Jul 8 2009
487 lecturas

Política

Uruguay: Escenario del Frente Amplio después de las elecciones internas

Constanza Moreira* 

Hemos escuchado y leído innumerables análisis sobre el resultado de las elecciones (internas de los partidos políticos uruguayos) del domingo 28 de junio. La mayoría de ellos refiere a tres aspectos sustanciales de la elección: al de la participación electoral (cuánta gente fue a votar), al de los votos de cada partido y cada candidato, y al de la confección de la fórmula con la que cada partido competirá en la elección de octubre de 2009.
En primer lugar, hablemos sobre el porcentaje de gente que fue a votar. El resultado estuvo un poco por debajo de la participación electoral registrada en las internas de 2004 (46%), y bastante más de la registrada en 1999 (54%). Aun así, sigue siendo sorprendentemente alto, tratándose de una elección en la que no se decide ningún cargo nacional, y en la cual no es obligatorio votar. En la mayoría de los países que no tienen voto obligatorio, los porcentajes de participación electoral en elecciones en las que sí se votan cargos ejecutivos y departamentales, no alcanzan al 50%. Y si bien esto no es un consuelo para "mal de muchos", debe tomarse en cuenta para evaluar la cultura política de los uruguayos.
 
En principio, la cultura política "votadora" del uruguayo sigue estando presente, a pesar de que el sistema no la estimula mucho. La falta de facilidades que los organismos electorales competentes ofrecen para la renovación de la credencial cívica, el trámite del traslado, o el vencimiento muy anticipado en el año para obtener la credencial en los votantes por primera vez, nos muestra unas instituciones que piden mucho y dan bastante poco. No existió ni una sola campaña destinada a estimular el voto, ni siquiera a explicar en qué consistían estas internas, con la excepción de las pequeñas "cadenas" que realizó Andebu (empresarios radiales), pero que no ingresaron en los horarios centrales de los grandes medios.
Por otra parte, los locales para votar estaban muy mal acondicionados, poco preparados para los más ancianos y los discapacitados, y desafiaban a la más pura voluntad, en ausencia de cualquier estímulo institucional adecuado. Si nos queremos seguir jactando de la cultura política de los uruguayos, deberemos reflexionar seriamente sobre la falta permanente de incentivos que el sistema genera para que la gente se involucre en política. No todo puede ser una obligación cercada por innúmeras dificultades que debemos atravesar para cumplirla: el "voto que el alma pronuncia" debe ser un derecho garantizado con las facilidades que implica. Esto es algo que en la muy austera, exigente y poco amable cultura de los uruguayos (la del "sabremos cumplir"), debería ser revisado.
Así, los argumentos que no tienen fundamento científico se basan en "intuiciones" (olfato, experiencia, etcétera). Pero buena parte de las supuestas "intuiciones" no son más que prejuicios. Y son los mismos que anidan en el pensamiento elitista. Estos olvidan que para conquistar al electorado del país, primero hay que conquistar el del propio partido. Mujica lo hizo ya dos veces, y contra la voluntad de buena parte de las elites gubernamentales. Ganó en el Congreso y volvió a repetir victoria en la elección. ¿Se precisa algo más?
 
Al parecer sí, todavía se precisa más. Se precisa imponerle condiciones, cercarlo de equipos supuestamente "técnicos", sitiarlo con elites confiables (¿cuáles?), hacerle perder poder en la fórmula, antes siquiera de que la fórmula exista. Todo esto funciona como una suerte de "gabinete en la sombra", porque las negociaciones son secretas, funcionan por intermediarios, documentos escritos y reuniones cerradas.
La falta de confianza en las decisiones de las grandes mayorías, está, esta vez, afectando al propio Frente Amplio, en mucho mayor medida que al Partido Nacional, que no ha cuestionado ni una sola vez la virtud de tener un ganador que no representa, precisamente, el "centro" del partido.
 
Tampoco Larrañaga lo sometió a condiciones, por más que su votación lo acercara más a su contendiente, que lo que sucedió en el FA. Si la gente eligió a Mujica, ¿qué se le va a hacer? Se llama democracia, y así resulta. La gente elige lo que quiere, y no lo que le digan que debe elegir. La idoneidad "técnica", la confiabilidad, la "gente preparada", nunca fueron el fuerte del Frente Amplio, que debió enfrentar siempre su condición de primerizo, amateur e impredecible, como enfrentó la mayor parte de las izquierdas de América Latina en su llegada al gobierno.
 
Estos razonamientos sólo aíslan cada vez más al Frente Amplio de su propio electorado, y olvidan, por uno o varios días, que hay un montón de frenteamplistas (entre ellos, los que no fueron a votar) que quieren, por una vez en meses, escuchar que ya está bien, que ya pasó, que ahora hay un candidato y un vice (cualquiera sea), y que la cosa se va a poner a rodar, con todos juntos, hasta la victoria siempre.
* Politóloga uruguaya. Universidad  de la República
 

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario