Dic 17 2009
452 lecturas

Política

Uribe amenaza y el gorilato miente

Néstor Francia.*

Son graves también las acusaciones de la Comisión de la Verdad de Ecuador, coinciden con el foco ultraderechista del Táchira y la actividad de la carne de cañón antibolivariana. Mientras, la derecha paraguaya mantiene su oposición al ingereso der Venezuela al Mercosur. Copenhague aplaudió el discurso de Chávez: la capital danesa al borde del caos. Y en Honduras ya no hay vergüenza para mentir sobre el Frente de la Resistencia, real preocupación del imperio y la oligarquía

El presidente colombiano, Alvaro Uribe, ha precisado aún más sus amenazas contra Venezuela al pedir ayer perseguir a los guerrilleros de las FARC que se ocultan en “otros países”, porque a su juicio si se pueden esconder “nunca van a hacer la paz”: “Si se quiere conseguir la paz en Colombia, mucho mejor que albergarlos en otro país es perseguirlos allá donde lleguen”.

A esto se une el informe de la Comisión de la Verdad nombrada por Rafael Correa en Ecuador, que compromete bastante a Venezuela con actividades guerrilleras en nuestro territorio, y a lo cual, que sepamos, no se ha dado respuesta. Se habla allí, inclusive, de un campo de entrenamiento en nuestro país: “El campamento estaba bajo la conducción directa de las FARC y en Venezuela se realizó en el Fuerte Tiuna, sede del Ministerio de Defensa”. En todo caso, la derecha internacional, tal como hemos referido recientemente, arrecia cada día más su campaña contra la Revolución Bolivariana, lo cual incrementa las preocupaciones por la presencia de las bases militares gringas en Colombia.

En esa perspectiva, el presidente del Congreso, el senador Miguel Carrizosa, opositor de Fernando Lugo, ha dicho que Paraguay mantendrá su negativa al ingreso de Venezuela al Mercosur mientras el presidente Hugo Chávez siga “haciendo intromisión política en países latinoamericanos”. Cada día hay nuevas noticias en torno a esta ofensiva de la derecha internacional.

Entretanto, en el frente interno la derecha local sigue teniendo como foco principal de su conspiración precisamente al estado fronterizo del Táchira, donde se conoce una amplia presencia del paramilitarismo. Aunque el “paro cívico” convocado para este miércoles solo se cumplió parcialmente y se levantó a la una de la tarde, los medios derechistas locales y nacionales se encargan de hacer seguimiento a las acciones desestabilizadoras y redimensionar su verdadero impacto. A la par, la conspiración sigue utilizando al movimiento estudiantil fascista como punta de lanza.  Un exiguo grupo de estudiantes universitarios, participantes del paro convocado en la ciudad de San Cristóbal, se encadenaron a las puertas de la Defensoría del Pueblo para “exigir celeridad” en torno a la investigación del asesinato del joven Jesús Ramírez, aun cuando se sabe que hay dos detenidos por esa razón.

Por otra parte, otro pequeño grupo de unos veinte estudiantes de la Universidad Nacional del Táchira, de la Universidad de los Andes, de la Universidad Católica y de la Unefa, ingresaron este martes al salón de sesiones del Consejo Legislativo de la entidad para “exigir justicia” por la muerte del estudiante Jesús Eduardo Martínez Bello, caído hace una semana al recibir un impacto de bala en medio de una guarimba opositora. Están felices porque tienen un muerto, lo que les permite armar zaragata, al menos hasta que terminen de llegar las vacaciones decembrinas, cuando su “heroica lucha” dará paso a los tragos y los viajecitos.

Estos episodios minoritarios de la derecha “estudiantil” se matizan con actos terroristas que de inmediato son achacados a los estudiantes revolucionarios. Carlos Guevara, consejero universitario de la UCV, denunció que en la noche de este miércoles un grupo de encapuchados ingreso a la sala de sesiones del Consejo Universitario de esta casa de estudios disparando y destruyeron parte del patrimonio universitario. Sin ninguna investigación, ya se sugiere que la acción fue perpetrada por revolucionarios.

El problema es que no se puede dudar de la colisión de intereses entre el imperio, la oligarquía colombiana y los estudiantes fascistas de Venezuela, como carne de cañón de la conspiración contrarrevolucionaria. Afortunadamente, hasta ahora los focos desestabilizadores carecen de la fuerza de masas como para comprometer directamente la paz de los venezolanos, pero sí logran el impacto mediático por la proyección que les prestan los medios de la oligarquía.

Acá sigue pesando, igualmente, la debilidad del movimiento estudiantil revolucionario, que tiene fuerza de masas, pero su organización es defectuosa y sus líderes son colonizados por la burocracia estatal y partidista.

Algo huele en Dinamarca

Mientras Chávez puso los puntos sobre las íes en su excelente y claro discurso en Copenhague, la tensión sigue subiendo en la capital danesa, donde los ministros trabajan en un ambiente definido como “caótico” para tratar de esbozar un acuerdo mundial contra el calentamiento climático, en un centro de conferencias en estado de sitio debido a múltiples manifestaciones.

Al reanudarse las conversaciones en sesión plenaria, India denunció un “caos integral”, se comparaba a la conferencia con el Titanic y Brasil protestaba ante la presidencia danesa porque el jefe de su delegación había quedado atrapado en los controles de seguridad.

En una demostración de la rebelión que sacude a Copenhague, unos 200 delegados, la mayoría de países en desarrollo, salieron del Bella Center cantando eslóganes y se sumaron a los manifestantes, en una emocionante expresión de la lucha mundial contra el imperialismo y contra los desmanes del capitalismo denunciados por Chávez en su aplaudida intervención.

En medio de ese caos, la presidenta de la conferencia sobre el cambio climático y ministra de Medio Ambiente de Dinamarca, Connie Hedegaard, renunció ayer a su cargo después de advertir sobre el posible fracaso de las negociaciones para lograr un acuerdo que reduzca las emisiones de gases invernadero, cuando faltan pocas horas para que culmine el cónclave mundial.

La ministra planteó a los delegados que “Ustedes deben llegar a un acuerdo, deben comprometerse, deben cumplir ahora”. El hecho es que, tal como propone Chávez, la verdadera solución de los actuales problemas del hábitat humano (y no del “planeta”, como erróneamente se sugiere) pasa ineluctablemente por la superación del capitalismo y su cultura, real causa profunda de los desequilibrios climáticos. Copenhague, con sus aires de alzamiento mundial contra los poderosos y sus criminales intereses, podría ser un buen comienzo de una nueva etapa en esa lucha por la supervivencia de la humanidad.

El inefable gorilato hondureño

El gobierno de facto de Honduras muestra sus verdaderas intenciones profundas al iniciar ayer gestiones para retirar al país de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), a lo que el presidente legítimo, Manuel Zelaya, respondió acusándolo de haber hecho un mal manejo de fondos de ese bloque. Mientras, el Imperio sigue dando sus bendiciones a las elecciones espurias y al presidente surgido de esa farsa, y contribuyendo a lavarles la cara a los golpistas.

El embajador estadounidense en Honduras, Hugo Llorens, declaró: “Todo lo que ha hecho el presidente electo tiene el apoyo de los Estados Unidos… Las cosas que él ha estado trabajando, tanto el gobierno de unidad nacional, que es un elemento importante en el Acuerdo de San José-Tegucigalpa, como la amnistía, yo veo que es una cosa muy positiva para el proceso”.

La gran preocupación no declarada por el imperio y la oligarquía hondureña es la fortaleza adquirida por el Frente Nacional de la Resistencia. Por ello se desarrollan acciones con miras a minar su credibilidad, tildarlo de terrorista y carcomer su prestigio en el seno del pueblo, mientras los golpistas pretenden presentarse ante el mundo como blancas palomas que hablan de perdón, paz y unidad.

Dentro de ese guión, Micheletti acusó el miércoles a la Resistencia de matar a tiros a la hija de la periodista pro-golpe Karol Cabrera: “Sicarios de la resistencia son los asesinos de la niña de 16 años, hija de una compañera de trabajo”, declaró Micheletti. Los frentistas han respondido de inmediato:

“La Resistencia no tiene sicarios y le exige a Micheletti que pare de hacer acusaciones irresponsables e infundadas con las que fomenta la violencia y el odio…pedimos a Micheletti que, en beneficio de las paz de Honduras y en un acto de decencia, se excuse ante el pueblo por sus palabras calumniosas que sólo incitan a incrementar el asesinato de hondureños inocentes y valiosos”.

La falsa acusación del presidente de facto no hace sino confirmar la fortaleza del Frente en Honduras. De paso, los golpistas manejan los argumentos para seguir golpeando a los medios de comunicación populares que se niegan a callar frente a los desaguisados del régimen. Micheletti instó a esos medios a “terminar con la campaña de odio, de rencor y de deseo de ver más sangre en nuestro país”. Los identificó sin ambages como el Canal 36 de televisión y las radioemisoras Globo, Progreso y Uno, aliadas de Zelaya y del Frente.

La revolución hondureña, que ha entrado ya en proceso constituyente, provoca dolores de cabeza a los enemigos del pueblo.

* Analista de asuntos políticos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario