Jul 22 2005
407 lecturas

Ambiente

“Salmon Dialogue” en Chile: apto sólo para sordos

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

1-     No se constituyeron las condiciones básicas para que, tal como se manifestó en la convocatoria, todos los actores tuvieran una participación igualitaria. Particularmente grave resultó la ausencia del Estado, tal como la de los pueblos originarios, las comunidades costeras y los consumidores.

 

2-     No se consideraron las especificidades sociales, económicas y ambientales de la realidad chilena, en que se cruzan los hechos de ser el segundo productor mundial de salmón y, al mismo tiempo, ser un país del tercer mundo.

 

3-     No hubo voluntad de incorporar temas planteados por actores claves, como los pescadores artesanales, los trabajadores salmoneros y las organizaciones civiles.

Debido a estas razones anunciamos que:

 

1-     No consideramos que la continuidad de este proceso pueda hacerle honor a su título de diálogo, puesto que faltan, presencialmente y en las tablas de discusión, las demandas de sectores sociales importantes.

 

2-     Esperamos que los representantes de las organizaciones de consumidores y ambientales que son parte del Comité Directivo del Diálogo, consideren los planteamientos de las organizaciones que suscriben esta declaración. Del mismo modo, los instamos a que generen puentes con las distintas organizaciones chilenas, de modo de hacer un diálogo real, que se traduzca en el establecimiento de procesos de diálogo transparentes, informados y participativos.

3-     Mientras este proceso no se haga realidad, llamamos a partir de ahora a los actores nacionales e internacionales a apoyar la propuesta de moratoria a la expansión de la industria salmonera en Chile, basados en el Principio Precautorio, hasta que el Estado no desarrolle las capacidades de regulación y control que garanticen la sustentabilidad ambiental, la equidad social, la transparencia, la participación ciudadana y el respeto a los derechos de los trabajadores, pescadores artesanales y de los consumidores.

 

4-     Anunciamos que a partir de ahora promoveremos a nivel nacional e internacional los contenidos de esta declaración.

Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Industria del Salmón y Otros de Quellón.

OCÉANA Oficina para América del Sur y la Antártica.

Centro Ecocéanos

Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA).

foto
PRONTO MUEREN LOS CISNES.

¿CUÁNDO LE TOCA A LAS PERSONAS?

La decisión de la Corema –ente estatal a cuyo cuidado está el ambiente natural– de rechazar ambas apelaciones, tanto de Celco como de Acción por los Cisnes, es de una ambigüedad que no se ajusta a la emergencia que aún se vive en el Santuario y en la zona, lo que se puede constatar en los últimos informes que hacen referencia a graves daños a la salud y a la irreversible situación de los cisnes.

 

Aquí la intención es clara: lo que está haciendo la Corema es dejar en manos de la empresa la decisión de reabrir o no la planta, bajo las condiciones previamente señaladas por la Corema. De este modo, la intendencia se alinea a la decisión presidencial de no intervenir y evitar una decisión por temor a los costos políticos que ésta implicaría, pese a la evidente necesidad de cerrar la celulosa, y pese a tener todas las prerrogativas y toda la evidencia necesaria para clausurarla. Por ello la debilidad mostrada por la Corema, no hace más que confirmar la lógica con que han operado durante todo este tiempo, y que obliga a estar atentos para no permitir que la planta vuelva a operar.

Igual de grave le parece a Océana la intención expresada, en los últimos días, por los ejecutivos de Celulosa Arauco y Constitución (Celco), de conducir sus efluentes de la planta Valdivia al mar, aspecto que rechazamos ya sea en las inmediaciones de la localidad de Mehuín o en cualquier otro punto de la costa chilena, ya que en el océano ocurrirá lo mismo que en el santuario Carlos Anwandter.

Entre los efectos que puede tener un ducto de una planta de celulosa al mar, no sólo se encuentra la contaminación de los recursos marinos, la mortandad de aves y algas marinas, sino que la salud de la población se verá seriamente expuesta. Agrega que basta con mirar un poco más al norte de Valdivia, específicamente en Constitución, donde hoy existe un ducto al mar, el que tiene los recursos marinos contaminados y a la población enferma.

Para Oceana, esta actitud de los ejecutivos de la empresa confirma que entre los intereses de la empresa no está la protección ambiental, independientemente de si en vez de cisnes, sean esta vez los recursos marinos de los que viven pescadores artesanales de la X región y zonas aledañas los que mueran o migren.

—————————————-

* Se agradece la inormación al periodista Jordi Berenguer / Comunicaciones de Océana.

Oceana es una organización internacional que trabaja para proteger y recuperar los océanos del mundo. Nuestro equipo de biólogos marinos, economistas, abogados y otros colaboradores buscan cambios específicos y concretos en la legislación para reducir la contaminación y prevenir el colapso irreversible de peces, proteger a los mamíferos marinos y otras formas de vida marina. Nuestra organización posee oficinas en Norteamérica – Washington (DC), Juneau (Alaska), Los Angeles (CA), Europa – Madrid (España) y Bruselas (Bélgica), y América del Sur – Santiago (Chile). Más de 200.000 voluntarios y ciberactivistas en 150 países ya se han unido a Oceana. Para más información, visite www.oceana.org

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario