Feb 4 2014
690 lecturas

Economía

China tiene una buena razón para ayudar a estabilizar las economías de América Latina

En la última semana más o menos gran parte de la prensa económica internacional se ha centrado en los problemas de la estabilidad financiera en los países en desarrollo, algunos de los cuales se han vuelto más vulnerables a las salidas de capital. La causa principal es que los inversionistas están tratando de conseguir el salto en los posibles movimientos de la Reserva Federal de EE.UU. para permitir que las tasas de interés en Estados Unidos aumenten, que atraerá capital de los países en desarrollo y causaría el aumento de sus costos de endeudamiento.
Argentina se ha vuelto parte de esta atención, ya que dejó caer el peso en un 15 por ciento en un día y aumentó en algo el acceso de los argentinos a dólares en el mercado oficial. Venezuela no es tan afectada por esta evolución del mercado, pero igual siempre es retratada negativamente en los medios internacionales, sobre todo en el último año, ya que sus problemas con el sistema de tipo de cambio han hecho que su inflación se eleve a una tasa anual del 56 por ciento en ese período.

Los dos países enfrentan diferentes tipos de problemas, pero es probable que tengan que estabilizar sus tipos de cambio para resolverlos. Aquí es donde la ayuda internacional puede hacer una gran diferencia, y hay un país que tiene tanto la capacidad de ayudar como un interés apremiante en hacerlo: China.

China ya ha ayudado a Venezuela con decenas de miles de millones de dólares en préstamos −muchos de los cuales ya se han pagado− así como con la inversión. También ha proporcionado préstamos e inversión significativa en Ecuador, Cuba, Brasil, y otros países. Pero hay mucho más que podría hacer en este momento.

Gran parte de la Argentina y los problemas de Venezuela se derivan de algunos residentes que creen −con un fuerte estímulo de los medios de comunicación− que su moneda nacional no es segura o estable. Si bien es cierto que ambos países tienen una alta inflación y sus monedas se han depreciado en sus respectivos mercados negros, no está claro cuánto de esto se debe a causas fundamentales y cuánto es impulsado por una burbuja en el precio del dólar en el mercado negro de sus monedas. (Ciertamente, en Venezuela, el precio del dólar en el mercado negro es una burbuja causada por los compradores que están apostando a que la moneda local seguirá disminuyendo su valor.).

En cualquier caso, ambos gobiernos podrían estabilizar sus monedas, y tendrían una gran ventaja en la reducción de la inflación, si logran tener un suministro suficiente de reservas en dólares. Y no necesariamente tienen que usar esas reservas : Bolivia, por ejemplo, ha tenido un tipo de cambio muy estable a lo largo de los siete años de la presidencia de Evo Morales, a pesar de una inestabilidad política grave (incluyendo un movimiento secesionista violento ), algunos estallidos de inflación, nacionalizaciones considerables y otros cambios en las políticas del gobierno (como la retirada de papel de arbitraje internacional del Banco Mundial [del CIADI] ) que se consideran terriblemente “antipáticas” por las corporaciones internacionales y la prensa económica . Pero Bolivia acumuló más reservas que incluso China (en relación con su PIB), y nadie pone en duda la capacidad del gobierno para mantener la moneda nacional en o cerca de su tipo de cambio actual.

El Fondo Monetario Internacional (FMI ) ha proporcionado una “Línea de Crédito Flexible ” (FCL) de las reservas que no se endeudaron, pero está disponible solo a los países aprobados. Debido a que Estados Unidos controla la política del FMI en los países en desarrollo, los únicos tres países aprobados para el FCL han sido México, Colombia y Polonia, los tres países con gobiernos que Washington considera aliados estratégicos. México tiene acceso a unos considerables $ 47,3 mil millones con lo que no ha necesitado hacer tapping.

China tiene 3800 millardos de dólares en sus reservas y apenas notaría el dinero que sería necesario para financiar una línea de crédito similar para Argentina y Venezuela. De hecho, para China probablemente sería mejor incluso si el dinero se pide prestado. La deuda pública externa denominada en dólares de Argentina es de sólo el 8 por ciento del PIB, lo que significa que no tendría sentido al impago de una deuda tan pequeña. Venezuela también está en bajo riesgo de incumplimiento soberano, con US $ 90 mil millones en ingresos petroleros anuales y las mayores reservas de petróleo del mundo. En la actualidad, China tiene la mayor parte de sus reservas en bonos del Tesoro de EE.UU., que es prácticamente seguro que van perder valor en un futuro próximo, ya que las tasas de interés a largo plazo aumentan en los EE.UU.china sudam

China tiene un interés de política exterior importante en la estabilización de América Latina. A diferencia de los EE.UU., que es una potencia hegemónica mundial con cientos de bases militares en todo el mundo, China no tiene bases militares extranjeras y ningún imperio. Con los EE.UU. como “pivote ” hacia Asia, apoyando el militarismo en Japón, y tratando de mantener el dominio militar en el este de Asia, el principal interés de China se encuentra en el desarrollo de un mundo multipolar y un mayor papel de los países en vías de desarrollo en las Naciones Unidas, en el derecho internacional y en la diplomacia de las relaciones internacionales. América Latina, y especialmente América del Sur, se han convertido en independientes de Washington en los últimos 15 años y tienen un fuerte interés político en estos mismos temas, de profundas raíces históricas.

Por las mejores características del PIB de China (es decir, la paridad del poder adquisitivo), la economía china ya es más grande que el de los EE.UU., e incluso a su actual ritmo crecimiento algo enlentecido, igual será más del doble en la próxima década. Como Yan Xuetong ha argumentado, China está comenzando un nuevo camino en su política exterior en la que se va a formar alianzas que no hizo en el pasado. Aunque estas alianzas serán principalmente cerca de casa, la mayor parte de América Latina es un aliado natural, no sólo por sus relaciones comerciales crecientes con China, sino también debido a su interés común en un orden político internacional que favorezca el respeto a la soberanía y la independencia nacional sobre la intervención unilateral y la fuerza militar. Por otro lado, a Washington le gustaría deshacerse de todos los gobiernos de izquierda en la región y volver al mundo de ” soberanía limitada ” que mantenía hace 20 años. Valen la pena entonces los esfuerzos de China −que podrían hacerse con poco o ningún costo− para ayudar a mantener la estabilidad en la región.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario