Mar 5 2005
277 lecturas

Opinión

¿Y si Al-Qaeda fuera mentira?

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Una de las ventajas de que tu anciana abuela fuera una de las primeras mujeres en este país con carrera universitaria y fuera ella la encargada de cuidarte de niño es que te permitía leer libros que normalmente no te hubieran dejado leer. Y 1984 fue uno de ellos. La verdad es que el muy malvado Goldstein -que era la justificación a todas las atrocidades que perpetraba el gobierno del Gran Hermano- guarda unas similitudes algo más que inquietantes con Ben Laden y su red de terroristas.

Si algo malo se ha hecho, lo han hecho Ben Laden y sus muchachos. Si tenemos a 700 tipos en Guantánamo es porque son de los chicos malos de Bin Laden. Y para que no se nos olvide, de vez en cuando el terrorista de la barbita nos suelta un discursito inconexo por la tele. Porque esta es otra, ¿Alguien se ha podido enterar qué coño quiere decir Bin Laden en sus alocuciones? Es que parece el discurso que un borracho loco te suelta en una taberna a las cinco de la mañana.

¿Quiere destruir los Estados Unidos? ¿Va a reconquistar Andalucía y convertir nuevamente la Giralda en lugar para llamar a los fieles a la oración? ¿Va a convertir el estadio de Wembley en escombros?

Todas estas cosas las pensaba yo, pero como no me gustan las teorías conspiracionistas, ni tampoco me apasiona que la gente crea que fumo demasiada yerba, pues me las callaba.
Pero hete aquí que en un documental de la BBC se hace las mismas preguntas que yo, y además las responde en un sentido que ni yo mismo me atrevería a escribir por temor de que me tachen de loco (ver en Piel de Leopardo el artículo correspondiente aquí).

Según la BBC es inexplicable que habiendo gastado el tiempo, dinero y esfuerzo que se lleva gastado no se haya conseguido ninguna evidencia de la mera existencia de esa famosa red de terroristas. Porque no es solo que Osama Ben Laden no haya sido capturado, es que no se ha logrado verificar la existencia de su organización.

Es un poco extraño el que en un mundo donde hasta el más cruel y sanguinario narcotraficante al final cae en manos del FBI o similar, con una tonelada de pruebas en su contra, alguien como Ben Laden, al que no le buscan pruebas, que lo buscan a él, se pueda escapar y seguir dirigiendo una organización a nivel planetario.

Ahora que la BBC ha producido ese documental, sin entrar a valorar su exactitud, al menos por ahora, no me siento un conspiracionista paranoico. Puede que existan Ben Laden y Al Qaeda, pero puede también que no, y al menos no estoy (o estamos) como una cabra.

———————————

* Publicado en www.rebelión.org.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario