Nov 26 2012
749 lecturas

OpiniónPolítica

Venezuela: la política, las patrañas y los derechos humanos

Una de las más asquerosas ollas mediáticas montadas por la oposición en esta repetida historia de canalladas es la que se refiere a la presunta violación de la corrupta presa, ex jueza María Lourdes Afiuni en el INOF. El escándalo es convenientemente asomado pocos días antes de la celebración, ayer, del Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer. | NÉSTOR FRANCIA.*

 

Aunque todo apunta a que se trata de una farsa, ya la canalla mediática y los voceros políticos de la derecha están estableciendo la matriz de que se trata de un hecho cierto, sin que haya habido ninguna investigación ni comprobación. Es un viejo método que ensayan una y otra vez.

 

Los hechos se ubican en el terreno del absurdo y cuando se combinan dejan en claro que se trata de una patraña, como por ejemplo que la supuesta violación no ha sido denunciada oficialmente ante ningún ente del Estado, sino a través de una entrevista en un libro cuyo título es bastante transparente en sus intenciones: Afiuni, la presa del comandante, del periodista reconocidamente antichavista Francisco Olivares, conocido ollero del diario ultraconservador El Universal, y en los medios de la canalla.

 

Otros indicios apuntan a la cocción de una olla pestilente. El hermano mayor de la juez reaccionó el viernes tras “enterarse” de la “violación”. Nelson Afiuni declaró:
“Estamos consternados, no sé qué decir. En la familia no sabíamos que hubiera pasado algo así, adicional a todo lo ya monstruoso que le sucede”

 

¿O sea que esta señora se confiesa ante un periodista sin haberle dicho nada a su familia más cercana? ¿Es esto creíble? ¿Por qué no denunció la “violación” ante las autoridades y de repente sí lo hace en una entrevista? ¿Tiene esto algún sentido?

 

Otra más
El abogado de la jueza corrupta dijo que el asunto se mantuvo en secreto hasta ahora “por recomendación de psiquiatras” que consideran que “ventilar públicamente algo así se convierte en una segunda violación”
¿De pronto la corrupta desconoce a sus psiquiatras y se somete públicamente a una “segunda violación”? ¿Quiénes son estos psiquiatras y que dirían ahora cuando la “víctima” no solo los habría desacatado sino que lo hace en medio de un show mediático?

 

El abogado sinvergüenza no tiene empacho en reconocer el origen de la “denuncia” y manifiesta ladinamente su confianza en que “el Ministerio Público ya tenga conocimiento por medio del libro y medios de comunicación e inicie la investigación del hecho”
¿Dónde se graduó este pirata de abogado? ¿Acaso el Estado debe actuar según las declaraciones de un libro y unos medios, sin que exista ninguna denuncia oficial?

 

Pero el rábula además asoma claramente la intención última que subyace en esta trama macabra cuando afirma que Chávez es el “culpable de lo sucedido” a Afiuni y añade que el gobierno tenia conocimiento del abuso sexual a la jueza Afiuni y que por todo ello él es el culpable ¿Están nuestra autoridades conscientes de la gravedad de esta acusación o una vez más pecaremos de débiles y hasta pendejos?

 

Este sujeto está acusando al presidente de ser cómplice de la violación de una mujer ¿Tendrán algo qué decir sobre esto la Procuraduría General de la Nación y, en general, las autoridades judiciales del Estado?
¿Basta con declaraciones necesarias pero de algún modo solo defensivas? La ministra para la Mujer, Nancy Pérez, declaró:
“A mí no me ha llegado ningún tipo de denuncia de violencia contra la jueza. En caso de que nos llegue, actuaremos en consecuencia”
¿Es esto suficiente ante la gravedad de la calumnia?

 

Nos parece más apropiado lo que asomó quien fuera directora del INOF (2009-2011), Isabel González, quien señaló que “Somos los primeros interesados en que se aclare esta situación e informamos que solicitaremos el inicio de un procedimiento penal, civil y administrativo por difamación e injuria”.

 

Ojalá que no se quede esto en palabras y que incluya a todos los involucrados en este inaceptable montaje basado en una cadena de falsedades que constituyen una situación sumamente grave. Tal como añadió González, “En ese libro ella cuenta que durante su permanencia en el INOF fue víctima de maltratos y una supuesta violación; todas esas acusaciones son falsas, se trata de señalamientos graves que vulneran la dignidad humana y que han provocado una grave conmoción y preocupación entre las privadas de libertad y sus familiares”.

 

Por su parte, la directora de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos del Ministerio para el Servicio Penitenciario, Laila Tajeldin, señaló algo importante:
“Esta campaña forma parte de una matriz de opinión internacional contra Venezuela en la que participan activamente ONG vinculadas al tema penitenciario para acusar al gobierno venezolano de propiciar y permitir la violación de derechos humanos, lo cual no hace más que servir a los intereses del gobierno de Estados Unidos”.

 

Ahora bien, hay otros personajes y medios que se han hecho cómplices de esta grave injuria. En una nota en su página-web, el medio golpista Globovisión da como un hecho la canallesca denuncia:
“La diputada de la Asamblea Nacional, María Corina Machado, acompañada por Mary Montes y la profesora Gloria Cuenca visitaron este sábado a la jueza María Lourdes Afiuni para solidarizarse y manifestarle su apoyo luego de que se conociera sobre los abusos a los que fue sometida durante su reclusión en el  Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF)”.

 

Sumemos este delito al expediente que habrá que exhibir cuando llegue a su fin la concesión que detenta este canal contrarrevolucionario, que suponemos no será renovada, lo cual es un reclamo de la dignidad nacional.

 

También Machado incurre en la grave acusación de que el Presidente es cómplice de la “violación”: “Queremos decirle al Presidente, sabemos que usted sabía desde hace mucho tiempo la realidad de Afiuni. Nos indigna como el Presidente ha utilizado a mujeres venezolanas como verdugas en los distintos poderes que violan los derechos de la doctora Afiuni”.

 

Otros factores políticos de la derecha se han sumado el grotesco espectáculo, como el Frente Femenino del partido Copei. Las copeyanas emitieron declaraciones donde se “solidarizan” con Afiuni y afirman que “justamente hoy la defensora del pueblo, Ramírez habla de la violencia de género, dice que quiere ver que el tema, en contra de la violación, coja calle, pues ahí estaremos”.

 

Precisamente ayer, con motivo de la celebración del Día de la No Violencia contra la Mujer, entraron en escena los curas inmorales de la jerarquía católica. El burgués con sotana, cardenal Jorge Urosa Savino, manifestó en una entrevista al diario El Carabobeño que “la Iglesia Católica exige una investigación contra las agresiones físicas de las cuales fue objeto la jueza María Lourdes Afiuni y pide se castigue a los culpables”. Es este canalla quien debería ser castigado por sus ofensas, pero eso se dificulta porque hemos acostumbrado al pueblo a que se le dé autoridad a las sotanas.

 

Es en momentos como este que recordamos al poeta Jorge Luis Borges, quien alguna vez dijo: “Soy ateo, gracias a Dios”. A la calumnia se sumó también, faltaba más, otro cura fariseo, Ovidio Pérez Morales.

 

Aquí lo que está siendo realmente violado es la Constitución, las leyes, la ética y la dignidad del pueblo. Uno siente, por una parte, asco frente a eso, por otro lado cierta amargura ante la impunidad con que actúa esta caterva de cuervos asquerosos.

 

Cambiando de tema (es un decir)
El perdedor Henrique Capriles cuestionó a Chávez argumentando que el Jefe del Estado no ha cumplido con las promesas que le hizo al pueblo durante el desarrollo de su campaña electoral:
“¿Dónde está el Presidente de la República? Sería bueno que ahora que terminó la campaña y el pueblo se expresó el 7 de octubre, respondiera por las viviendas prometidas, los empleos, la seguridad. Ahora se escondieron”

 

¿Qué le pasa a este desubicado? En primer lugar, el ignorante (¿o farsante?) debería saber que el nuevo período presidencial ni siquiera ha comenzado y no comenzará hasta el 10 de enero de 2013. Ya pedir cumplimiento de promesas a poco más de un mes de las elecciones es una estupidez; mas: la desubicación temporal la agrava. Pero es que además Chávez está cumpliendo a cabalidad su primera oferta electoral, que antecede a cualquier otra acción del nuevo período: el debate nacional sobre el Programa de la Patria 2013-2019, que terminará de conformar la hoja de ruta para ese período presidencial. Por eso es que esos majunches están como están.

 

Claro, Capriles está en una tarea que se le ha puesto cuesta arriba después de su resonante derrota electoral de octubre, la de mantener viva su ficción de liderazgo. Porque además ahora tiene competencia de muchos que hasta le están haciendo la cama, como Antonio Ledezma, quien se anda vendiendo como el paladín del radicalismo opositor, siempre pensando en sacarle la alfombra a Capriles de cara a las elecciones de 2019.

 

El alcalde Metropolitano de Caracas y coordinador de la MUD en apoyo a los comandos regionales para las elecciones del 16 de diciembre, volvió a cargar con pretendida dureza contra el Consejo Nacional Electoral y el Gobierno nacional, en entrevista para el semanario La Razón:
“El ventajismo es una forma de fraude. Hay quienes llaman al cochino marrano, otros lo llaman porcino. Pero, cochino es cochino aunque tenga el rabo escondido… Fraude es fraude aunque lo edulcoremos… por eso es que yo hablo de las rectoras del gobierno, porque ellas no actúan con apego a las normas que deben respetar… el CNE favorece descaradamente las tendencias del gobierno”.

 

¿Qué irá a inventar el adeco reencauchado si se cumplen el 16-D los oscuros pronósticos para la oposición? Algo hará, porque tampoco se va a salir de esa pelea de perros donde están en liza unos cuantos contrarrevolucionarios más.
——
* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario