golpe de Estado, y será respaldado por una serie de oficiales de las Fuerzas Armadas que no están de acuerdo con su destitución inconstitucional.

Zelaya, en diversas comunicaciones telefónicas que ha sostenidos, con su pueblo, mientras éste participa en las manifestaciones de rechazo al golpe y en los bloqueos de carreteras, que siguen propugnando por la resistencia pacífica, e insistió en continuar una lucha pacífica para el retorno de la institucionalidad.

Indicó que Zelaya y las organizaciones que le respaldan no sólo quieren que los involucrados en el golpe de estado devuelvan el gobierno de Honduras, sino que éstos sean sometidos a procesos judiciales por violación a la Carta Magna y otras leyes, como ordena la legislación hondureña.

Apuntó que el mandatario hondureño desde su base de operaciones clandestina tiene contacto con todas las organizaciones que rechazan al gobierno de facto de Roberto Micheletti, con quienes coordina las acciones para la huelga nacional e indefinida en su país.

De acuerdo con el periodista Miranda, para el personal que acompaña a Zelaya "es un buen signo" que Micheletti haya expresado públicamente su decisión de renunciar al cargo y aceptar "una tercería" o un tercer presidente, aunque esto último "es totalmente inaceptable".

El anuncio del presidente de facto, lo interpretan los allegados a Zelaya como "un síntoma" de debilidad ante la resistencia popular, y facilitaría el regreso del presidente constitucional al gobierno, según el comunicador sandinista.

En Radio La Primerísima, de Managua, Nicaragua (www.radiolaprimerisima.com)
Reproducida en los portales www.cadtm.org y www.diariodigitalglobal.com.ar –entre otros.

Texto de la entrevista a Rafael Alegría realizada por Dick Emanuelsson

–¿Como esta la situación? ¿Como esta el ambiente? ¿Cómo esta el animo de la gente? Se dice que unos cinco mil personas que han hecho la toma de este punto que esta ubicado prácticamente en el campo afuera de Tegucigalpa, lejísimos del centro de la capital y en donde hay kilómetros de colas de carros y camiones.

–Esta trancado todo el transporte de mercancías de combustibles. Las personas se bajan y toman otro. No es nuestro fin de obstaculizar el transito de personas por que es una protesta pacifica. Así lo entendieó la policía y pactamos de que iba ser pacifica y que ellos no nos iban ha desalojar.

"El asunto es que no solamente es en Tegucigalpa, es a nivel nacional esta movilización y ahora nos han informado que San Pedro Sula, que en el puente hacia Puerto Cortés han extendido la toma por 72 horas en ese puente estratégico donde vienen o van las mercancías de Honduras al exterior. Por otro lado ya sabemos que en Boston EE.UU. los trabajadores del puerto no descargaron guayabas procedentes de Honduras y eso se va extender. Nos han dicho que de Holanda nos han llamado que en Holanda están listos a no descargar mercancía hondureña o sea que puede haber un bloqueo internacional de grandes proporciones".

–Los sindicatos centroamericanos también han declarado cuarenta y ocho horas de bloqueo en las fronteras.

–Ya nos informaron que han crecido mucho la movilización entre Nicaragua y Honduras, igualmente lo están haciendo en El Salvador y Honduras, Guatemala y Honduras, eso es muy importante porque la solidaridad ya no solamente es una declaración o es un documento, sino que es una cuestión concreta físicamente y muy importante.

–¿Qué tipo de confianza tiene usted sobre resultados en el encuentro en Costa Rica el sábado (entre Zelaya-Micheletti)?

–Nuestra resistencia es pacifica. Pero dentro de esta resistencia pacifica esta precisamente bloquear las mercancías, el combustible y todo  eso para obligar al gobierno golpista de que desaloje el poder y se lo entregue a Manuel Zelaya Rosales y vuelva la institucionalidad en el país. Eso es así, lo estamos haciendo con mucho éxito. Ya ayer el señor Micheletti anunció que podía renunciar pero con una condición de que no regrese Zelaya.

"Bueno, la segunda podía ser esa, de que se instale Zelaya y volvamos otra vez a la normalidad y a discutir y debatir entre hondureños, todos somos hondureños ,el problema es que el país no solamente es de unos pocos sino que es todos y entre todos discutamos una estrategia de desarrollo, pero  normalicemos una institucionalidad, normalicemos la llegada del presidente Zelaya y después hablamos sobre el devenir histórico de nuestra patria".

–El Heraldo esta hablando de un supuesto plan Operación Caracas, lo mismo dice el vocero de la policía Héctor Mejia que supuestamente ya tiene conocimiento que van hacer quince diferentes atentados, y que esta mañana o  anoche exploto una bomba en un MacDonald.¿Pero eso es parte de la guerra psicológica contra el pueblo?

–Sí, tomando en cuenta que este momento asesora en materia de seguridad  a Micheletti un ciudadano que ha tenido una historia negra, violador de los derechos humanos, responsable de desaparecidos, ese hombre se llama Billy Joya y precisamente era lo que hacían en los ochentas, ponían bombas se los adjudicaban al movimiento popular a la izquierda hondureña y eso justificaba la persecución, la desaparición de personas en el país, la misma estrategia están aplicando ahora.

"Lo que pasa en estas manifestaciones…  Hemos invitado a la policía para que  verifique si hay grupos de extranjeros cumpliendo otras misiones. Ustedes son periodistas, pero ellos están diciendo que hay nicaragüenses, hay salvadoreños, hay grupos armados venezolanos, que Chávez esta queriendo una masacre, un baño de sangre. Esto es terrible lo que están haciendo pero el pueblo ya no creo en eso, eso es política psicológica de intimidación para que la gente no salga a la calle.

"La gente sale a la calle porque la gente no quiere continuar con este golpe de Estado y la policía se dio cuenta de que es completamente pacifica y nos manifestó, que estaba mas bien contento, de que no había ninguna agresión, ninguna violación y entonces es lo que estamos haciendo.

"Denunciamos a algunos ciudadanos venezolanos y cubanos de Miami que están aquí haciendo provocación, ellos están definiendo  estrategias de apoyo a Micheletti; inclusive en las manifestaciones que  hacen los blancos (los golpistas), que les llamamos aquí, ellos organizan las consignas inclusive asesoran las movilizaciones; ellos sí hacen eso definitivamente.

–¿Si Zelaya es detenido cuando el regresa al país en los próximos días, que será la respuesta del pueblo, porque hasta ahora los 18 días ha sido todo en forma pacifica? ¿Pero el pueblo tiene todo el derecho según el tercer articulo de la Constitución de rebelarse?

–El artículo 3 de la Constitución de la Republica dice que nadie debe  obediencia a un gobierno usurpador y que tiene derecho a la insurrección. Eso no hay duda, nos podemos cobijar bajo ese principio y articulo constitucional, la insurrección puede ser: pacifica o armada, nosotros hemos estado por la pacifica.

–¿Eso no depende la respuesta del adversario?
   
–Ahora el movimiento social esta por la forma pacifica pero tampoco  respondemos que en el futuro haya gente que quiera luchar de otra forma y eso no será responsabilidad nuestra sino del señor Micheletti y los golpista de este país.

–¿Si las circunstancias no permiten la lucha pacifica?

–Se va ha convertir en una lucha violenta pero nadie quiere eso definitivamente, por eso el llamado a los militares al grupo de poder.

–Están cansados los militares y los policías; se notaba en los rostros de los uniformados en la carretera sur que estaban agotadísimos.

–Y dijeron que tenían horas y horas de estar ahí que no tienen relevo. Definitivamente eso significa que el ejército realmente debería reflexionar.

–¿Y esto solamente es un inicio?

–Sí, sólo es el inicio.

–¿Y ni siquiera ha regresado Mel?

–No, ni tan siquiera nosotros estamos cansados como para la idea de retirarnos. Esto va a continuar. Entonces, la solidaridad es tremendamente grande en todos los países de América y aquí la resistencia continua, así es que solo falta que el señor Micheletti anuncie hoy de que esta dispuesto a permitir con el ejercito y otros que regrese Mel y que resuelva el problema institucional del país.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario