Nov 17 2009
446 lecturas

Opinión

Venezuela, sobre la abstención en el PSUV

Néstor Francia.*

Por ahora son rumores que hubo una elevada abstención en la elección de delegados al Congreso del Partido Socialista Unificado de Venezuela, pero no deben pasar por alto con miras a los comicios de 2010, en especial considerando el análisis políticos atribuido al diputado Tascón. La historia enseña que cada error nos fue y nos será cobrado.

Mientras se extienden los rumores de una alta abstención en las elecciones de delegados para el Congreso del PSUV, se produce silencio en torno a las cifras por parte de la dirección del partido. Esto hace pensar, por supuesto, que los rumores tienen algo de cierto. Claro, si es así, el silencio se justifica: no se le puede estar dando armas al enemigo pecando de ingenuidad o de excesivo candor, la política mediática no funciona así: es un juego con más de diabólico que de angelical.

Pero si no, si la participación fue satisfactoria ¿por qué ocultar los números? En todo caso, a nosotros no tiene que preocuparnos tanto, en este caso, lo que puedan decir los adversarios, sino más bien lo que la supuesta alta abstención significaría para nosotros mismos.

En las venideras elecciones parlamentarias será decisiva la acción de la maquinaria electoral, su capacidad de movilización para la campaña y para la dinámica del voto. Esa fue una de las grandes diferencias, ya lo hemos dicho, entre el resultado de la Reforma en el 2007 y el de la Enmienda en el 2009. En este último caso, el PSUV y los aliados, junto a los frentes sociales, se convirtió en una avalancha, en el partido agitador y movilizador que requerimos, tomando las calles, los barrios, los campos, en una acción que desembocó en la gran victoria del 15 de febrero pasado.
 
Por eso mismo es preocupante que haya habido una alta abstención el pasado domingo, si es que esto se confirma. La dirección del PSUV debería abocarse a un análisis de este hecho que parece haberse producido, según los indicios de los que disponemos. El año 2010 tenemos que mover cada voto posible y convertirlo en voto concreto.

En el análisis de comportamiento electoral atribuido ayer a Tascón (lo que el diputado hasta ahora no ha desmentido) hay cosas interesantes, a partir de resultados reales, desde 1998, que allí se presentan. Tascón está previendo una victoria numérica de la oposición el año que viene. A este respecto, primero hay que decir que cada elección se da en un contexto diferente. Vimos como de una año para el otro perdimos la Reforma y ganamos la Enmienda. Por otro lado, la nueva Ley Electoral hace que aun con menos votos, según los mismos números de Tascón, tengamos más diputados, por la sencilla razón de que iremos unidos y ellos no.

Sin embargo, el análisis de Tascón (de confirmarse que es suyo) no puede ser despachado sin una mínima consideración, sobre todo para quienes, como nosotros, no somos electoreros sino que nos preocupa más el tema de la conciencia del pueblo y la solidez ideológica y política del movimiento popular. En ese sentido mencionaremos algunos temas que ya hemos tratado. No hay que leer el presunto análisis de Tascón para saber que la fuerza de la revolución ha decaído en sectores de la clase media baja y aun en ciertos sectores más pobres (la derrota electoral en el municipio Sucre de Caracas es prueba de ello).

El otro día comentábamos con un camarada el hecho de que unos cuantos de los nuestros han saltado la talanquera de aquí para allá, y muy pocos en sentido contrario ¿Es este un problema nuevo? Claro que no, ya lo señalábamos en un artículo nuestro del año 2006

"…la revolución no se ha traído ni a uno más consigo, no suma, no convoca a esos decepcionados, no los atrae, no los enamora. Los principales responsables de esta incapacidad de crecimiento son las incongruencias de las políticas comunicacionales y los mensajes que surgen desde los factores más sectarios del chavismo, que se han visto reforzados por acontecimientos recientes. Los que abogamos por políticas comunicacionales de mayor amplitud y por una apertura más clara hacia las clases medias que sin ser chavistas (no tienen por qué serlo), no están comprometidas ni con el golpismo, ni con el pasado, ni con actividades antidemocráticas, estamos en desventaja dentro de quienes apoyamos al gobierno. Está ganando terreno lo que no suma, sino que más bien resta. Pero esos errores serán cobrados por la invencible realidad y tal vez, ojalá, vendrá entonces la gran reflexión que muchos estamos reclamando en el seno del proceso revolucionario"
(Reporte 18/09/06).

