Dic 19 2009
503 lecturas

Política

Venezuela: voces en Dinamarca (y en el Caribe)

Néstor Francia.*

Chávez ha develado nuevos elementos en torno a las amenazas imperiales contra Venezuela. El presidente dijo:
“El reino de los Países Bajos está preparando junto al imperio yanqui de Estados Unidos una agresión militar contra Venezuela. Estoy poniendo el dedo sobre el Reino de los Países Bajos, es decir, estoy acusando al Reino de los Países Bajos de estar preparando junto al imperio yanqui una agresión contra Venezuela”.

Curazao es conocido como una especie de gran base gringa desde la cual se podría actuar militarmente contra nuestro país. Chávez agregó que el reino de los Países Bajos debe reconsiderar los territorios que tiene en el Caribe, “que ya deberían ser estados independientes”. Al afirmar que el Imperio está ocupando Aruba y Curazao para preparar una agresión contra Venezuela, añadió: “Quisiera ver qué dice la Unión Europea sobre eso”.

No hay duda de que Estados Unidos ha venido creando una especie de tenaza contra Venezuela que incluye la presencia militar en Colombia y en el Caribe, sumado todo ello a la capacidad de la IV Flota.

La presencia de Chávez y Evo en Copenhague introduce un cambio de calidad en aquellos debates, pues sus intervenciones apuntan a señalar el meollo del problema. Nuestro presidente ha dado en el clavo al afirmar:

“Hoy estamos al borde del abismo, mañana pudiera ser demasiado tarde para la vida humana en este planeta. Por eso hoy tenemos que actuar con más urgencia, con mayor pasión, con mayor voluntad, con mayor capacidad estratégica para derrotar al capitalismo”. De esta manera desemboca Chávez en la definición del asunto del cambio climático no como un tema de “buena voluntad” o de valores “humanitarios”, sino como un tema netamente político, que forma parte del desarrollo de la economía, la sociedad y la cultura capitalista.

No hay ninguna oportunidad de salvar a nuestra especie de su extinción si no se produce una revolución mundial que cambie todos los paradigmas de explotación de los recursos naturales, de la producción de bienes y de consumo de los mismos, lo cual solo será posible con la transformación de las relaciones de producción y la creación de una nueva civilización humana basada en los valores del socialismo.

El cambio climático es, tal como afirmó Lula, el principal problema actual de la humanidad. Se trata de un proceso de extinción. Sin embargo, pareciera que a los líderes de las grandes naciones capitalistas esto no les importa y ahora tratan de montar un "show" mediático para ocultar sus despropósitos.

El ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez opinó que los países ricos disfrazan las discusiones con visos democráticos, cuando en realidad un pequeño grupo de los poderosos se ven en conciliábulos cerrados, con formatos de negociación paralelos y excluyentes. Son los típicos usos excluyentes de la oligarquía que tanto conocemos los venezolanos en todos los aspectos de nuestras vidas. Rodríguez adelantó que mañana, en la jornada final de la cita cimera, se efectuará un evento supuestamente interactivo para el cual existe una selección de jefes de Estado o gobierno que podrán intervenir, mientras el resto serán espectadores.

Señaló que habrá sin dudas un gran despliegue mediático para informar a la opinión pública lo que convenga y esconder lo que no. Es previsible un "show" con algunos gobernantes que todavía no están aquí, anotó en referencia implícita a Barack Obama. La propiedad de estas declaraciones del canciller cubano queda clara cuando leemos un resumen de información de agencias de prensa internacionales en torno a la llegada de Obama a Copenhague publicado en Aporrea:

“Tras días sin grandes avances, los negociadores de la Cumbre de Copenhague confían en que el inicio de las reuniones al más alto nivel sirva para impulsar un acuerdo. Y entre los jefes de Estado y de Gobierno que han aterrizado en la capital danesa centra miradas y esperanzas Barack Obama”.

 Otra vez la baratija del Obama esperanzador y salvador que nos han venido vendiendo, cuando la realidad es que Estados Unidos es el principal responsable del fracaso de la cumbre de Copenhague. Hasta la jefa de Estado alemana Angela Merkel, aliada derechista de Estados Unidos, sabe lo que pasa:

“Debo decir, muy honestamente, que la propuesta de Estados Unidos de reducir las emisiones de CO2 en un cuatro por ciento respecto a los niveles de 1990 es poco ambiciosa…Todos los informes científicos han dejado claro que si no podemos limitar el calentamiento global a dos grados, los costes irán mucho más allá que un mero cambio en nuestro estilo de vida”.

La cumbre de Copenhague y toda la agitación que ha provocado da la razón a quienes pensamos que el cambio climático será uno de los principales detonantes de la rebelión mundial contra el imperialismo y el capitalismo. Cuando nos llegue el agua al cuello, lo cual ocurrirá sin duda si no se producen cambios drásticos antes, terminaremos de asaltar el barco y de deshacernos de las alimañas.

* Analista de asuntos políticos

Addenda (del autor)
Con este análisis nos despedimos hasta la primera semana de enero. Deseamos a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que pasen días felices en la Navidad y que el año que viene sea de éxitos y victoria para toda la buena gente.

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario