Jul 24 2010
942 lecturas

Economía

Víctor Álvarez / Mención honrosa del Premio Libertador al pensamiento crítico

El ex titular de Mibam y actual investigador del Centro Internacional Miranda, recibió la distinción por su obra Venezuela ¿Hacia dónde va el modelo productivo? En él Víctor Álvarez planteó cómo profundizar el desarrollo de nuevas formas de propiedad social.

En consideración a su alta calidad y compromiso crítico, el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, a través de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad, otorgó Mención Honorífica del Premio Libertador al Pensamiento Crítico a la obra Venezuela ¿Hacia dónde va el modelo productivo?” escrita por el ex Ministro de Industrias Básicas y Minería y actual Investigador del Centro Internacional Miranda (CIM).

 Víctor Álvarez se planteó responder ¿qué quiere decir nuevo modelo productivo? ¿cómo profundizar el desarrollo de nuevas formas de propiedad social y empoderamiento popular sobre los procesos de producción?, ¿cuáles han sido los logros más importantes y qué retos aún quedan pendientes para concretar la construcción de un nuevo modelo productivo de amplia y creciente participación popular?

El libro ofrece un balance crítico sobre lo que se ha hecho y queda por hacer y nos invita a debatir sobre las estrategias más adecuadas para avanzar en la construcción de un nuevo modelo productivo que sea capaz de erradicar las verdaderas causas del desempleo, la pobreza y la exclusión social.

Nuevo Modelo Productivo

"En Venezuela son indiscutibles los avances en la lucha contra la pobreza y la exclusión social. Entre 2003-2009 el desempleo se redujo de 16.8 % a 7.5 %; el sector informal bajó de 52.7% a 44 %; el porcentaje de hogares pobres cayó de 55.1 a 23.8, mientras que la pobreza extrema se redujo de 25 % a 5.9 %", asegura Álvarez en su obra.

Sin embargo, afirma el autor, "a pesar de estos avances en materia social, el peso del sector capitalista en la economía venezolana, lejos de disminuir contradictoriamente aumentó, pasando de 64.7 % en 1998 a cerca de 70 % en 2009, mientras que el sector público cayó de 35 % a 30 %. En ese sector capitalista de la economía, se ha recrudecido la explotación de los trabajadores: en 1998 al trabajo le tocaba el 39.7% del nuevo valor creado, superior al 36.2 % del que se apoderaba el capital, diez años después, su participación cayó a 32.8 % mientras que la de los capitalistas subió a 48.8%".

Por lo tanto, afirma Álvarez que la estructura del PIB como el nivel de empleo siguen fuertemente marcados por el abrumador peso que todavía tiene la economía

capitalista, siendo ésta la que define la naturaleza explotadora y depredadora del modelo productivo que aún impera en Venezuela. "Esta es la verdadera realidad y, desde mi perspectiva, justifica todos los esfuerzos que se hagan para transformar ese capitalismo explotador, depredador e inmoral en un nuevo modelo productivo socialista que erradique para siempre las causas estructurales de la pobreza y la exclusión social".

Inversión social de la renta petrolera

El impacto social de este capitalismo salvaje se ha visto mitigado gracias a la inversión social de la renta petrolera: es lo que ha permitido compensar una distribución del ingreso favorable al sector capitalista. "Por eso en el libro planteo que una auténtica Revolución Socialista no se limita a asegurar el acceso gratuito de los pobres a la educación, la salud y demás derechos sociales. Tiene que ir más allá de la inversión social de la renta petrolera y plantearse la transformación radical del régimen de propiedad sobre los medios de producción y de las relaciones sociales de producción.

Una auténtica Revolución Socialista coloca los medios de producción bajo propiedad social y sustituye las relaciones de explotación y subordinación por las de solidaridad y cooperación".

Para el escritor, esto exige ir mucho más allá de la propiedad estatal y, más bien, debe orientarse a promover nuevas formas de propiedad social y comunal que sean una auténtica expresión del poder popular.IR

El empoderamiento de los trabajadores

“En el libro sostengo que el carácter realmente revolucionario del nuevo modelo productivo que se construya en Venezuela dependerá no tanto del aumento de la propiedad estatal que termina siendo secuestrada por el burocratismo y administrada como si de una propiedad privada se tratara, sino de un auténtico empoderamiento y control de los trabajadores directos y las comunidades sobre los procesos de producción y comercialización de los bienes y servicios que se requieren para satisfacer sus necesidades básicas y esenciales, de tal forma que sea el propio pueblo el que asegure la inversión social de los excedentes en función de mejorar sus condiciones de vida y supervivencia".

En el Diario de Guayana (www.eldiariodeguayana.com.ve).

Víctor Álvarez anima La pupila insomne (http://victoralvarezrodriguez.blogspot.com). De él en este portal pueden leerse, entre otros artículos, Venezuela: Devaluación y reactivación productiva, ¿el primer paso de avance? y La economía del conocimiento.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario