Jun 22 2011
528 lecturas

Política

Venezuela, El Rodeo / Las cárceles en el plan desestabilizador

Néstor Francia.*

Mientras transcurren las horas, el gobierno revolucionario continúa cada vez tomando el toro por los cachos y dominando con gran destreza la situación en la cárcel de El Rodeo, mientras la errática oposición sigue desvariando sin brújula, quedando ante el pueblo como un atajo de irresponsables que solo han querido sacar provecho político del asunto y no han aportado nada a su solución, más bien han echado leña al fuego, deseando ardientemente que haya muertos a granel, al punto de que hasta los han inventado con su canalla mediática.

Esta actitud opositora, que tiene mucho de criminal, solo será apoyada a fin de cuentas por los pocos idiotas embrutecidos por Globovisión y compañía, que le siguen siendo incondicionales. Por eso muchos de los que votan consecuentemente contra Chávez, están desencantados, no acuden a las convocatorias de sus supuestos líderes y seguramente tienen sus votos en remojo. No es que ahora sean chavistas, sino que tampoco se sienten representados por esa oposición mediocre e inepta políticamente.

Un ejemplo palpable de la actitud criminal de la canalla mediática, es El Nacional de ayer. Su primera plana es una real vergüenza. En primer lugar, su principal titular es una cita atribuida a un supuesto privado de libertad a quien identifican con el nombre de “Mario”. Por supuesto, como conocidos irresponsables que son, entrecomillan el titular para evadir su responsabilidad en el desaguisado.

He aquí la perla: “ ‘En la toma de Rodeo I hubo cuatro muertos’”, y luego viene el texto de llamado, manipulador y canallesco: “A Mario, liberado gracias a beneficios procesales, lo sacaron con una franela roja y una boleta de excarcelación escrita  a mano. ‘Vi atropellos, muertes, patadas, golpes’, dijo al recordar lo que vivió desde el motín y la toma militar”. Es decir, los mafiosos de El Nacional dan una información sesgada y evidentemente falsa (todo el mundo ha visto como han sido tratados los reclusos liberados y ha conocido las declaraciones de los familiares que han formado parte de las comisiones que entraron a El Rodeo I) usando como vocero a un sujeto a todas luces ficticio. Periodismo de cloaca, no se puede llamar esto de otra manera.

Pero además atentan contra el diálogo que promueve el Gobierno. En otro subtítulo afirman que “Dudan de la oferta de diálogo”, y acompañan esta infamia con un texto que reza: “Los internos sacaron sábanas blancas por las ventanas, cantaron el Himno Nacional y gritaron consignas como ‘queremos paz’. Sin embargo, no era una señal de que deponían las armas: ‘No queremos salir porque no nos garantizan la vida’, afirmó un reo”. Es clara la intención de convertir a los “pranes” en héroes, a estos mafiosos que atentan contra la vida y la dignidad de sus propios compañeros de reclusión, y de dibujarlos como unos angelitos y como las víctimas, a los asesinos de los guardias nacionales, a los victimarios.

Entretanto, el Gobierno Bolivariano sigue actuando con firmeza y al mismo tiempo con absoluto respeto a los derechos humanos, incluso los de los alzados en armas. El ministro Tarek El Aisami, al cual el insignificante Enrique Ochoa Antich ha “exigido” la renuncia, informó que cuatro comisiones conformadas por familiares de los privados de libertad de El Rodeo I se encuentran en los distintos penales (Tocorón, Puente Ayala, Uribana y Yare II) para constatar el estado de salud de los reclusos:

 “Las familias están en los penales, verificando que no ha habido ningún tipo de maltrato, ni negación de derecho. Verificando cuáles son las personas que fueron evacuadas transitoriamente, porque queremos que sea la propia familia quien valide esa información…Rechazamos la información que fue publicada en los medios de comunicación privados, que hablaban de 37 a 40 muertes y que generó caos entre las familias. El gobierno ha ido desmontando esa opinión y ratificó que en la toma de El Rodeo I sólo murió un interno y dos Guardias Nacionales”. La mentira tiene patas cortas y al final, como decíamos en nuestro análisis de ayer, “En la medida en que se vaya superando la difícil situación suscitada en la cárcel de El Rodeo, una vez más quedará en evidencia ante el país quiénes han actuado responsablemente y quiénes han tratado de aprovechar el asunto para repetir sus constantes errores  producidos por la obsesión antichavista, y por sus mil veces demostradas torpeza y carencia de inteligencia política. De este suceso, saldrá favorecido al final el gobierno de Chávez y crecerá el descrédito de los opositores”.

Se va conociendo igualmente las iniquidades de esa escoria que son los “pranes”. El ministro informó que durante la toma de El Rodeo I se reveló que algunos privados de libertad no habían recibido asistencia médica porque los jefes de la mafia en el penal se lo impidieron: “Había un interno que tenía una herida y este grupo no permitía que se le brindará asistencia médica. Cuando tomamos el penal logramos que se les brindará atención médica especializada a seis internos y 18 fueron llevado al CDI”. Comentó que en El Rodeo I, unos 200 internos no habían podido salir a recibir las medidas sustitutivas de libertad porque tenían que pagar vacunas a los capos del penal.

Por su parte, la defensora del pueblo, Gabriela Ramírez señaló ayer cerca del 90% de los más de 1.000 privados de libertad que se encuentran en las instalaciones del Centro Penitenciario El Rodeo II están bajo fuerte presión y obligados a permanecer allí por los jefes de las mafias. Ramírez, exhortó a estos líderes negativos, apodados “Yofre” y “Oriente”, a deponer su actitud violenta y entregarse a las autoridades, debido a que todos sus derechos serán plenamente respetados. Lo que pasa es que esto sujetos deben estar fuertemente drogados, además de que son sujetos que desprecian completamente la vida, incluida la suya propia. No les importa morir, por eso es difícil que se entreguen fácilmente. Pero finalmente lo harán, presionados por el hambre, la sed y el cansancio. Las autoridades solo tienen que hacer lo que están haciendo. Permanecer allí con firmeza y al mismo tiempo con paciencia, para proteger a los otros reclusos y a sus familiares, y garantizarles sus vidas.

Por otro lado, ayer nos referimos al grave problema del tráfico de armas en los penales y a la necesidad de enfrentarlo en profundidad. Otras voces de la Revolución se han escuchado en ese sentido. El miembro de la comisión permanente de Cultos y Régimen Penitenciario, diputado Juan Soto, informó que mañana miércoles la comisión de la Asamblea Nacional iniciará las interpelaciones para conocer cómo ingresan armas a las cárceles venezolanas: “El miércoles debemos comenzar las interpelaciones porque la comisión tiene que reunirse ese día; estoy seguro que la presidenta y 6 diputados de esta comisión queremos que la verdad salga a relucir”. El parlamentario del PSUV expresó que van a presionar también para que se hagan todas las investigaciones necesarias: “No se puede permitir más nunca que entre un arma a una cárcel y el funcionario, sea quien sea, debe ser castigado”.

También el diputado del PCV Yul Jabour, miembro del Buró Político del Comité Central de ese partido, llamó a realizar una profunda investigación de las causas y responsabilidades que puedan existir en la internación de armas y drogas a los penales: “Nosotros estamos planteando que haya una investigación a fondo de los custodios y efectivos responsables de la seguridad penitenciaria y que vaya orientada a depurar los equipos de custodia de las cárceles. Se ha encontrado una alta cantidad de drogas y armas y allí tiene que haber una complicidad”.

Mientras tanto, se hace cada vez más evidente que por detrás de los motines carcelarios no están solo los reales problemas de los privados de libertad, sino la acción de factores políticos opositores que tiene allí uno de los frentes de la desestabilización. No es ni siquiera necesario que un supuesto preso anónimo, como el que mostró VTV, diga esto para que lo infiramos. Según informes no confirmados, ayer los reclusos de la cárcel de La Planta, ubicada en El Paraíso, iniciaron una huelga de hambre como medida de protesta “en solidaridad” con los privados de libertad de El Rodeo I y II, luego de la intervención practicada por la Guardia Nacional el pasado fin de semana.

Se dice que los trabajadores del penal fueron desalojados por medidas de seguridad y, de acuerdo al testimonio de una funcionaria, “que no quiso ser identificada”, están siendo amenazados por los presos. Esto lo informó la escuálida Agencia Carabobeña de Noticias, por lo que la “noticia” no puede tener mucha credibilidad. Cierto o no, estas acciones, y si no las falsas informaciones, son cocinadas en laboratorios que impulsan el plan violento y desestabilizador llamado “Plan 2012”. También hubo protestas absolutamente minoritarias de unos pocos “familiares de presos” (¿lo serán todos?) en los alrededores de Miraflores.

Uno se pregunta ¿Por qué aparecen de repente estos focos cuando todo anuncia una pronta solución? ¿Apunta esto a enturbiar lo que a todas luces tiende a convertiré en una victoria del carácter democrático y positivo del Gobierno de Chávez?

Finalmente, no podemos dejar de referirnos a las declaraciones del vocero imperial Arturo Valenzuela, secretario de Estado adjunto para Asuntos Hemisféricos de Estados Unidos: “Venezuela no debería quedarse rezagada en los esfuerzos en la región para combatir el crimen organizado, la violencia y los carteles de la droga que están afectando a América Central”. El secretario adjunto para temas de drogas en el Departamento de Estado, William Brownfield, afirmó que se trata de una responsabilidad compartida para “hacerle frente a fronteras permeables, instituciones débiles, sistemas carcelarios que no funcionan, poderes judiciales corruptos. El concepto es apoyar programas para responder a esas vulnerabilidades”.

Estas declaraciones se produjeron en el marco del viaje de la Secretaria de Estado Hilary Clinton a Guatemala y Jamaica para atender la próxima reunión del Sistema Centroamericano Estratégico (SICA). Como se sabe, el pretexto de las drogas, de las cuales Estados Unidos es el mayor productor y consumidor, es utilizado por el imperio para intervenir política y militarmente en los asuntos internos de los países de América Latina.

Venezuela, en ejercicio de su soberanía, descartó hace años la tutela de la DEA (Drug Enforcement Administration) y sacó a nuestro país de esa órbita de intervención yanqui. Por supuesto, nuestro país soberano está muy lejos de volver a caer en tan siniestras manos.

* Periodista.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario