Ene 25 2005
1054 lecturas

Opinión

Stop and go

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Yo viv√≠a en una casa que ten√≠a grandes ventanales en el living. No hab√≠a momento m√°s agradable en la semana que los s√°bados por la ma√Īana, tanto en verano como en invierno, cuando el sol invad√≠a el ambiente trayendo luz y calor.

En una de las empresas donde trabajé, una de ésas donde se dedica gran parte de la vida, vicisitudes llevaron al cierre de las actividades después de casi una década de trabajo.

Despu√©s de a√Īos de relaci√≥n, entre altos y bajos por los que pasa la uni√≥n de una pareja, mi casamiento sucumbi√≥.

Yo no quer√≠a estar lejos de aquella casa. Pero tuve que desocuparla. Nunca me imagin√© ¬ęapagando la luz¬Ľ de aquella empresa. Pero tuve que hacerlo. No me gustaba la idea de la separaci√≥n. Pero los sentimientos mudaron.

Cultivamos un h√°bito pernicioso, aunque sea inconscientemente. Solemos apegarnos a objetos, personas y hechos. Y, al actuar as√≠, supervaloramos estos aspectos. Les damos una dimensi√≥n irreal, pasando a vivir en funci√≥n -y por causa de ellos-. Eso nos nubla la mente, nos bloquea la creatividad, nos arrebata la flexibilidad. Perdemos la capacidad de adaptarnos, de cambiar y de crecer. Y, de esta manera, morimos lentamente…

La palabra es desprendimiento. La habilidad sin igual de evaluar racionalmente la relevancia de cosas, personas y situaciones, ponderando objetivamente los pros y los contras, y de renunciar si es recomendable. No se trata de un mero desistir fruto de la ausencia de persistencia. Se trata de cerrar un ciclo, muy placentero en otros tiempos, pero que ahora es apenas fuente de resentimientos e inquietudes. Es abrir la puerta para dejar que el futuro entre.

Shakespeare decía que guardar rencor a alguien es lo mismo que tomar veneno y esperar que el otro muera. Por falta de humildad o por inflexibilidad muchas veces juzgamos mal a las personas y evaluamos inadecuadamente una situación. Creamos nuestras propias soluciones y a ellas nos prendemos, como si fueran inmutables, insuperables ante sugerencias y perfeccionamientos propuestos por otros.

Aprendí que las personas, en general, no están en mi contra, y sí a favor de ellas mismas. Y en la defensa de sus propios intereses terminan actuando inadvertidamente, hiriendo y lastimando con la aspereza de la palabra o con la dureza de las actitudes. Y aprendí que también soy así, porque soy para otras personas lo que las otras personas son para mí.

Hay rutinas de trabajo que necesitan ser substituidas o abandonadas. Hay productos dentro del ¬ęmix¬Ľ de las compa√Ī√≠as que precisan ser retirados de l√≠nea. Hay empresas que deben ser cerradas. Hay relaciones que claman por ser deshechas.

Cuando usted se mantiene preparado para los cambios que con seguridad ocurrirán en su vida, el desprendimiento se torna más fácil y hasta agradable. En la vida profesional usted puede hacerlo buscando constantemente actualización técnica y cultural, participando de cursos, conferencias, seminarios y encuentros diversos; cultivando el hábito de la lectura; controlando el mercado de trabajo; permaneciendo estando abierto a nuevos aprendizajes; conociendo otras realidades, otras empresas de otros segmentos; otras personas fuera de su círculo de relaciones convencional.

Errores y fracasos son recurrentes. Persistir en el error no es ejemplo de perseverancia, sino de su lado nefasto representado por la obstinaci√≥n. Tiempo desperdiciado, recursos malgastados, talentos menoscabados. Hay personas que colocan su futuro y su vida en las manos de otra persona o de una organizaci√≥n, transfiri√©ndoles una responsabilidad que es absolutamente unipersonal. Hay tanto para ser vivido…

En otras casas viv√≠, con √°reas m√°s o menos envidriadas, pero con el sol iluminando igual y calentando mis ma√Īanas de s√°bado.

En otras empresas actué, en las cuales pude dejar mi huella, colocando mi experiencia a su servicio, ya fuera para estimularlas a continuar el camino o para sugerirles que terminaran el recorrido.

Otros amores prob√©, dotados de un placer √ļnico en sus peculiaridades, cultivados sin plazo de validez, fuente de eterna alegr√≠a a trav√©s del ejercicio del recuerdo.

La vida profesional y corporativa muchas veces sugiere parar, retroceder o interrumpir. No por la est√°tica, sino por la din√°mica de seguir adelante.

—————————-

* Tom Coelho, escritor, economista y y profesor universitario.
Visite el sitio: www.tomcoelho.com.br

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario