Ene 22 2008
321 lecturas

Política

Venezuela / Colombia: – DETRÁS DE LAS PALABRAS

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Chávez ha adoptado una posición enérgica ante la agresividad del lenguaje de Uribe Vélez y de sus ministros Juan Manuel Santos, de Defensa, liberal de derecha y Fernando Araujo, conservador, Ministro de Relaciones Exteriores, quien se fugó en una acción heroica de los lugares de cautiverio en que lo tenían las FARC, pero que, lograda su propia liberación, por sus propios medios y asumiendo todos los riesgos, terminó sometiéndose a los rumbos del Ministro de Defensa y del gobierno Uribe, para decir que no se había fugado sino que había sido liberado por las fuerzas militares y el gobierno de Uribe. Tuvo como premio su nombramiento como Ministro de Relaciones Exteriores, en el que tiene sus primeros trajines y experiencias respecto de las relaciones exteriores de Colombia.

Por estás circunstancias sus declaraciones y documentos públicos no han logrado mostrar que comprende la realidad de las relaciones exteriores de Colombia con Venezuela u otros países.

Todo lo anterior ha radicalizado al país, al punto que los viejos partidos políticos, el Liberal, y el Conservador, sus distintas manifestaciones y sus grupos, así como otros de reciente vida política en la historia de Colombia se han pronunciado en respaldo al presidente Uribe y a su manejo de las relaciones de Colombia con Venezuela. Sin embargo, la mayoría de esas organizaciones partidistas respaldaron la operación del gobierno de Venezuela para rescatar a la doctora Clara Rojas, y a la ex parlamentaria Consuelo González.

Es evidente que el presidente Uribe en pronunciamientos políticos contradictorios y agresivos ha atacado permanentemente las relaciones y contactos del presidente Chávez con las FARC y ha expresado su desagrado por la elevada dimensión del respaldo del gobierno Chávez y del pueblo de Venezuela a la operación de rescate de la doctora Clara Rojas y la ex parlamentaria Consuelo González.

Estos hechos han exaltado el lenguaje agresivo de Uribe Vélez por el éxito de está operación. La prensa, radio y televisión, han corrido a respaldar a Uribe, al tiempo que no pueden ocultar la preocupación del tremendo daño económico que causaría a Colombia una ruptura con Venezuela tanto en lo político como en lo comercial, pues este país es el segundo comprador de productos colombianos del mundo.

Como parte del conflicto Uribe Vélez y Chávez y Venezuela, ha saltado vistosamente la presencia político-militar en Colombia del gobierno de Bush y de sus altos mandos militares.

Nos visitó el almirante Michael Glenn Mullen, quien, en compañía del Ministro de Defensa colombiano, se declaró “alarmado” por las millonarias compras militares del presidente Chávez. Subrayó que ese hecho ha producido una preocupación de diferentes gobiernos y “de hecho también para Estados Unidos” (…). Agregó que “de hecho, yo creo que a largo plazo tendrán un efecto desestabilizador”.

Obviamente ni el almirante gringo ni el ministro de defensa colombiano Santos, dicen cual es el número de militares en servicio y retirados gringos que operan en Colombia, ni a cuantos se elevan los miles de millones de dólares entregados por el gobierno Bush al gobierno Uribe Vélez para impulsar la guerra contra las FARC y ELN, las dos guerrillas sobrevivientes en Colombia.

Está es la realidad monda y lironda del sometimiento del gobierno Uribe a los dictados del gobierno Bush.

——————————

* Un despacho de ARGENPRESS, agencia de noticias independiente argentina

www.argenpress.info.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario