Jul 3 2006
287 lecturas

Opinión

Una carta que no se recibió. – SOBRE PERIODISMO Y PERIODISTAS EN LA ARGENTINA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Señor Director:

En su columna del Viernes 9 de junio pasado Joaquín Morales Solá comenta, a propósito de un discurso de la Senadora Cristina Fernández de Kirchner (abajo izq.) en el Día del Periodista, que “el periodismo, o gran parte de él fue también víctima de la dictadura”.

Es cierto, el periodismo fue una profesión muy castigada durante la Dictadura. Pero hay que saber diferenciar entre miembros de una profesión y no apropiarse de los sufrimientos ajenos.

Un informe de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) de 1978 dice “es difícil que los observadores externos puedan sentirse bien en un país cuyos principales editores de diarios dicen que la Seguridad Nacional tiene prioridad sobre la libertad de expresión”. En ese mismo año ADEPA rechazó un premio de la SIP homenajeando a los periodistas argentinos presos y desaparecidos.

foto
Morales Solá seguramente recordará cuando el doctor Claudio Escribano y el doctor Raúl Kraiselburd defendieron en la reunión de la SIP de 1981 la existencia de la libertad de prensa en la Argentina y denunciaron como una mentira la denuncia que hizo mi padre, Jacobo Timerman, sobre la persecución a los periodistas.

Si los dueños de diarios o sus máximos responsables estaban siendo amenazados esa era la oportunidad para hacer una denuncia pública y no para defender a la dictadura militar. Pero como decía la SIP en dicho informe algunos editores “Se beneficiaban de tal comportamiento al asociarse con el Estado para la producción de papel”.

El 9 de julio de 1981 en el panorama político de La Nación, escrito por Claudio Escribano, se lee: “Timerman ha encontrado al fin, la horma de sus zapatos. El General Camps… lo refutará en un libro que está escribiendo… junto al Arquitecto Máximo Gainza, director de La Prensa y el señor Raúl Kraiselburd, director de El Día”.

“Después de tanto tiempo, llegó la hora de que alguien consiga desconcertar y poner públicamente en apuros a un cínico de la destreza dialéctica del Sr. Timerman”.

“El hecho de que el Sr. Kraiselburd, actual presidente de la Comisión de Libertad de prensa de la SIP, se disponga a participar de la elaboración del libro anunciado por el General Camps, es un golpe de doble efecto para el señor Timerman”.

Estos párrafos no fueron escritos por una víctima de la Dictadura ni publicados en un medio amenazado, más bien todo lo contrario. Por párrafos y actitudes como las transcriptas es que la Argentina tiene el triste record de 130 periodistas desaparecidos o asesinados durante la Dictadura.

Morales Solá no debería confundir las víctimas con los defensores de los victimarios quienes fueron, seguramente, los destinatarios de las palabras de la senadora por Buenos Aires.

———————————–

* Periodista .

Nota.

El periodista Jacobo Timmerman, en su momento director del diario La Opinión de Buenos Aires, ya fallecido, fue preso y torturado por agentes de la dictadura argentina de 1976/82.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario