Feb 11 2011
436 lecturas

Sociedad

Sonreír para mejor vivir

Gisela Ortega.*

La facultad de sonreír es innata en el hombre, solo que muchos la dejan marchitar en el transcurso de su vida. Si observamos detenidamente la expresión de la cara de las personas que nos rodean se puede comprobar que la norma constituye el aspecto huraño y descontento, la sonrisa la excepción.

La sonrisa es una expresión facial formada al flexionar los músculos cerca de la boca, pero también alrededor de los ojos. En los humanos, es un gesto común que refleja placer, alegría, amabilidad, simpatía, serenidad o entretenimiento, pero también puede ser un ademán involuntario de ansiedad o de muchas otras emociones.

Una y otra vez he podido darme cuenta de lo poco que se sonríe en las tiendas, en el banco, no se diga en las oficinas y otros lugares de trabajo. Una sonrisa no cuesta nada y sí consigue mucho. No obstante hay tanta gente con semblante malhumorado.

La sonrisa es un acto normal a ciertos estímulos y ocurre independientemente de cual sea la cultura, y tampoco es una reacción que uno aprenda, sino que se nace con ella. Quien sabe sonreír, da una sensación de bienestar. Muchas cosas en la vida resultan más fáciles. La sonrisa es una forma de expresarnos, de lo que inspira, y la intimidad por ella revelada.

Hay sonrisas que parecen ocultar un misterio o un secreto y se convierten en símbolo, como la enigmática sonrisa de la Mona Lisa, de Da Vinci, en el cuadro más famoso del mundo.

Una sonrisa gusta y puede ser incluso encantadora. Quien sonríe crea una buena atmósfera, se relaja a sí mismo, motivándose positivamente. La sonrisa viene y va hacia adentro. Resulta difícil comprender por qué, todos nosotros, no sonreímos mucho ya. Por ultimo, "·es más fácil obtener algo con una sonrisa que con la punta de una espada", decía Shakespeare.

* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario