Jul 7 2010
596 lecturas

Opinión

Venezuela: la “ley del embudo” en el nombre de Dios

Néstor Francia.*

Han levantado revuelo los justos ataques del presidente Chávez al señor Urosa Savino, cardenal de la iglesia católica. Le decimos “señor”, y no “monseñor”, para dejar en claro que Urosa no es más que un ciudadano cualquiera, al menos para quienes no profesamos la fe católica. Es decir, dentro de su Iglesia, es una autoridad, fuera de la misma carece de ella. Cuando Chávez habla de él, se está refiriendo al personaje que participa en la dura batalla política que se libra en Venezuela, como un político cualquiera, que no puede escudarse detrás de su sotana para conspirar y mentir a su antojo.

En realidad, Urosa es un burgués más, y un troglodita, o sea un cavernícola, metafóricamente hablando, un partidario de ideas caducas y primitivas. 

Los curas de la cúpula piensan que Chávez no tiene derecho a opinar sobre las decisiones de la Iglesia (lo dijo el secretario general de la Conferencia Episcopal Venezolana, señor Jesús González Zárate), aun cuando, según entiendo, el presidente es católico. Es decir, la Iglesia opina sobre las decisiones de los demás (el pueblo ha decidido hacer la Revolución), pero los demás no pueden opinar sobre las suyas: es la ley del embudo en el nombre de Dios.
 
Por supuesto, también la canalla política ha puesto el grito en el cielo. Claro, se trata de defender a uno de los suyos, a un derechista redomado, a un representante político de la oligarquía, a un manipulador fariseo y enemigo del pueblo. Pero algo de culpa llevamos nosotros. Los revolucionarios venezolanos, en general, no hemos tenido el valor político suficiente para desenmascarar plenamente ante el pueblo a una de las instituciones más putrefactas y reaccionarias de la historia, la Iglesia Católica, Apostólica y Romana

La Iglesia romana en la historia

¿Conoce acaso el pueblo la historia criminal de esta institución? ¿Se ha preocupado el partido de hacérsela conocer al pueblo? (en realidad, es directamente su responsabilidad, y no del gobierno) ¿Debemos nosotros recordarle al partido esa historia siniestra? Solo de pasada, he aquí una somera enumeración de algunas de sus tantas iniquidades, después de convertirse en sempiterno factor de poder mundial (desde que los emperadores romanos convierten el cristianismo en religión estatal en el  <a href="http://es.wikipedia.org/wiki/Siglo_IV">siglo IV<a/> y los “herejes” empiezan a considerarse enemigos del Estado), siempre al lado de los ricos —los curas que se han ubicado al lado de los intereses del pueblo son la excepción que confirma la regla:

Puntal del feudalismo, cortesana de los reyes y los nobles durante la Edad Media

Creadora y cruelísima ejecutora de la “Santa Inquisición”, institución católica altamente represiva, ducha en torturas y asesinatos, defensora de los intereses políticos y económicos de la Iglesia, para entonces aliada del poder feudal y latifundista, dueña de grandes cantidades de tierras que explotaban para beneficio crematístico de sus jerarcas

Activa partícipe en la conquista y la colonización de América, santificadora del genocidio llevado a cabo por el Imperio Español, que diezmó a la población aborigen, además de puntal en la transculturización impuesta a sangre y fuego.
Enemiga jurada de la causa independentista de América (hubo, al igual que en el período colonial, honrosas excepciones, que no absuelven a la jerarquía católica), aliada incondicional de la corona española

Colaboradora de los nazis y cómplice por omisión, durante el papado de Pío XII, el “Papa de Hitler”, aristócrata de cuna y reconocido antisemita que reinó en la Iglesia desde 1939 hasta su muerte en 1958

Aliada a todas las causas contrarrevolucionarias del mundo, enemiga jurada del socialismo y del comunismo, defensora del capitalismo y vendedora de la baratija del “capitalismo con rostro humano”.

Implicada en asquerosos negocios de corrupción (recordar el Banco Ambrosiano) y vinculada a la mafia italiana.

Activa participante en el golpe de Estado de 2002 en Venezuela y en el sabotaje petrolero de 2002-2003.

Y para rematar, bazofia moral, desde donde se ha practicado y ocultado la pedofilia masiva

Se dice que la Iglesia ha pedido perdón por sus “culpas” del pasado. En primer lugar, hay culpas que no tienen perdón. En segundo lugar, nada hace con pedir perdón quien sigue cometiendo desafueros. La mayoría de los hombres desconoce la historia siniestra de la Iglesia Católica ¿Hasta cuándo mantener a los pueblos en la oscuridad? ¿Por qué se sigue considerando a este nido de ratas que gobierna en El Vaticano, un grupo respetable y tan beligerante? Todavía tenemos mucho de colonizados, Guaicaipuro debe estar revolviéndose en su tumba.

Por cierto, el golpista y adeco con sotana Baltasar Porras insistió ayer en seguir difundiendo la posición política opositora de la Iglesia, al sostener que las palabras del Presidente Chávez contra el Cardenal “demuestran el desespero y una táctica que consiste simplemente en insultar” e invitó a “ver la situación real del país, la pobreza en la que estamos sumidos, la violencia que padece la población venezolana a todos los niveles y todas las maneras de corrupción que están saliendo a la luz pública, que son los verdaderos problemas que simplemente se quieren tapar”.

El troglodita Porras agregó que el pueblo venezolano está “sufriendo y padeciendo”, y que lo que el Cardenal ha dicho “y lo que hemos repetido en diversos documentos de la Conferencia Episcopal no es sino un llamado de atención a toda la población venezolana para que construyamos una sociedad en la que quepamos todos”. Es el verbo y el programa de Primero Justicia.

Luna de miel, qcuidado con la hiel

Juan Manuel Santos anda de luna de miel con los gobiernos de Venezuela y Ecuador. Nosotros, inteligentemente, estamos siguiéndole la corriente. Al fin y al cabo, Chávez y nuestro gobierno son sinceros amigos de la paz, del pueblo de Colombia y siempre hemos tratado de que las oligarquías no nos dividan para su provecho.

Estamos dispuestos al diálogo y al entendimiento en el terreno de la diatriba internacional. Es correcta esa disposición y si se da el caso, será correcto sentarse a conversar con el nuevo gobierno de Colombia. Claro, sin olvidar jamás el cuento de la rana y el escorpión.

En el carácter de nuestros enemigos están siempre latentes la traición y el engaño. Hablemos con Santos si se da la oportunidad, sin dejar de tener el ojo puesto en el puñal que esconde tras de sí.

* Analista de asuntos políticos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario