Sep 10 2011
582 lecturas

OpiniónPolítica

Torres Gemelas: Se va destapando una olorosa olla

Los mayores interrogantes se concentraban en que parece difícil que unos pilotos sin experiencia en el manejo de estos aviones los pudieran conducir con tanta precisión contra las torres. No faltan los que afirman que ello fue posible mediante un control a distancia, típico de lo que hoy se denominan vuelos no tripulados.

Más llamativo aún es el avión que se habría incrustado en el Pentágono. Para estas miradas críticas el agujero que dejó no es compatible con un avión, sino con un misil teleguiado.

Las dudas continuaron expandiéndose. Ahora entra en escena Richard Clarke. Éste no es ningún improvisado. Fue -en Estados Unidos- miembro del Consejo Nacional de Seguridad, especializado en lucha antiterrorista y -en ese carácter- asesor presidencial, trabajó para cuatro sucesivos presidentes hasta el 2003. fecha de su retiro.

Ahora sostiene que la CIA estaba en conocimiento de este hecho terrorista y que no hizo nada para impedirlo. En un documental que hoy tomará estado público acusa a la CIA de encubrir dicho atentado y que los acusados eran sus agentes o estaban siendo usados de alguna manera para que realizaran los ataques. El mismo Clarke afirma que poco tiempo antes del atentado el Presidente Bush se negó a escuchar las informaciones que poseía y que al día siguiente le pidió que buscara evidencias para involucrarlo a Saddam Hussein.

En este mismo documental, 50 expertos demuestran que el derrumbe de las Torres no fue como efecto del impacto de los aviones, sino de cargas explosivas que provocaron una demolición controlada.

Todo parece indicar que esta operación forma parte de la vieja maña norteamericana de fabricar justificaciones. En el puerto de La Habana (1898) con la auto-voladura del buque USS Maine justificaron una invasión, retardando el proceso independicista de Cuba. Con otra operación de inteligencia, el incidente del Golfo de Tonkin (1964), armaron la excusa para meterse en la trágica aventura de Vietnam.

La demolición de las Torres Gemelas, que hoy recordamos, junto  a la acusación que Saddam Hussein poseía “armas de destrucción masiva”, fueron usadas para invadir Irak. Para continuar persiguiendo a “fundamentalistas islámicos" continuaron con la invasión a Afganistán, ahora le tocó el turno a Libia, como probablemente -en los próximos tiempos- será Siria.

*Analista de Question Latinoamérica

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario