Abr 27 2005
228 lecturas

Cultura

XIII Festival Internacional de Poesía de Bogotá

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Poetas de la Argentina, Brasil, México, Costa Rica, Cuba, Ecuador, España y Venezuela –más una delegación de nueve escritores del país invitado, Chile– se han concertado para encontrarse en Bogotá con motico del décimo-tercer Festival Internacional de la poesía que se inaugurará el 16 de mayo de 2005.

Aun cuando circula por caminos más o menos ocultos –o marginales– en Chile, precisamente el pais invitado a Bogotá, la poesía está lejos de ser derrotada ante el avance de la “californización” –o “manhattanización”– del país austral. Con la llegada del otoño vuelven los recitales, las presentaciones de libros duramente publicados, IVA por medio, los encuentros y las discusiones.

En el resto de América Latina la poesía se revaloriza como vehículo y forma de expresión, individual y comunitaria. Las nuevas promociones discuten, aplauden, niegan, dan vida en suma a la obra de sus mayores; desde Vallejo, De Rokha, Dalton, en fin, hasta Juan EleOrtiz, Gabriela Mistral, Teillier, Nicanor Parra, Juan Gelman, Mercedes Carranza y los no demasiados más que sientan, si no escuelas, un modo de vivir las leras y la vida.

Como siempre, ante el encuentro en Colombia se arguirá sobre nombres, merecimientos, obra de los asistentes y ausentes. Lo importante es que el diálogo sobre y en torno de la poesía y la realidad continental no se detiene.

ALVARADO TENORIO

foto
En lo que poca discusión habrá es sobre la personalidad del homenajeado. Harold Alvarado (Colombia, 1945), refleja las características del poeta de ley en cualquier tiempo y lugar: audacia, saber, respeto por los mayores del reino y esfuerzo por difundir sus trabajos.

En esta dimensión son notables sus traducciones tanto de poetas chinos como de los textos de Kavais o Eliot. Doctor de la Complutense de Madrid, dedicó su tesis a Jorge Luis Borges. Joven, ya era profesor invitado y conferencista en institutos de varios países latinoamericanos; le cupo además ocupar la jefatura del departamento de Literatura Latinoamericana del Marymount Manhattan College de New York, donde dirigió por varios años el programa The Latin American and Spanish Series.

foto
Autor de mas de quince libros, en la actualidad es director de la Editorial de Poesía y de la revista Arquitrave. Uno de sus últimos libros es Summa del cuerpo. Ha recibido el Premio Internacional de Poesía Arcipreste de Hita y el Simón Bolívar de periodismo.

El Festival Internacional de Poesía de Bogotá ofreció homenajes, en ediciones anteriores, a poetas como Mario Rivero, Rogelio Echevarria, Fernando Charry Lara, Juan Manuel Roca, Jotamario Arbeláez, Nicolás Suescún, Giovanni Quessep y Miguel Méndez Camacho.

LOS QUE ESTARÁN EN BOGOTÁ

Participarán en el Festival Internacional de Poesía de Bogotá –organizado por la revista de poesía Ulrika– cuarenta poetas iberoamericanos. Entre ellos Raúl Zurita, José María Memet, Eduardo Llanos, Gonzalo Millán, Tomás Harris, Teresa Calderón, Pedro Lastra, Oscar Hanh y Marcelo Rioseco, en representación del país invitado.

De la Argentina asistirán Daniel Chirom y Rodolfo Alonso; de Brasil, Ledo Ivo y Floriano Martins; de Costa Rica, Alvaro Matta Guillé; de Ecuador, Fernando Balseca; desde España viajarán Luis Miguel Madrid, Mariano Peyrou y Eduardo Moga; de Nicaragua, Nicasio Urbina; de México Juan Bañuelos, Sergio Mondragón y José Ángel Leyva; de Perú, Antonio Cisneros y de Venezuela Leonardo Padrón, Miguel Márquez y Arturo Gutiérrez Plaza.

La sede será la Biblioteca Nacional de Colombia, donde, además de llevarse a cabo los recitales a cargo de los poetas, se desarrollarán dos seminarios: La poesía en el Quijote desde una perspectiva iberoamericana,bajo la coordinación del escritor Juan Felipe Robledo y La poesía chilena hoy, conducido por la escritora Luz Mary Giraldo.

Los escritores también mostrarán su producción y participarán en mesas redondas y diálogos en universidades, colegios, centros culturales, bibliotecas barriales, parques, cárceles –donde alguno recordará a M. Villon– y tabernas en varias ciudades colombianas.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario