Jun 21 2004
504 lecturas

Cultura

Triple Frontera: cuando el escenario es de verdad

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La triple frontera brasileño-colombo-peruana, corporizada en la localidad de Leticia, en Colombia, Tabatinga, en Brasil y un islote fluvial peruano, tiene dos connotaciones. Una que viene de épocas pasadas, cuando Amazonia era algo por terminar de descubrir y poblar, y otra muy contemporánea: por allí circula el narco poderoso y se aprovisionan guerrilla y paramilitares.

foto
La triple-f en la conjunción de los ríos del sur, es diferente y lo ilegal es el contrabando de casi cualquier cosa. Se ven los grandes edificios en la ciudad brasileña y las calles atestadas en Ciudad del Este y Puerto Iguazú. Sin embargo Estados Unidos “decidió” -Radio Nederland dixit el 20 de diciembre de 2003- que el “área fronteriza entre Argentina, Brasil y Paraguay, donde viven mas de 10.000 personas de origen árabe, es un hervidero de terroristas”.

Un nido de terroristas de la peor calaña

Dijo Radio Nederland: “Las pruebas son tan poco serias como los frecuentes despachos sobre el tema de la cadena de TV CNN citando ‘fuentes de inteligencia’. Sin embargo, mientras las autoridades de Brasil y Paraguay las han venido rechazando sistemáticamente, en Argentina, por diferentes razones, los Gobiernos de Carlos Menem y Eduardo Duhalde, prefirieron tomarlas en serio”.

No fueron los únicos. En el otoño de 2004 el gobierno chileno expulsó a grupos familiares de ascendencia libanesa de la ciudad de Iquique, en el norte del país, por sospechar actividades reñidas con la ley. Entre los expulsados figuraron hijos chilenos de esas familias. Iquique es el puerto utilizado por el comercio paraguayo y del norte de Argentina para la entrada y exportación de productos desde y hacia los países del Pacífico.

Hace un tiempo, ninguno de los comerciantes paraguayo-siriolibaneses, brasileño-siriolibaneses o argentino-siriolibaneses del área negaba sus simpatías por la causa Palestina y, en general, con el nacionalismo panárabe. Tampoco lo hacían, hacia 1968 -por situarnos en una fecha cualquiera-, los zapateros palestinos que reparaban calzado en las puertas de los edificios de Altamira, La Castellana o Los Palos Grandes, en Caracas.

Argentina y la militarización

La auto capitis diminutio de la soberanía argentina, en especial tras los atentados de setiembre de 2001 en Estados Unidos -el Pentágono y las Torres Gemelas en Nueva York- , logró que este país -cuya crisis explotaría poco después- ofreciera todo su “apoyo” a una eventual guerra contra Irak y permitiera que fuerzas especiales norteamericanas se entrenaran en las áreas selváticas de la provincia de Salta, sin recabar la autorización obligatoria del Congreso y de espalda a la opinión publica.

En abril del 2003 volvió a autorizar la operación de tropas extranjeras: los boinas verdes entonces llegaron a la provincia de Misiones, es decir, a la Triple Frontera. La doctrina estadounidense sobre espacios vacíos o ingobernables, en los que se asientan las fuerzas del mal que acechan a los pueblos y gobiernos democráticos, se convertía en carne.

Al terminar enero de 2004 el propósito de EEUU de militarizar la Triple Frontera se cumplía según lo previsto, gracias a la comprensión de las autoridades argentinas. Y como la guerra al terrorismo es pesada y dura, de paso se trazaba un mapa de las organizaciones sociales en toda la región.

El coordinador de la Oficina Antiterrorista del Departamento de Estado estadounidense, Joseph Cofer Black, de visita en Buenos Aires por esos días, dejó en claro la decisión del gobierno Bush para la zona.

A pesar de que por ridículos se desvanecieron los argumentos de que el lugar es o fue y puede volver a ser un nido de terroristas islámicos la Casa la sitúa en el diseño del planisferio terrorista con un alfiler especial.

La gran prensa “independiente” y sus más destacados analistas olvidan -¡tienen tantas cosas en la cabeza!- que la Triple Frontera comprende también el subsuelo de la zona circundante: el Acuífero Guaraní, la mayor reserva de agua dulce no contaminada del mundo. Detalles, o sea.

Cofer se mostró “complacido” de que en Argentina hubiera un gobierno comprensivo de la necesidad de ir a “una guerra en la que, para citar el presidente George W. Bush, el mundo entero es el frente de batalla”.

El “terrorismo” hace teatro, piensa y escucha música

El Primer Festival Internacional de Cultura de las Tres Fronteras que comparten Argentina, Brasil y Paraguay y que se prolongará hasta el 26 de junio, comenzó con gran asistencia de público. El foro ”Universo cultural guaraní” tuvo como lema ”La integración en la diversidad” y reunió a especialistas del tema.

Acostumbrada la población a circular con cierta clandestina libertad por los meandros de los ríos y en las calles de las ciudades, los organizadores -burócratas al fin- no previeron, por ejemplo, que los integrantes de la Orquesta Sinfónica paraguaya llegarían al encuentro sin documentos y no pudieron pasar con sus instrumenros por la aduana argentina.

Los músicos no fueron los únicos; el cinemóvil del Instituto Nacional de Cinematografía de Argentina tuvo dificultades para cruzar la aduana paraguaya cuando regresaba de Ciudad del Este, donde fue demorado varias horas. El nerviosismo de los estrenos probablemente impidió el viejo recurso que todos allí conocen para “facilitar” los trámites aduaneros.

En el festival participan 1.700 artistas e intelectuales de los tres países. Una buena oportunidad para que la CIA pueda actualizar sus archivos.

……………………
* Editor de la revista de cultura y política latinoamericana www.pieldeleopardo.com

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario