Mar 1 2014
674 lecturas

Despacito por las piedras

UNA ESTRATEGIA Y VARIOS FRENTES (SIRIA, UCRANIA Y VENEZUELA)

Las convulsiones cotidianas que agitan a nuestro planeta siempre despiertan la voluntad e imaginación de muchos que procuran una explicación a los hechos más diversos. Por cierto es difícil pensar que los mismos y sus similitudes tampoco se pueden atribuir a una mera casualidad, como tampoco no es seguro que todos los vínculos y acoples que se puedan proponer sean verificables. Estas reflexiones sirven como introducción a las diversas hipótesis que circulan acerca de lo que está ocurriendo en diversas partes del mundo. Aquí vamos a recoger algunas impresiones de Thierry Meyssan, un periodista francés, residente en Medio Oriente y fundador de la cadena periodística “Red Voltaire”.

Según esta apreciación los acontecimientos de Siria, Ucrania y Venezuela, responden a causas diferentes, pero en todos ellos se aplica una matriz de acción semejante y tiene por objetivo el derrocamiento de sus respectivos gobiernos, lo que están logrando en Ucrania. El objetivo estratégico es claro, se trata de demostrar el poderío y hegemonía estadounidense. Las razones circunstanciales varían según la situación interna y el objetivo táctico responde a intereses más inmediatos del mundo occidental.

La metodología de acción es semejante: Movilizaciones internas, acusación a los gobiernos de matar a sus propios ciudadanos, los opositores son calificados como “fuerzas democráticas”, se proponen sanciones contra los “asesinatos”, se falsifican informes, divulgan fotos truchas y se avanza en la injerencia interna en cada uno de esos Estados. Hay un patrón común en los asesinatos, los tiros a la cabeza. En Venezuela la mayor parte de los 13 muertos lo fueron con esas características, 2 de ellos (un manifestante opositor y otro oficialista) producidas por la misma arma. Ello se explica porque a menudo los disparos van contra la multitud y la policía.

En otros momentos se ha hecho referencia a los sucesos en Siria y Venezuela, ahora veamos brevemente lo acontecido en Ucrania.

Ucrania, por su posición geográfica constituye uno de los recurrentes puntos de conflicto entre Europa y Rusia. Ahora acaba de ser desplazado –por el Parlamento- un dirigente próximo a los rusos, con el apoyo y reconocimiento de Europa. Todo ello alimenta el espíritu nacionalista de su pueblo. En esa dirección es bueno destacar presencia de grupos neo nazis en la política y recientes movilizaciones. Más tarde el desplazado Presidente ucraniano ha reaparecido reivindicando su rol bajo la protección rusa. Mientras Crimea, una región donde viven unos 2 millones de personas y que tuviera, en las últimas décadas, un rol que oscilaba entre la dependencia rusa, república autónoma o dependencia ucraniana, ahora está cerca de proclamar su autonomía, separarse de la nueva Ucrania, pro europea, bajo la atenta mirada de los líderes rusos. El gobierno ruso, culminadas satisfactoriamente las Olimpíadas de Invierno vuelven todo su esfuerzo hacia la crisis ucraniana, desarrollada justamente en los días en que toda la dirigencia Rusia estaba ocupada en garantizar la tranquilidad de las Olimpíadas.

En esta especie de renovada “Guerra Fría”, tiene mucho peso –en la mayor parte de Ucrania- un fuerte sentimiento anti ruso, arraigado con siglos de esa presencia imperial, el desplazamiento de líderes comunistas defensores de la identidad ucraniana por otros pro-rusos, durante los tiempos de José Stalin. De concretarse la pérdida de Ucrania y sus 50 millones de pobladores ello significaría, para Rusia, un duro golpe a sus sueños de largo aliento de hegemonizar un continente euro-asiático. En lo inmediato es un problema para sus negocios de abastecimiento de gas a Europa, muchos de sus gasoductos pasan por Ucrania, donde también tiene una importante base de la Marina en Sebastopol sobre el Mar Negro, que forman parte de la conflictiva Crimea.

Juan Guahán, Question

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario