May 27 2004
1512 lecturas

Humor

Termodinámica práctica

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La mayor parte de los estudiantes redactó su respuesta basándose en la Ley de Boyle: el gas se enfría cuando se expande y se calienta cuando se
comprime, o alguna variante.

 
Una excepción fue la siguiente:

 
Primero, necesitamos saber cómo varía en el tiempo la masa del Infierno. Así, necesitamos conocer la frecuencia con la que las almas entran en él y la frecuencia con la que salen. Podemos asumir sin ninguna duda que, una vez que un alma ha entrado en el Infierno, no sale nunca más. Así pues, no hay frecuencia de salida.

 
Para calcular cuántas almas entran en el Infierno, es necesario tener en cuenta a las distintas religiones que postulan su existencia. Algunas afirman que, alguien no pertenece a ella, va al Infierno. Por lo que, debido a que hay más de una de estas religiones, y tomndo en consideración que nadie pertenece a más de una religión al mismo tiempo, podemos afirmar que toda la gente y todas sus almas van al Infierno. Dadas las tasas de natalidad y mortalidad la conclusión es que el número de almas que ingresan en el Infierno crece exponencialmente.

 
Ahora observamos la variación del volumen del Infierno toda vez que, siguiendo la Ley de Boyle, para que la temperatura y la presión infernales permanezcan invariables, su volumen se tiene que expandir según se va poblando de almas. Esto nos da dos posibilidades:

 
1.- Si el Infierno se expande a una velocidad más baja que la frecuencia a la que entran las almas, su temperatura y presión se incrementarán hasta que reviente;

 
2.- Pero si el Infierno se expande a una velocidad mayor que la frecuencia de entrada de almas, su temperatura y presión caerán hasta que se congele.

 
Ahora, si aceptamos el postulado enunciado por nuestra compañera Rocío López en el primer año de carrera, que decía algo así como: El Infierno se congelará antes de que yo me acueste contigo, y dado el hecho de que todavía no lo he conseguido, el enunciado número dos no puede ser correcto, por lo que la respuesta es: El infierno es exotérmico.

 
El alumno obtuvo nota máxima. Rocío López no lo felicitó

.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario