Nov 2 2007
314 lecturas

Opinión

Sauditas en Londres. – REYES: LAS CARAS DE LA MEDALLA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Los dos monarcas más poderosos del mundo se han reunido por primera vez. El rey saudita Abdulá visitó a su homóloga británica Isabel II. Ambos expresan dos tendencias contrapuestas en las que han evolucionado los sistemas monárquicos.

Mientras los Windsor son el prototipo de la realeza que se moderniza y fomenta libertades, multi-culturalismo y gobiernos autónomos y electos en sus dominios, los Saud son arcaicos, oscurantistas y autoritarios que han hecho del suyo el único país del mundo bautizado con el nombre de su casa real, y lo rigen sin permitir libertades, elecciones o derechos a la mujer o a los que no profesan su fe.

El premier británico Brown muestra una gran contradicción. Apenas inició su mandato condenó a los regímenes de Zimbabwe o Birmania por violar derechos humanos. Sin embargo, los sauditas, que financiaron a los talibanes y a su súbito Bin Laden, tienen una tiranía aún peor. No obstante, Londres se “olvida” de ello y de la persecución que mujeres, cristianos y demócratas sufren en esa teocracia pues les interesa el petróleo y el apoyo saudita a sus acciones en Iraq y Afganistán.

Arabia uno de los pocos países del mundo que nunca ha tenido elecciones; allí las mujeres no pueden andar con el rostro descubierto, conducir un auto o salir de sus casas sin compañía masculina. Y mientras el cristianismo y otros credos minoritarios son suprimidos, hay una policía religiosa que se encarga de garantizar que todos recen cinco veces al día –y que los herejes, adúlteras y homosexuales sean apresados, torturados o muertos.

Allí la principal constructora es la de los Bin Laden. Osama, si bien hoy está por proscrito, antes fue armado por Arabia. Todos los actuales grupos terroristas islámicos fueron inicialmente financiados o inspirados por los sauditas.

La reina británica ha invadido Yugoslavia, Afganistán e Iraq aduciendo que impondría allí la democracia que su reino tiene desde hace siglos. Pero a Arabia Saudita la corteja. Ella y su premier Brown brindaron al rey saudita un banquete y honores que nunca se ha dado a algún demócrata latinoamericano.

————————–

foto
* Analista internacional. Reside en Londres.

analisisglobal@btcconnect.com.

www.bigio.org.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario