Jul 31 2021
317 lecturas

Sociedad

Reír, sonreír

Reír  es manifestar alegría y regocijo con la expresión de la mirada y con determinados movimientos de la boca y del rostro, mientras que sonreír es mostrar una cara alegre  que se refleja en una gracia peculiar del  semblante. En los humanos  son manifestaciones comunes que evidencian  placer o entretenimiento, pero también puede ser un ademán involuntario de ansiedad, o de muchas otras emociones, como la ira, el sarcasmo, la  burla.

La sonrisa es un acto normal a ciertos estímulos y ocurre independientemente de cuál sea la cultura, y tampoco es una reacción que uno aprenda, sino que se nace con ella. Quien sabe sonreír, da una sensación de bienestar. Muchas cosas en la vida resultan más fáciles. La sonrisa es una forma de expresarnos, de lo que inspira y la intimidad por ella revelada.El poder de la carcajada: los increíbles beneficios de la risa - Infobae

Una persona de buen humor es aquella que sonríe. No hay dos personas  que sonrían igual.

Los  científicos  han identificado una variedad  de tipos de sonrisa.

La “sonrisa de Duchenne”, nombrada asi por el investigador  Guillaume Duchenne, es la sonrisa más estudiada, involucra el movimiento de los músculos cigomáticos mayor y menor cerca de la boca y el músculo orbicular cerca de los ojos. Se cree que la sonrisa de Duchenne es producida  como una respuesta involuntaria a una emoción auténtica y es lo que se puede llamar una “sonrisa genuina”,  la franca,  espontánea, sincera, la que refleja el alma sin subterfugios, sin ambages.

La “sonrisa profesional”, es una sonrisa que manifiesta cordialidad, llamada asi por David Foster Wallace en su relato: Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer.

La “sonrisa sardónica” es una condición médica producida por el tétanos, en donde los músculos de la cara se contraen y el paciente muestra  los dientes como sonriendo.

Diseño de sonrisa: qué es y qué tipos hay - clinicasgallut.comHay gamas y grados de sonrisa… Están las sintomáticas de estados positivos de ánimo como son: las alegres, las esperanzadas, las ilusionadas, las joviales, simpáticas, felices, las divertidas despreocupadas, placenteras. Las hay, productos de sentimientos negativos: impertinentes, sardónicas, insolentes, cínicas, burlonas, petulantes, soberbias, licenciosas, lascivas. También  se encuentran las ligeras, livianas y pesadas.

Según su grado de temperatura, se dividen en: cálidas, tibias, heladas, que se hielan y que hielan. De acuerdo a su sabor, tenemos la sonrisa de gusto, las dulces, las amargas, las de hiel, las almibaradas y las empalagosas. Conforme a su extensión: la amplia, la abierta, la de medio lado, la semisonrisa y la de oreja a oreja. Hay quienes sonríen con los ojos.

Hay otras que iluminan, radiantes, deslumbrantes, diáfanas, transparentes, opacas, llenas de colorido. Guiándonos por su contenido, las hay; huecas, vacías, inexpresivas, sin personalidad. Están  las nerviosas, las angustiadas, las de disculpa.

Algunos nos niegan el acceso a su intimidad a través de sus sonrisas que resultan, por eso, fingidas, falsas, hipócritas, afectadas, equivocas, forzadas. Otros recurren a especialistas en crear imágenes que impacten, para que les inventen, elaboren y añadan una sonrisa proselitista, diagramada, artificial y estudiada.Teoría de la Risa Falsa | Blog | teleSUR

Esta la sonrisa triste que es una concesión al llanto y la muy conocida sonrisa de cochino. Cuando no gusta una sonrisa, se la califica de “sonrisita”.

Quienes ven más caras sonrientes en su contorno son los altos personeros de los gobiernos de turno, que tienen que soportar las embobadas sonrisas insinuantes y congraciantes que se les  prodigan. A ellas responden, con una sonrisa hastiada y displicente; otros, con un paciente y resignado sonreír y  los más susceptibles a ese halago constante,  terminan sonriendo soberbios, vanidosos y engreídos.

La risoterapia, se practica desde hace mucho tiempo como técnica psicoterapéutica tendiente a producir beneficios mentales y emocionales por medio de la risa. Se trata, en general, que las sesiones de risoterapia se practiquen en grupo aprovechando el contagio de persona a persona, ya que reír en equipo  no es lo mismo que hacerlo solos, de esta forma el efecto grupal estimula a los que normalmente no reirían. La sociedad enseña a reírse de los demás en lugar de hacerlo con los demás.

Comparte principios con las técnicas de vida sana, según la cual es importante aprender a reírse de uno mismo, de las capacidades limitadas del ser humano y de la vida. La recomiendan como una práctica complementaria a las terapias curativas de gran efectividad.

En China, los taoístas enseñaban que una simple sonrisa aseguraba la  salud, la felicidad y la longevidad pensaban que la salud de una persona era proporcional a las veces que se reía durante el día.En qué consiste la sonrisa interior taoísta como técnica de sanación - Crear Salud - Hábitos saludables

En la Edad Media uno de los momentos más importantes era la actuación de los bufones durante las comidas con el fin de producir hilaridad en los comensales con lo que se lograba una mejor digestión.

El humanista inglés, Richard Mulcaster -1530-1611-, recomendaba la risa moderada como ejercicio. Otro británico, el erudito Robert Burton -1577-1640-,  propone la risa como método terapéutico.

El filosofo alemán, Inmanuel Kant -1724-1804-, decía que la risa era un “fenómeno psicosomático” Karl Julius Weber, -1767-1831-, “el filosofo sonriente recomienda en su ensayo: La Risa y la Sonrisa: “Por decoro hemos de obligarnos a mostrarnos amables, y no bien hemos desempeñado este papel durante cierto tiempo, cuando nos volvemos  realmente amables y joviales”.

Por su parte, el médico,  Sigmund Freud, -1856-1939-, atribuyó a las carcajadas el poder de liberar nuestro organismo de energía negativa. Esa catarsis, -según él- nos permitiría vivir mejor.

Hay sonrisas que parecen ocultar un misterio o un secreto, como la enigmática sonrisa de  “La Gioconda”, de Leonardo Da Vinci, en el cuadro más famoso del mundo.

En la obra de Dante el “disiato riso” que es la sonrisa gótica que perpetúan las vírgenes de piedra en los portales de las catedrales europeas… La “sonrisa humedecida por las lágrimas” que dedica Andrómaca a Héctor, en el Canto VI de La Ilíada; la que Gustavo Adolfo Bécquer pagaba con un cielo, la frase delatora en el Hamlet, Acto I, de Shakespeare: “Uno puede sonreír y ser un bellaco”.La sonrisa de hamlet

Una sonrisa gusta y puede ser incluso encantadora. Quien sonríe crea una buena atmósfera, se relaja asimismo, motivándose positivamente. Un autor anónimo señala; “Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe; sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo pero su recuerdo nunca se borra”.

La sonrisa viene y va hacia dentro. Resulta difícil comprender, porque todos nosotros, no sonreímos mucho ya. Por último, -“es más fácil obtener algo con una sonrisa que con la punta de una espada”-, decía Shakespeare.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    Añadir comentario