En realidad, poco más de un año después, fueron confirmados nuestros temores. Entonces acertamos a medias: el 2007 la invencible realidad nos cobró parcialmente algunos de nuestros errores, pero la gran reflexión ni se dio ni se ha dado. Ese año 2007 volvimos sobre el tema, después de que perdiéramos importantes espacios en las elecciones regionales (lo que hoy nos pesa en estados como el Táchira, que se nos fue de las manos):

“Muchos de quienes votaron ‘No’ el domingo no son antichavistas, sino que fueron confundidos por la prédica de la ‘perpetuación’ de Chávez en el poder. Ayer decíamos, sin embargo, que el crecimiento de la oposición se da sobre  todo en el seno de las clases medias bajas. Estos sectores están sintiendo, sea cierto o no, que la Revolución les ha dado pocos beneficios: son los que más sufren con la inseguridad (asaltos, atracos, robo de vehículos, etc.); sienten la inflación en mayor grado que los más pobres, pues no son tan asiduos de instrumentos como Mercal y PDVAL; En Caracas, por ejemplo, son ellos los que deben vivir saltando de hueco en hueco, mientras siguen padeciendo, a pesar de los esfuerzos hechos, con el problema de la basura.  Es aquí donde debemos entrar en el debate sobre la eficiencia, la cual no puede lograrse al estilo burgués, apelando tan solo a la llamada ‘buena gerencia’, sino al estilo revolucionario, profundizando y extendiendo el poder popular”.
(Análisis de Entorno, 18/02/09)

Cuando juntamos malas políticas comunicacionales con desmovilización popular (burocratismo, abstención) e ineficiencia gubernamental, resulta un peligroso cocktail para la revolución. Chávez se ha quejado varias veces de estas fallas ¿Alguien lo escucha?

En fin, a ponernos pilas, el mandado de 2010 está aun lejos de estar hecho. Repitamos lo que dijimos en 2007, poco antes de la derrota de la Reforma: “Si una parte del voto chavista se abstiene, estaremos en problemas” (Análisis de Entorno, 28/11/2007)

La escena hondureña y el encordado en Colombia

En Honduras, sigue montándose la escena para el "show" del 29 de noviembre. Un representante del Poder Electoral ilegítimo de allá declaró: “Queremos manejar ese tema de la observación con mucha prudencia y también con mucha reserva, tenemos 250 personas de alta calidad moral, de fundaciones y de personas que son referentes en cada uno de sus países con un peso específico dentro de su comunidad”.

Por su parte, un portavoz del Partido Nacional, primera fuerza de oposición golpista, indicó a la prensa que ese instituto ha invitado a unos 100 observadores, entre ellos los ex presidentes Jorge Quiroga (Bolivia), Armando Calderón y Alfredo Cristiani (El Salvador); Vinicio Cerezo (Guatemala), Vicente Fox (México) y Alejandro Toledo (Perú). También la Internacional Liberal ofreció el sábado pasado, a través de su presidente, el eurodiputado holandés Hans Van Baalen, enviar observadores a los comicios en Honduras. Toda la derecha mundial estará allí auspiciando el montaje político que ayudará al Imperio y a sus aliados a bendecir el fraude electoral.

En cuanto a la situación con Colombia se sigue demostrando como las “denuncias” de la oligarquía colombiana y sus aliados derechistas en el mundo no son más que infundios como parte del guión agresor.

El general de la Guardia Nacional Bolivariana Orlando Mijares, comandante regional del estado Amazonas, fronterizo con Colombia declaró que los cuatro efectivos detenidos y deportados por Colombia “Fueron abordados por elementos de la fuerza militar colombiana (…) en el río Meta. El río Meta son aguas internacionales” . Y el ministro de Interior y Justicia Tarek El Aissami, desmintió informaciones sobre un avión Boeing que supuestamente salió de Venezuela y habría aterrizado en una pista improvisada en África con una carga de cocaína y otros productos ilícitos: “No sabemos cual es la intención y el propósito de decir que ese avión había salido de Venezuela”. Sin comentarios.


* Analista de asuntos políticos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario