Feb 9 2010
358 lecturas

CulturaPolítica

Voz de América, de la Guerra Fría al combate frontal contra el Alba

Inés Hayes*
La voz de quién: nacida en la década de 1940 como instrumento de difusión contra el bloque socialista europeo, la Voz de América (VOA) es utilizada hoy para vilipendiar los procesos revolucionarios de los países integrantes del Alba. Hoy como entonces, VOA es la versión brutal, “american style”, de otro instrumento clave para la difusión de la ideología imperialista: la BBC de Londres. Según su propio sitio electrónico, la VOA transmite más de 1.250 horas de noticias por semana y programación informativa, educacional y cultural a una audiencia mundial de más de 134 millones de personas; sus programas son producidos en 45 idiomas.

Como contrapartida, en la VIIª Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, los Estados miembros decidieron crear una red de medios con alcance regional para luchar contra la guerra mediática del gran capital. Si durante una etapa anterior VOA pudo aparecer como expresión genuina del pueblo estadounidense y conquistar millones de conciencias confundidas en el bloque del Este, hoy, en medio de la crisis capitalista y frente a una alternativa que reivindica el socialismo del siglo XXI, no tiene chance de cumplir su tarea confusionista y manipulatoria.

En medio de la crisis capitalista más feroz de la historia, Estados Unidos vuelve a apuntar a la región desde la radio. Según su propia definición: “La Voz de América es el servicio en español de Voice of America (VOA), una prestación internacional de noticias multimedia que se transmite desde 1942 financiada por el gobierno estadounidense por medio de la Junta de Gobernadores de Radiodifusión”. Las cifras hablan por sí solas: “Cada semana, VOA transmite más de 1.250 horas de noticias y programación informativa, educacional y cultural a una audiencia mundial de más de 134 millones de personas. Sus programas son producidos en 45 idiomas”.

Creada a principios de la década de 1940 por Columbia Broadcasting System (CBS) y la National Broadcasting Company (NBC), la Voz de América fue el gran amplificador utilizado contra el bloque socialista europeo con epicentro en la Unión Soviética. Hoy es el portavoz de la guerra mediática que la Casa Blanca utiliza para desprestigiar a los gobiernos revolucionarios que integran la Alianza Bolivariana de los pueblos de Nuestra América (Alba).

“El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, insistió en su programa Aló Presidente, sobre la amenaza que implica para su país el acuerdo militar que permitirá que tropas norteamericanas operen de forma controlada en al menos siete bases colombianas”, se puede leer en su página electrónica en español (www1.voanews.com). Según la Voz de América, si se desatara una guerra en Suramérica, el único responsable sería el mandatario venezolano. Si se confía en los números de audiencia auto adjudicados por la radio, el veneno informativo de la VOA llegaría diariamente a 134 millones de personas en todo el mundo.

Proyectos Troy y Camelot en el aire
Joan Mower, directora de Relaciones Públicas y Fomento de la VOA, aseguró al Nuevo Herald que la Voz de América cuenta con 319 estaciones radiales afiliadas en Latinoamérica que retransmiten gratuitamente sus programas: 199 en Bolivia, 77 en Colombia y siete en Ecuador y Perú. Mower agregó además que la entidad tiene 95 televisoras afiliadas, de las cuales, 23 están en Colombia. “La división en español cuenta con 21 empleados y un presupuesto para 2009 de 3,1 millones de dólares”, indicó. “Luego de que tres miembros de la Junta Directiva de Transmisiones viajaran por la región de los Andes y Centroamérica, la entidad decidió aumentar el alcance de la estación capacitando a 17 periodistas independientes latinoamericanos”, dijo Mower al diario de Miami.

La vocera de Fomento agregó que la VOA está dictando talleres de capacitación para periodistas en Bolivia, Argentina, Panamá y Haití sobre cómo cubrir la epidemia de la gripe porcina. “También está trabajando para ofrecer a los afiliados un mayor acceso en internet a materiales de audio y video de alta calidad para su transmisión”, añadió Mower. “Los sondeos más recientes de la VOA en los cinco países del área andina y Cuba mostraron una audiencia total de 1,9 millones de adultos: 1,4 millones en la radio, 500 mil en la televisión y 200 mil en internet”, aseguró Mower a El Nuevo Herald.

Detrás de la supuesta capacitación a periodistas independientes, están los fantasmas de los proyectos Troy y Camelot. El primero de ellos nació con la VOA para difundir la propaganda estadounidense en el mundo. Se lo conoció como propaganda blanda y su objetivo principal –que hoy reedita la Voz de América– fue enaltecer a Estados Unidos como el portador de la democracia y la libertad. James Webb, consejero del Secretario de Estado de la presidencia de Harry Truman fue uno de los creadores de este plan.

En la década de 1940, Webb recomendó la utilización de estudiantes universitarios como vía de difusión de la promoción estadounidense en el mundo. Los expertos del proyecto aconsejaron el uso de intercambios universitarios, la publicación de libros y la creación de diarios y radios profesionales para llevar a cabo la llamada Guerra Psicológica.

El proyecto Camelot, nacido en los años 1960, consistió en la construcción de operaciones de contrainsurgencia para frenar los procesos de liberación nacional que estaban teniendo lugar en el mundo.

En la actualidad sobran los ejemplos de cómo se instrumentan estos dos planes en Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua. La cooptación de un sector minoritario del estudiantado universitario en Venezuela y la actuación de los grandes medios del capital financiero internacional son muestras claras de cómo operan los actores de la contrarrevolución en el continente.

Según la propia embajada de Estados Unidos en Managua, a través de la televisión por cable, la VOA modernizó sus transmisiones en Nicaragua destinando un presupuesto de 190 millones de dólares. En Venezuela, los grandes medios de comunicación lanzan permanentes diatribas infundadas contra el presidente Chávez y el proceso de cambio que conduce. Las más descabelladas son las que plantean que con la profundización de la Revolución Bolivariana se les quitará la patria potestad a los padres.

El reclutamiento de estudiantes universitarios y de periodistas mercenarios para difamar a los países del Alba es otra de las características de la reactualización de estos planes imperiales. En octubre de 2007, la VOA otorgó el micrófono al golpista venezolano Manuel Rosales quien exigió una condena de la OEA a Venezuela por supuestas violaciones a los derechos humanos. Los ejemplos sobran: desde la VOA se tildaron de fraudulentas a las elecciones municipales nicaragüenses de 2008 que dieron como resultado un aplastante triunfo del sandinismo.

En Ecuador, las emisoras afiliadas a la VOA también operan contra la Revolución Ciudadana que lidera Rafael Correa. Durante las últimas manifestaciones de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), a través de radios, periódicos y programas televisivos desfilaron varias encuestas que señalaban una supuesta caída en la popularidad del Presidente. Para intentar mostrar a un país convulsionado y afectar la imagen del Gobierno, los medios transmitieron como nunca antes en la historia, el levantamiento indígena. Centenares de notas de prensa con información distorsionada circularon por radio, televisión y prensa escrita con el fin de generar tensiones entre el Gobierno y los representantes indígenas.

En Argentina, Radio Mitre, perteneciente al multimedio Clarín, figura entre los afiliados de la VOA. En la lista de asociados de su página electrónica, figuran emisoras afiliadas de Chile, Uruguay, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá y Paraguay.

La VOA en Bolivia

En declaraciones a El Nuevo Herald, el director de la división en español de la VOA, Alberto Mascaró afirmó: “Estamos dando especial atención a la región andina debido a lo que ocurre allí”. Mascaró anunció además que para alcanzar sus objetivos, la Voz de América utilizará las instalaciones de Radio y TV Martí.

Según un artículo del periodista canadiense radicado en Cuba, Jean Guy Allard, Mascaró es sobrino de la esposa de Pedro Roig, director general de Radio y TV Martí; fue además director de la Interamerican Military Academy de Miami. “Roig fue formado en la CIA en Fort Benning junto al terrorista internacional Luis Posada Carriles como sicario de la Operación 40, con vista a la fracasada invasión de Playa Girón”, afirma Allard en una nota publicada en el sitio electrónico Cubadebate. En su artículo, Guy Allard informa que “a pesar de sus intentos descabellados, con 170 empleados y un presupuesto de 34,8 millones de dólares, Radio y TV Martí no llegan a difundir su programación en Cuba”.

El 21 de marzo de 1960, unos meses después del triunfo de la Revolución Cubana, la VOA inició sus agresiones radiales contra la isla mediante un programa en español dirigido a fomentar la desestabilización interna y a desinformar al pueblo cubano. Radio Swam, ubicada en un islote en el Golfo de Honduras llamado Isla Swam, comenzó a transmitir el 17 de mayo de ese mismo año. La CIA no tuvo reparo en usar a esta emisora clandestina sin inscribirla ante el Registro Internacional de Frecuencias de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), ni ante el North American Regional Broadcasting Agreement. En esa década, el discurso ideológico de Radio Swam incitaba al terror, al sabotaje, a la desobediencia civil y a la persecución del comunismo. Tras el bochornoso fracaso de la Brigada 2506 en las arenas de Playa Girón y Playa Larga, Radio Swam se transformó en Radio América. El 20 de mayo de 1985 nació Radio Martí como un servicio de la VOA. Con el surgimiento de Radio y TV Martí no desapareció el papel asignado a la VOA, que mantiene su programa Ventana al Caribe como un espacio para difundir las mentiras de la contrarrevolución.

*Con informes de Eduardo Paz Rada desde La Paz y Percy Alvarado desde La Habana. Publicado por América 21.

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario