Mar 24 2010
921 lecturas

Economía

Siglo XXI: la tortura es un buen negocio

Surysur.*

No se sabe bien por qué, quizá con la finalidad de evitar malos tratos, Amnistía Internacional denunció que dos empresas radicadas en España (o Es-pena, vamos) venden por cuenta propia o de terceros diversos instrumentos calificados como "de tortura". El colmo del cinismo es que tal negocio se hace posible –y lucrativo– debido a "lagunas legales" en la Unión Europea.

No es polémica, es reaidad.

Amnistía Internacional hizo público que al menos la empresa española Nidec Defense Group y otra –con base en España, del Grupo TDS– venden "instrumentos de tortura", como esposas paralizantes de electrochoque para su uso en personas detenidas de acuerdo a Derecho.

Nidec es una expresión de la libre empresa estadounidense dedicada básicamente a la venta de armas y otros materiales para "la defensa" en especia para cuerpos policiales. El Grupo TDS, de confuso origen, distribuye y vende con entusiasmo, por ejemplo, esposas paralizantes –merced a una descarga de hasta 50.000 voltios– pabricadas por la estadounidnse Myers Enterprises señala De las palabrtas a los hechos, el informe preparado por AI y Omega Research Foundation.

No son las únicas, claro. Un primer cálculo apunta a unas 150 empresas europeas deidcadas a tan loable actividad, que –por otra parte– la UE quiso frenar allá por 2006 (según la consigna "que no sepa tu mano derecha loque hace la izquierda).

Entre los materiales comercializados legítimamente desde el punto de vista legal se cuentan:esposas con sujeción a la pared, "esposas para pulgares" metálicas, y "mangas" y "esposas" de electrochoque.

El informe precisa que otra empresa española –Larrañaga y Elorza– fabrica una amplia gama de dispositivos de retención, como esposas de gran tamaño, aunque asegura que, bondadosamente, no lo hace con material de retención para la pierna completa. Sus principales clientes serían la venezolana Centurión y Surafricana Assegai Trading Company, que también vende cadenas para la cintura y productos de retención completa de piernas.

El informe se debate en la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, por lo que Amnistía Internacional y Omega Research Foundation pidieron a la Comisión Europea y a los Estados miembros de la UE que subsanen las lagunas legislativas que se ponen de relieve en el informe.
 
* Fuente
Agencia Servimedia (www.servimedia.es). 
El informe de Amnistía Internacional
aquí.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario