Mar 18 2011
410 lecturas

Política

Una especie de ahora o nunca

Néstor Francia.*

En Caracas obreros y empleados de la UCV han realizado una protesta ante las autoridades de esa universidad, exigiendo reivindicaciones puntuales; si la Revolución no los apoya esto puede quedar como una acción aislada —y hasta favorecer el clima de desestabilización y de violencia. Y en Libia, por ahora, "zona de exclusión aérea" para parar las tropas leales.

Los fascistas apostados en el PNUD han anunciado la “radicalización de la huelga”. Esto coincide con incorporaciones en Zulia, Aragua, Lara y Táchira, y con un paro de los profesores escuálidos. Igualmente doce estudiantes derechistas del estado Bolívar se encadenaron a las puertas del Palacio de Justicia de Puerto Ordaz para “exigir” la liberación inmediata del sindicalero William Saud y del alcalde de Sifontes inhabilitado Carlos Chancellor.

Siempre son pequeños grupos, pero la canalla mediática se encarga de proyectar una protesta nacional virtual, que no refleja la verdadera actitud de la inmensa mayoría de la población. Se trata, por supuesto y evidentemente, de un plan premeditado, de una escalada desestabilizadora y golpista, que persigue uno de dos objetivos posibles: uno, provocar una situación violenta que promueva una salida no democrática, contando probablemente con algunos factores minoritarios pero activos de la Fuerza Armada.

Esa no es fácil, por lo tanto el segundo objetivo alternativo sería generar una situación de caos social que afecte las elecciones de 2012, en el sentido de crear tanta zozobra e inseguridad que se logre cambiar la clara realidad de que si los comicios fuesen el próximo domingo, Chávez ganaría sin problemas, o si no, establecer una situación inestable que facilite el canto de fraude después de las elecciones.

El asunto es que la ultraderecha internacional y nacional (este último calificativo es un decir) se las va a jugar todas a las cartas extremas, intentando impedir a como dé lugar que Chávez tenga un período más de gobierno. Es una especie de ahora o nunca.

En ese contexto, es perfectamente creíble la denuncia del diputado revolucionario Robert Serra, en el sentido de que se trata de acciones impulsadas dentro de lo que se llamaría “Plan 2012”, que contaría con un aporte de 49.200 dólares de tres banqueros venezolanos prófugos de la justicia. Serra ha dicho:
“No se acabarán esta huelgas. Si hoy mismo saldáramos las reivindicaciones universitarias y se levantara la huelga, mañana habría otra, porque esto forma parte de una agenda para sacar a Chávez en 2012”, a través de una estrategia de golpe de Estado blando.

El diputrado aseguró que el Plan 2012 fue cocinado entre el 8 de octubre y el 1o. de noviembre del año pasado en Ciudad de México, en la residencia de un abogado venezolano al que identificó como Gustavo Tovar. Ahora bien, no importa si los detalles de esta denuncia responden a una información precisa o no. El fondo del asunto es tal como lo ha planteado Serra, sin lugar a dudas. Es eso lo que enfrentamos.

Ahora bien, en ese contexto marcharon hoy jueves los universitarios revolucionarios. Esto debería ser el inicio de una movilización general de los bolivarianos, en todos los estados, de diversas maneras, para copar la calle con nuestra activa y combativa mayoría, y detener la ofensiva fascista antes de que tome más cuerpo y fuerza. Ellos no tienen la misma capacidad que nosotros en la calle. Se limitan a pequeños focos guarimberos y organizados, apoyados en la bulla mediática. 

Es hora de aplicar sin más retardos la tercera línea estratégica instruida por Chávez. El PSUV a constituir brigadas que tomen entradas del Metro, calles y avenidas, terminales de pasajeros, portones de fábricas, entradas de liceos y universidades, a practicar volanteo, perifoneo, mítines relámpago. Poner los cauchos con el carro rodando, debatir las líneas estratégicas al tiempo que se aplican. No podemos esperar, la batalla nos llama con urgencia.

Por otra parte, obreros y empleados de la UCV han realizado una protesta ante las autoridades de esa universidad, exigiendo reivindicaciones puntuales. Pero si la Revolución no los apoya de inmediato, esto puede quedar como una acción aislada y hasta favorecer el clima de desestabilización y de violencia. La derecha no tiene la razón, pero sí recursos y maña.

Las falsas acusaciones lanzadas contra los trabajadores por parte de la rectora García Arocha, y el replique mediático inmediato que las siguió,  así lo demuestran. Los estudiantes revolucionarios deben mostrar pública y activamente el apoyo a los trabajadores, igual que el PSUV. No podemos dejarlos solos enfrentados a esas alimañas. Apoyemos el paro de 48 horas anunciado por esos trabajadores, y respondamos su llamado a que la ministra Córdova se reúna de inmediato con ellos. Movilización y agitación revolucionaria callejeras, al lado de alta política, eso es lo que se necesita de inmediato.

En ese mismo sentido, valen las declaraciones de la ministra Yadira Córdova: “Frente a un plan desestabilizador que se viene activando en el país, por supuesto que hay una respuesta de otros sectores del país y más de los sectores bolivarianos”.
Otro noticia importante es la solicitud hecha por varios voceros revolucionarios, incluido el diputado Héctor Navarro, de que se interpele a las autoridades universitarias, que tienen un rabo de paja muy frondoso. En esto hay que insistir, porque además esos señorones y señoronas no pueden negarse, no lo entendería el país ¿se puede interpelar a los ministros y no a los rectores? Esas interpelaciones deberían ser votadas por la mayoría asamblearia de la Revolución.

Libia, aclara la situación

La guerra civil de Libia y sus consecuencias siguen siendo noticia. El avance indetenible de las fuerzas leales a Gadafi hace que los rebeldes, y el imperialismo y sus aliados, entren en desesperación, lo cual los torna aun más peligrosos. Una previsible victoria final del líder libio significaría una sonora derrota para el Imperio. Nada peor para un matón que un tipo aparentemente mucho más débil que él le “toque el trasero”, como se dice coloquialmente, y mucho más cuando se le está alzando el barrio entero.

Los rebeldes comienzan a pedir cacao y a perder lo que les queda de vergüenza.

Una portavoz de los rebeldes en Libia pidió ayer a la “comunidad internacional” que los apoye de “forma urgente”:

“Es hora de tomar serias reacciones, ¿a qué están esperando?, puede haber miles de muertos si dejan que Gadafi continúe sus ataques”, aseveró en una conversación telefónica con EFE Nejla el Mangush, miembro del comité de comunicación del Consejo Nacional Transitorio (CNT) libio, que representa a los rebeldes. Contactada por teléfono en Bengasi, la portavoz rebelde clamó: “No tenemos la impresión de que sean serias las reuniones que están manteniendo las potencias”. Mangush añadió, en tono de súplica y con promesas de “portarse bien”: “Ayúdennos por favor, no pretendemos ningún régimen islamista ni nada parecido, aquí la gente está luchando por la libertad después de más de 40 años de dictadura, ¿dónde están las democracias occidentales?”

Por su parte, la secretaria de Estado estadounidense, Hilary Clinton, declaró ayer que la “comunidad internacional” tiene que actuar “urgentemente” en la crisis libia ante el avance de las fuerzas de Muamar el Gadafi contra la oposición, en una entrevista al canal CBS: “Sí, el tiempo juega en nuestra contra. Es urgente” actuar, declaró Clinton en El Cairo, donde concluyó una visita de dos días. Antes, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, había pedido “solemnemente” a los jefes de Estado y de Gobierno de los países que integran el Consejo de Seguridad que apoyen el llamamiento de la Liga Arabe para crear una zona de exclusión aérea en Libia

Entretanto, el Consejo de Seguridad de la ONU acordó ayer mismo un proyecto de resolución para imponer una zona de exclusión aérea sobre Libia, según algunas fuentes no muy precisas. Supuestamente, el proyecto será sometido a votación hoy [y fue aprobado].. La embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Susan Rice, dijo que el Consejo de Seguridad de la ONU tiene que tomar medidas que vayan más allá de una zona de exclusión aérea en Libia ¿Se prepara Estados Unidos para una intervención directa en Libia? Eso sería para muchos observadores un anuncio de catástrofe.

Ahora bien, las mismas fuentes que anunciaron el supuesto acuerdo, habrían dejado colar también la persistencia de las dificultades para lograr un consenso en el Consejo de Seguridad. Al parecer, China, que tiene derecho a veto, sigue oponiéndose a la zona de exclusión aérea, mientras Rusia, otro país que puede vetar, mantiene sus dudas.

Parece también que los avances de las fuerzas de Gadafi han reblandecido el “corazón guerrero” del patético e hipócrita secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien después de favorecer las posiciones injerencistas desde un principio, ayer exhortó a “todas las partes” involucradas en el conflicto en Libia a “aceptar un alto el fuego inmediato”. ¿Por qué no apoya, si habla con verdad, la propuesta de diálogo de Chávez?

Por supuesto, en medio de la desbandada rebelde, se puede esperar todo tipo de maniobras, engaños y manipulaciones.  En este marco, cuatro enviados especiales del diario The New York Times, incluyendo un doble premiado con el Pulitzer, han desaparecido en el este de Libia, donde combaten los rebeldes y las fuerzas de Gadafi (es decir, en territorio que ha estado en manos rebeldes) ¿A quién conviene esta desaparición?

El tiempo pasa y su inevitable avance favorece ampliamente a las fuerzas de gobierno. ¿Se atreverán el Imperio y sus aliados a actuar por su lado y a entrar en la riesgosa aventura de una intervención militar en Libia, sea del tipo que sea, o se resignarán a una amarga derrota?

Dentro de poco la insuperable realidad nos dará todas las respuestas.

* Analista de asuntos políticos.
 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario