May 25 2007
256 lecturas

Opinión

Tecnología: – LA MUJER DIGITAL

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Desde el sector comercial en el que habitualmente nos movemos podemos leer en el letrero fluorescente que”hay un montón de cosas en las computadoras, tales como micro-chips, cables y, oh ya, un futuro”… Pareciera que es imposible escapar, no importa donde estemos, al lenguaje de la revolución tecnológica y los diseños gráficos de ese porvenir tan deseado. El tópico de nuestro tiempo nos recuerda constantemente que hemos pasado de una economía basada en la industria a una basada en la información.

Nos encontramos, nuevamente, en otra aventura tecnológica que nos llena de maravilla y euforia. La imaginación de la cultura popular ha sido capturada por imágenes que evocan libertad e interacción en un mundo de cables. Y sólo quienes se conectan a ellos, segun va la historia, sobrevivirán en la tecnotopia del mañana que contiene la promesa del progreso indefinido y la panacea última para todos nuestros males sociales.

El proyecto modernista surgió como una respuesta optimista al crecimiento del conocimiento científico y a los cambios sociales y económicos de los siglos XVII y XVIII. Inicialmente se planteó como doble objetivo el liberar a los seres humanos de la escasez al convertir a las ciencias en un instrumento capaz de regular la naturaleza y prevenir las tiranías políticas mediante el uso de la razón en el diseño de las organizaciónes sociales. Su presupuesto básico fue la idea de que tanto el mundo físico como social son inteligibles y, por lo tanto, maleables. Mientras mayor sea nuestra comprensión de la realidad mayores seran nuestras posibilidades para realizar las aspiraciónes de justicia e igualdad.

foto
El desarrollo de las ciencias y la tecnología garantiza el progreso histórico. En el siglo XIX surge la sociedad capitalista debido, parcialmente, a la revolución industrial que define hasta el día de hoy muchas de las características de la vida moderna: individualismo creciente, perdida del sentido de comunidad, busca constante de sustitutos ideológicos y desarrollo urbano acelerado.

En los años 60, el dominio de este modelo modernista occidental empieza a ser cuestiónado, desde diferentes lados, al ser expuesta la naturaleza sexista, racista e imperialista de su organización social. La perdida de la fe, especialmente despues de las dos guerras mundiales del siglo XX, en la raciónalidad de una sociedad tecnológicamente comprometida con la liberación de la humanidad de sus miserias, abre el espacio para la emergencia del nuevo paradigma teorético pos-modernista. En lugar de rearticular un nuevo proyecto, el pos-modernismo prefiere hablar de condiciónes en donde sea posible el reconocimiento de la diferencia, la multiplicidad de voces y la fragmentación y cambio de identidad.

El pos-modernismo, al exponer la multiplicidad de relaciónes de poderes que existen dentro de la sociedad y enfatizar el papel del lenguaje en la producción de discursos que perpetuan la desigualdad, ha permitido elaborar un entendimiento teorético social más sofisticado que nos revela que el poder de las ciencias y la tecnología, por si mismas, no son garantías de emancipación.

Melanie Stewar Milla , en Cracking the Gender Code’, afirma, en contraste con el giro pos-modernista, que el discurso digital no representa un cambio significativo con respecto a los elementos centrales de la Modernidad ni, mucho menos, pone en peligro las relaciónes de poder dominante. Por el contrario. Sólo las ha re-empaquetado en la estética post-modernista de hoy. El surgimiento de las nuevas tecnologías de comunicación, junto con el discurso digital que las acompaña, no pueden ser separados del modo de producción que ha facilitado su diseño, producción y proliferación.

El nuevo discurso informático apoya y es apoyado por las necesidades del capital. Y, recientemente, una de las más importantes necesidades de éste ha sido la de transformar la economía industrial tradiciónal, que opera dentro de la nación-Estado, en una economía que lo hace casi enteramente dentro de un campo global. Históricamente, el capitalismo ha usado los cambios tecnológicos como una forma de mantenerse y darse a sí mismo nueva vida. En su ultima aparición, en la forma de corporaciónes multinaciónales, el capital requiere extraer ganancias cada vez mayores a través de las oportunidades del mercado para asi aumentar su posibilidad de mantenerse a flote.

Las nuevas tecnologías de información permiten re-organizar y disminuir la necesidad de la fuerza laboral con resultados que han sido extremadamente lucrativos para las corporaciónes y extremadamente negativos para los trabajadores. El desarrollo de las tecnologías informáticas en el ámbito comercial no se ha traducido, como algunos afirman, en un mejoramiento o aumento en la cualidad o cantidad de trabajo disponible. Por el contrario. Los trabajos existentes han sido destabilizados y los indices de desempleo continuan creciendo. En una etapa de globalización creciente y de expansión multinaciónal necesitamos reconocer el papel que la tecnología digital ha venido jugando en el dominio cada vez mayor del capitalismo, principalmente americano (estadounidense), y la hegemonía cultural, económica y política que lo acompaña.

foto
Lo que principalmente se tiende a olvidar en este discurso es el hecho de que los efectos de la re-estructuración digital, que es posible sentirlos a traves de todo el campo economico, han venido ocurriendo en un sistema laboral altamente caracterizado por el sexismo y el racismo que se expresan en desigualdades de empleo y en la forma en que la mujer y las minorías son consideradas dentro de la sociedad.

La segregación laboral continua siendo la forma clave en la mantención de privilegios. Incluso, en los paises altamente industrializados, con larga tradición liberal, muy pocas mujeres logran ocupar posiciónes ejecutivas y cuando lo logran es sólo a nivel de pequeñas industrias. De acuerdo con las Naciónes Unidas, si conservamos este ritmo de progreso, la mujer lograría igualdad con el hombre, en posiciones de poder económico, en el año 2490.

Por el momento trabajos que tradiciónalmente eran ejecutados por mujeres empiezan a desaparecer debido a la introducción de tecnologías mas sofisticadas y que realizan tareas de mayor complejidad. El trabajo femenino comparte hoy dia, mas que nunca, una carga desproporciónada en el peso del desplazamiento tecnológico. La industria electrónica, en la que la ideologia digital depende, no sólo no ha erradicado las condiciónes miserables de trabajo, especialmente en el tercer mundo, sino que ha conducido a la degradación de habilidades, dignidad e interes laboral para aquellos que trabajan con estas nuevas tecnologías.

Gran parte del ensamblaje de la nueva información y comunicación tecnológica se logra a través de la explotación del trabajo pobremente remunerado de las mujeres del mundo en desarrollo, que no sólo son explotadas económicamente, sino que, también, son expuestas a diario a los efectos dañinos de toxinas y gases. E incluso, hasta estos trabajos se han venido eliminando al ser reemplazados por procesos de manufactura automatica, como ha venido ocurriendo en la industria electronica de Malasia.

El impacto de la explotación ha afectado a todos los sectores laborales, pero es la mujer la que soporta una mayor parte de este sufrimiento. Mientras el control de la investigación y desarrollo de las nuevas tecnologías de información y comunicación esten concentradas en las manos de un pequeño número de poderosas corporaciónes internaciónales que se orientan, principalmente, hacia el consumidor occidental, las necesidades específicas de las mujeres del Sur dificílmente seran consideradas en las estrategias corporativas futuras.

El desarrollo de la tecnología informática y su rapida difusión en la sociedad industrial occidental, dice Millar, ha venido siendo facilitado por el nuevo discurso digital que promueve importantes funciónes sociales, estimula la necesidad social por servicios digitales, circula mitos tecno-tópicos, populariza nuevos lenguajes y metáforas y, sobre todo, vende componentes y programas digitales.

Su discurso establece y, al mismo tiempo, refleja relaciones particulares de poder y reintroduce creencias que perpetuan desigualdades de raza, sexo y clase. Estas nuevas tecnologías son parte, necesariamente, de un marco contextual mas amplio que posee ya su propio discurso e ideologia. La tecnología informatica no es simplemente un circuito masivo o una corriente de ceros y unos, sino, mas bien, una tecnología que es parte de un complejo social y politico que afecta profundamente nuestras vidas.

foto
Necesitamos entender cómo dentro de estos contextos el poder circula a traves del lenguaje, la ideología y la tecnología y cómo los mensajes dominantes de la cultura popular influyen y son influidos por las relaciónes económicas capitalistas y el sistema sexista y racista que lo acompaña. Nuevas formas de percibir y conocer el mundo son generados a traves de nuestra sociedad que se transforman en fuerzas significantes de persuasión. Solo la comprensión de esto nos podra dar una perpectiva critica desde la cual mirar la situación de desorden e intranquilidad que experimentamos y a definir el sentido de los rápidos cambios culturales asociados con el nacimiento de la tecnología digital.

En tanto el mundo digital más se expanda y colonice nuevas áreas de nuestro mundo con su discurso machista y tecno-liberador, tantas más voces alternativas y críticas silenciara. Esta ideología, al final del día, nos convencerá de que somos impotentes para efectuar cambios, y que oponernos al progreso corporativo-tecnológico sólo nos condena a vivir en el pasado.

En uno de los comerciales de Microsoft se nos pregunta: “¿Dónde quieres ir hoy día?” Quizás, en lugar de escapar del mundo material a través de la salvación de una elite tecnológica, seria mejor preguntarse ¿cómo podemos crear aquí y ahora un lugar donde queramos estar, un lugar en donde todos queramos crecer?

—————————————-

foto
foto

* Escritores y docentes. Residen en Canadá.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario