Feb 7 2017
267 lecturas

OpiniónPolítica

Tareas de Podemos: ¿competir con el PSOE? o cuando los que faltan es que no están

Desde la Tercera Vía de Tony Blair y el desmantelamiento industrial de Felipe González, la diferencia entre la socialdemocracia y la derecha conservadora sólo depende de lo brava que se ponga la derecha. Cuando activa su chip neonazi, hasta Jesús Gil o el príncipe Harry podrían pasar por bolcheviques.

Ha sido tanta la cesión y tan cobarde la izquierda socialdemócrata, que se ha convertido en un lugar común decir “es que la derecha está tan bárbara que hay que ceder para que la cosa no vaya a peor”. No vamos a recordar momentos históricos que demuestran que a la bestia no se la frena cediéndole territorio. Sirve venir al presente, y ver los efectos con Trumo en Estados Unidos o en Francia con Fillon y Le Pen. Si juegas a parecerte a la derecha, la gente prefiere al original. Entonces, sólo te quedan los matices.

Si Podemos se pone a competir con el PSOE, no tendrá mucho más espacio que disputar matices. Y dejará de entender que puede ver mucho más lejos.

Porque también viene de lejos. Precisamente de cuando la socialdemocracia empezó a tirar la toalla al empezar el modelo neoliberal a triturar lo ganado después de la Segunda Guerra Mundial.

Podemos, aunque esté en un proceso de primarias, tiene que recuperar un discurso honesto y sincero. Sería hipócrita decir “venimos del 15M” o insistir en que quiere volver a los orígenes y, al tiempo, olvidar aquello que gritaban las calles de “PSOE y PP, la misma mierda es”, una frase repetida aquellos meses que no siempre hacía honor a la verdad pero que permitió que se abriese un nuevo espacio político. O una cosa o la otra. A no ser que queramos tratar como idiotas a los inscritos y votantes de Podemos. Y, auguro, no se van a dejar.

Podemos nació porque había un espacio sin representar, millones de españoles que se habían cansado de votar con la nariz tapada. No tiene mucho sentido pretender hoy convertir a Podemos en un remedo del PSOE. Por cierto ¿de qué PSOE? Evidentemente, no del de la cal viva, porque Podemos es un partido de orden y progreso y esas cosas no las hace. Que Antonio Machado emigró a Francia y murió allí con su familia, y Lorca falleció en Granada porque la gripe del 36 vino muy mala. Pobre Podemos que renunció a la memoria histórica porque podía quitarle votos. Entonces, si el objetivo es hacer guiños al PSOE ¿se va a dedicar Podemos a construirle una historia adecentada a Felipe González, Zapatero, Rubalcaba y a la Gestora?

Aún menos sentido tiene decir que no se quiere hablar del PSOE para, a continuación, decir que lo que tiene que hacer Podemos, en nombre de la institucionalidad, es ocupar el espacio del PSOE. Por ser más claro: del PSOE que, en su debacle, ha decidido llevar a sus votantes a un espacio de viejo orden que prefiere la injusticia al desorden. Es decir que, como ha dicho el Presidente de la gestora, un PSOE que no cuestiona, ni siquiera por los azares de la historia, la barbaridad de haberle regalado al PP el gobierno de la nación.

Podemos no puede ser un partido nostálgico. Porque es un instrumento para mejorar la vida de las mayorías, no para mejorar la biografía de sus fundadores. Tiene la obligación, que se marcó desde su nacimiento, de representar a las mayorías con voluntad de cambio. Sin etiquetas, sin carnets, sin mochilas, pero con voluntad de cambio. Da igual lo que hayas votado, pero votar a Podemos implica algunos compromisos. Para votar humo la gente tiene a Ciudadanos. Podemos necesita, de momento, tres millones más de votos. Claro. Pero no se trata de buscar a las mayorías sin más, diciendo “pueblo”, “patria”, “alegría”, y esperar que venga un genio escondido en una lámpara a regalarte los deseos. Esa mayoría de cambio hay que trabajarla.

Los que faltan tienen que estar dispuestos a transitar hacia espacios donde haya mayor luz democrática. Porque de lo contrario, no están. No interesa la mayoría silenciosa, sino la mayoría silenciada. A la que hay que dar voz. Demasiado aluvión interesado recibió ya Podemos en sus orígenes. La transversalidad no puede ser adaptarse a un cuerpo social estático, sino a ese cuerpo social que supo romper con la inercia del bipartidismo. Si la transversalidad no se convierte también en una herramienta pedagógica, es mero oportunismo (me aterra pensar que algunos jóvenes que han nacido al pensamiento en España en los últimos tres años no tengan herramientas intelectuales adecuadas, confundidos con la transversalidad hueca y con un discurso donde han desaparecido categorías clave para explicar el mundo). Y tiene sentido, porque esa transversalidad oportunista busca tratar a la gente, de la que desconfía, como menor de edad. Es lo que está corriendo hacia la derecha a todo el arco político francés. El miedo infantiliza. En los orígenes de Podemos, fue al revés: fue la gente, en las calles, en las plazas, la que le dijo a la política que estaba hasta las narices de que la trataran como menor de edad.

Una oposición útil es la que tiene detrás un pueblo útil. El pueblo indignado que ha obligado a un juez a reconocer la dación en pago, a Bruselas a prohibir las cláusulas suelo, al Parlamento a empezar a caminar para impedir la pobreza energética. Para Podemos, los sillones son circunstanciales, herramientas para mejorar la vida de la gente, no la vida propia. Ni el PSOE ni el PP ni Ciudadanos quieren calle. Sólo Parlamento. Por algo será. Los medios de comunicación quieren un Podemos que sea muleta del PSOE. Y van a celebrar cualquier Podemos domesticado o que pueda ser utilizado como cuña. También celebraron a Alberto Garzón hace un año como el gentleman de la izquierda verdadera. Pensaban que así debilitaban a Pablo Iglesias. Hoy, Garzón, con criterio propio ayer y hoy, vuelve a ser una diana de los mismos que le ensalzaron. Como le ocurrirá a cualquiera que desafíe realmente el bipartidismo. Si Pablo Iglesias regresara a la universidad, los ataques que sufre se traspasarían de manera idéntica y con la misma virulencia al sucesor o sucesora.

Podemos decidió saltar de la calle a los ayuntamientos y al Parlamento porque entendió que faltaba la palanca de las instituciones. Hoy sabemos que ningún cambio real va a tener lugar si no está la calle recordando la obligación de convertir las necesidades en derechos. No hay contradicción entre la calle y las instituciones. La única ruptura que amenaza es la de los grupos humanos que conforman Podemos. Lo que demanda el pueblo consciente, ese que protagonizó el 15M, el que impulsó el nacimiento de Podemos y le concedió cinco millones de votos, es la unidad. Diversidad y pluralismo, el objetivo. Unidad, el camino. Por fin Podemos va a empezar a hablar de política.

¿A dónde va Podemos? Salir del ruido y atreverse

(…) Hubo un tiempo en el que, pese a todo, éramos felices. De pronto, el sol empezó a nublarse

Podemos ha cometido grandes errores. Cortaba el patrón mientras lo dibujaba. Siete elecciones y sin pedir dinero a los bancos. Quizá el mayor error fue no ser capaces de organizar una dirección colegiada -que Podemos fuera algo más que el número uno y el dos y sus entornos-, donde todos y cada uno de los miembros de la dirección no solo participara de las decisiones sino que también fueran corresponsables con las decisiones. El peso de Madrid ha sido descomunal. E inncesario. El acto de presentación de la propuesta DesBorda de Echenique en la Fundación Diario Madrid ha sido el acto político de mayor calidad que he presenciado en mi vida. Ahí estaba Asturias, Canarias, Aragón, Andalucía, Extremadura, las Castillas, Cantabria, Galicia, el Levante, Murcia, Euskadi… Hay cuadros en todo el estado. La bronca actual sigue siendo muy madrileña y se entiende menos en el resto de España. Fue un gran acierto la elección de Pablo Echenique. Rompió con la inercia de Madrid y de la Complutense. Hay compañeros que han empezado a atacarle. Se hacen así muy pequeños.

La Villa y Corte sigue teniendo un gran peso. Cuando te interesa formar familias políticas, tienes que pensar en Andalucía, en Cataluña y en Madrid, que suman casi la mitad del censo. Esa lógica de fracción ha hecho daño en Podemos. En Andalucía, Teresa Rodríguez ha sabido sumar posiciones y es incuestionable su liderazgo al saber juntar a otras sensibilidades que piensan diferente pero son leales al proyecto común. En Cataluña está en marcha un proceso muy particular y no es fácil enredar. Quedaba Madrid. Las dimisiones en marzo de 2016, que buscaban forzar un cambio en la secretaría general -y sustituir a Luis Alegre por Rita Maestre- demostraban que había gente que estaba montando un partido dentro del partido. Es decir, que no trabajaban con una lógica compartida sino para una familia. Empezamos a empequeñecernos con maneras de novatos. Aquella crisis cogió de sorpresa a Podemos y se cerró en falso. No se explicó con claridad lo que había ocurrido y eso dio alas a los que tenían un proyecto propio por encima de Podemos.  Aunque eso debilitara a toda la organización. Seguramente tenían sus razones -miedos a no ser relevantes dentro de Podemos- y se creían con derecho a tener espacio propio en la organización. Pero ese comportamiento conducía a Podemos a la vieja política.

Sergio Pascual, como Secretario de Organización de Podemos, había roto muchos puentes y los territorios habían expresado su rechazo. La dirección, con esa lógica del uno y del dos, intentó apaciguar la discusión dejando territorios al sector de Errejón -pasó con Euskadi- pero de nada sirvió. Algunos ya tenían un proyecto propio. Sergio Pascual era una pieza de parte, de manera que se defendió siempre su presencia como miembro de una familia (Errejón lo ha recuperado para su lista). Hasta que la cosa explotó. Su destitución fue respondida por Íñigo Errejón con el infantilismo de desparecer durante dos semanas, como los niños que dicen que no van a respirar. Podemos seguía empequeñeciéndose a pasos agigantados. El dilema dentro de Podemos estaba ya servido. ¿Iba a primar la generosidad o la lucha fraccional? La experiencia histórica de la izquierda no invitaba a muchos entusiasmos. El núcleo irradiador podía explotar como Chernobil con extensión de la contaminación radiactiva que podía llegar a las lechugas de Finlandia.

Permitirte en casa lo que no te permites fuera

Las discusiones en este final de 2016 han sido muy tristes. Podemos ha dejado de pensar en grande. Y deja de interesar a mucha gente.  Justo cuando el PSOE es insignificante salvo para ser comparsa del PP en el gobierno. Casi nadie lo entiende. Es ingenuo pensar que Podemos es ajeno a lo humano y sus miserias, pero la emoción que ha despertado brinda los puentes para una mayor decepcion cuando se repiten errores. La falta de experiencia ha llevado a caminos que nunca se debían haber transitado. Cosas que no se han hecho hacia afuera -por ejemplo, hacer falsas acusaciones al PP o al PSOE- se han hecho hacia adentro. Es inconcebible. Después de un análisis correcto del papel de los medios entendiéndolos como “reglas de juego” en nuestras democracias demediadas, se ha usado esa condición de los medios contra compañeros. Inconcebible. Después de hacer gala de la necesidad de reinventar la participación en la política, en la interna se ha cortado el paso a los que no pensaban igual en los círculos o han alzado su voz los que se han aferrado a algún cargo -incluso como administrativos- comparando su rotación como el fin del mundo. Inconcebible. Ese comportamiento expulsa a la gente más sensible y convoca a los amantes del barro.

Si Podemos ha dado este espectáculo hacia afuera ha sido precisamente porque algunos sectores  han utilizado la disposición de los medios para hacerse eco de sus interesadas quejas. Y claro que los medios van a estar siempre encantados de convertir a Podemos en una jaula de grillos. Es injusto generalizar las culpas. El resultado obtenido les hará pensar que les ha valido la pena, pero ha sido al precio enorme de romper la ilusión de millones de españoles. Pese a que hemos advertido para que no ocurriera, el peso del pasado ha hecho mella. Algunos han conseguido traer a Podemos la misma bronca que tuvieron en Izquierda Unida cuando militaban en esa organización. En una lógica de burócratas y aparatchik eso merecerá la pena porque consiguen espacio. Para otra gente, no es sino una enorme decepción. Si Podemos no piensa y actúa en grande, a algunos no nos merece la pena recibir ni una flecha más.

Ese comportamiento de fracción y la imagen de división de Podemos no enamora a nadie, salvo a los palmeros que ya de manera previsible salen a sembrar ruido o jalear las posiciones propias (los malditos entornos que siempre son más papistas que el Papa). La imagen de Podemos podría terminar pareciéndose a la de IU o a la del PSOE, incapaz de llegar a acuerdos internos. ¡Y no por una discusión de ideas sino por espacios de poder! Para llegar a consensos hacen falta dos partes. Y hay una pregunta obligatoria: ¿quieren todos en Podemos llegar a acuerdos? Para ello habría que empezar a hablar del proyecto. De lo contrario, el acuerdo con el sector de Errejón y Tania Sánchez sería solamente en términos de liberados, financiación y espacios reservados.

Vistalegre no es para Podemos: es para España y para Europa

Tenía razón Pablo Iglesias en negarse a ser Secretario General al margen de las políticas que tenga que desarrollar. Otros, pensando solamente en clave táctica, han dicho: como Iglesias sigue siendo el mejor cartel para Podemos, lo mantenemos, pero le vestimos nosotros. Es muy arrogante esta posición. Esta conversión del Secretario General convertido en un florero, implica seguir hablando de táctica y negarnos a hablar de estrategia. Es seguir hablando de humo, discursos vacíos, retórica hueca. Dejemos ese espacio  a Ciudadanos. No es propio de una fuerza emancipadora. Una vez más, la ausencia de debate de ideas. Todos los que nos hemos implicado en Podemos queremos un Podemos ganador. Pero la pregunta realmente relevante, la pregunta por responder es: ¿ganador para hacer qué?

Vistalegre 2 no es un debate sobre Podemos. Es un debate sobre España y sobre Europa. ¿Qué ideas portan los grupos en disputa? Porque la discusión ha sido netamente procedimental, del cómo y no del para qué. Errejón es uno de los políticos más brillantes que conozco. Pero puedes ser brillante defendiendo cosas radicalmente diferentes. Quiero al Errejón brillante al servicio de un cambio de país. El otro no me interesa políticamente. Podemos no es una tarta a repartir. Y una dirección fragmentada, como se reparte una tarta, no sirve para ganar. Desde el comienzo de las discordancias, solamente se ha discutido de tácticas. Desde las primeras discrepancias. Un grupo quería apoyar el gobierno de Susana Díaz en Andalucía y otros pensábamos que eso era una barbaridad. Un grupo pensaba que había que apoyar al gobierno de Sánchez y Rivera, valoró la abstención y se lamentó de que Podemos no hubiera sido “más flexibles” en esa dirección. Otros pensábamos que, como dijo Sánchez en su entrevista a Évole, el PSOE no tenían ninguna otra intención que ser obediente con alguna forma de gran coalición.

Las divergencias no tenían lugar porque ningún grupo compartiera las ideas del PSOE o Ciudadanos -que evidentemente no las comparten-, sino por una lectura timorata que buscaba así intentar evitar el encasillamiento en la marginalidad del tablero, dar miedo o buscaba ganar solvencia institucional. ¿No se hizo un hueco Podemos hablando claro? ¿No entró Podemos en el Parlamento siendo la voz de los que se cansaron de estar cansados? Suena a caricatura, pero, en el fondo, estás eligiendo hacerte un poco de derechas para que no te vean muy de izquierdas. Podemos no se hizo espacio mintiendo. ¿Y las ideas? Me consta que Errejón y Tania Sánchez no son personas conservadoras. Pero el exceso de táctica termina por contaminar la estrategia. Hay virtudes que aunque se finjan, se convierten en reales. ¿No sería entonces más sensato discutir de ideas para saber hacia dónde se quiere ir? ¿No nos resultará a todas y a todos más fácil saber qué opinan los que quieren erigirse en familias -Íñigo dijo en su rueda de prensa que él representa una corriente en Podemos-, en vez de seguir discutiendo sobre matemáticas, palabras huecas y mensajes vacíos que solo tienen sentido porque los medios lo convierten en un duelo?

Hay una sociedad civil esperando convertir sus necesidades en derechos,  transformar en políticas públicas sus reclamaciones. Hay una España que quiere terminar con las desigualdades de género y la lacra de la violencia machista (y que saque de la política a los machistas que jalean la violencia contra las mujeres con sus declaraciones). Hay una España esperando recuperar derechos laborales, confrontar a las grandes empresas y su impunidad, mover el escenario europeo y ganar a los sindicatos para ganar la democracia en el mundo del trabajo. Hay una España que quiere una fuerza contundente para defender los contratos de trabajo, el cobro de las horas extras, la conciliación familiar, de la misma manera que quiere que los derechos sociales dejen de ser mero “principios rectores” y se conviertan en derechos que la ciudadanía pueda reclamar como tales.

Hay una España que quiere una justicia independiente y a la que le repugna que los partidos se repartan los jueces del Tribunal Constitucional o del Consejo General del Poder Judicial. Hay una España cansada de las peleas territorials y que quiere que España se asuma como un país de países y tengamos una convivencia solidaria y pacífica. Hay una España que se considera democráticamente madura y no tiene miedo a abrir un proceso constituyente. Pablo Iglesias tiene que ser ese lider, que se reúna con otros líderes europeos, que retome una agenda de discusión con sindicatos y organizaciones sociales, con mareas verdes y rectores, con mareas blancas e instituciones sanitarias, con pensionistas y sectores de la economía social, que atienda los desafíos de la dependencia, que atienda el reto descomunal del cambio climático. Podemos se ha hecho muy pequeñito en estas semanas. Y no lo es, porque sigue siendo la única alternativa en esta Europa cuya única oferta es o abrazar a la extrema derecha o resignarnos a alguna suerte de gran coalición que haga las políticas de la troika y las aplauda una acomplejada socialdemocracia. Podemos no pueden ser solamente sus rostros visibles. Podemos debe ser sus ideas. Y que las caras se conozcan por su proyecto de país. Aún estamos esperando.

*Politólogo, profesor universitario, ensayista y político español, funbdador y exsecretario de Proceso Constituyente y Programa de Podemos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario