Dic 15 2018
651 lecturas

Pol铆tica

Cumbre del ALBA: Mantener a Am茅rica Latina y el Caribe como zona de paz

Los mandatarios de los pa铆ses integrantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Am茅rica-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) acordaron en La Habana incrementar los esfuerzos de cara a fortalecer la unidad de la regi贸n y mantener a Am茅rica Latina y el Caribe como zona de paz

La declaraci贸n final de la XVI Cumbre del bloque, realizada el viernes en La Habana, contiene la voluntad expresa del bloque de construir un nuevo orden internacional. Este empe帽o debe caracterizarse por ser democr谩tico, inclusivo, justo y equitativo, en el que sea efectiva la igualdad soberana entre los Estados y el respeto a la libre determinaci贸n de los pueblos, se帽ala el documento.

Solo la unidad dotar谩 a las naciones latinoamericanas y caribe帽as de una mayor capacidad para hacer frente a la injerencia y dominaci贸n pol铆tica econ贸mica de los poderes globales, agrega el texto.

Punto fundamental para los di谩logos recayeron en la necesidad de preservar la condici贸n de Am茅rica Latina y el Caribe como Zona de Paz en el contexto de las agresiones de Estados Unidos y sus aliados en el 谩rea, evidenciadas en la desestabilizaci贸n de gobiernos leg铆timos, democr谩ticamente electos como Nicaragua y Venezuela, la renuncia y vulneraci贸n de acuerdos ambientales para favorecer los ingresos de las transnacionales, la construcci贸n de un muro que separa a Estados Unidos de Am茅rica Latina y el Caribe.

Sobre ese tema, m谩s temprano en la jornada el presidente cubano, Miguel D铆az-Canel, apunt贸 que la integraci贸n es la v铆a para hacer frente a las amenazas a la paz en la regi贸n. El mandatario exhort贸 a cerrar filas en la defensa de Nicaragua y Venezuela. La subversi贸n pol铆tica, las agresiones econ贸micas y sus efectos sociales, y las constantes amenazas del uso de la fuerza, ponen en peligro la paz y la seguridad de la regi贸n, acot贸 durante la inauguraci贸n de la cita.

En un recorrido por la historia del proyecto integracionista latinoamericano D铆az-Canel record贸 el primer lustro del ALBA y el cambio de nombre que conllev贸 con la entrada de Bolivia: 鈥測a no era una Alternativa, sino una Alianza que con los aportes de Bolivia convirti茅ndose en ALBA-TCP, de manera que hoy celebramos 14 a帽os del ALBA y nueve del ALBA-TCP.鈥

Por su parte, el presidente de Venezuela, Nicol谩s Maduro, insisti贸, ante la presencia del primer secretario del Comit茅 Central del Partido Comunista de Cuba, Ra煤l Castro, que la alianza est谩 viva, pero, al mismo tiempo, conmin贸 a sus integrantes a fortalecer esa plataforma de concertaci贸n, cooperaci贸n, unidad y solidaridad.

Continuar las luchas por la liberaci贸n de la regi贸n y lograr la paz con justicia social es el mejor homenaje a los l铆deres revolucionarios Fidel Castro y Hugo Ch谩vez, principales impulsores del ALBA-TCP, subray贸 el mandatario de Bolivia, Evo Morales. El jefe de Estado boliviano tambi茅n celebr贸 los logros de la Misi贸n Milagro, mediante la cual cientos de miles de personas fueron intervenidas quir煤rgicamente de forma gratuita para recuperar la visi贸n o su calidad.

De manera similar, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, reconoci贸 a la solidaridad como el principio fundamental del ALBA. Adem谩s, Ortega alert贸 sobre los ataques de Estados Unidos y otras potencias con un marcado car谩cter injerencista e intervencionista contra naciones como Venezuela y Cuba.

Tambi茅n el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, conden贸 ‘la injerencia imperialista’ de Estados Unidos. Gonsalves llam贸 la atenci贸n sobre los mecanismos interventores norteamericanos sobre los gobiernos de izquierda latinoamericanos, especialmente contra Venezuela.

Mientras, el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, asegur贸 que no hay ninguna entidad en el mundo que pueda compararse con el ALBA-TCP, porque esta da oportunidades econ贸micas a los pa铆ses peque帽os, con efectos muy beneficiosos para los pobres y los marginados. ‘A Ch谩vez y Fidel le debemos eso’, enfatiz贸 Skerrit al tiempo que llam贸 a renovar los compromisos de hace 14 a帽os cuando fue creado el mecanismo de integraci贸n.

El ALBA-TCP surgi贸 como alternativa al 脕rea de Libre Comercio de las Am茅ricas (ALCA), una propuesta neoliberal de Estados Unidos que pretend铆a quebrantar la soberan铆a de las naciones latinoamericanas y caribe帽as. La alianza mantiene la solidaridad, la complementariedad, la justicia y la cooperaci贸n como principios fundamentales de su eje de acci贸n y de las relaciones entre los Estados miembros.

* Periodista cubano asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

 

Anexo:

La declaraci贸n

Los Jefes de Estado y de Gobierno de los pa铆ses miembros de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra Am茅rica-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) reunidos en La Habana, en ocasi贸n de la XVI Cumbre del ALBA-TCP.

Inspirados en el encuentro fraterno de los Comandantes Fidel y Ch谩vez, en la primera visita de este a Cuba el 13 de diciembre de 1994, que sembr贸 la semilla de nuestra cooperaci贸n:

Reiteramos nuestra voluntad de continuar impulsando la construcci贸n de un nuevo orden internacional, democr谩tico, justo, inclusivo y equitativo, en el que sea efectiva la igualdad soberana entre los Estados y el respeto a la libre determinaci贸n de los pueblos; un orden que promueva la cooperaci贸n y el multilateralismo, al mismo tiempo que repudie el intervencionismo y las acciones coercitivas unilaterales.
Ratificamos nuestro compromiso con la concertaci贸n pol铆tica, la cooperaci贸n y la integraci贸n, conscientes de que solo la unidad entre nuestros pueblos dotar谩 a las naciones latinoamericanas y caribe帽as de una mayor capacidad para hacer frente a la injerencia y dominaci贸n pol铆tica y econ贸mica hist贸ricamente impuesta por los poderes hegem贸nicos globales.
Reafirmamos la necesidad de fortalecer la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribe帽os (CELAC) como mecanismo de concertaci贸n pol铆tica regional basado en la estricta observancia y defensa de los principios del Derecho Internacional, incluidos la soluci贸n pac铆fica de controversias, la prohibici贸n del uso y de la amenaza del uso de la fuerza, el respeto a la libre determinaci贸n, a la soberan铆a, la integridad territorial, y la no injerencia en los asuntos internos de cada pa铆s.
Reconocemos el activismo de la Rep煤blica de El Salvador en aras de favorecer el desarrollo y fortalecimiento de la CELAC, as铆 como reafirmamos al Estado Plurinacional de Bolivia nuestro respaldo en su ejercicio de la Presidencia Pro Tempore de la CELAC en el a帽o 2019.
Insistimos en que las medidas coercitivas unilaterales son contrarias a la Carta de Naciones Unidas y el Derecho Internacional, vulneran las reglas internacionales del comercio, amenazan la paz y la seguridad internacionales y restringen el disfrute de los derechos humanos de la poblaci贸n de los Estados contra los cuales se aplican.
Destacamos la necesidad de que las organizaciones internacionales, en particular la Organizaci贸n Mundial de Comercio (OMC), adopten las medidas que se requieran para enfrentar las violaciones a las normas del comercio internacional que entra帽an las medidas coercitivas unilaterales, y de que los Estados y sus agrupaciones adopten acciones para impedir los efectos de la extraterritorialidad que las acompa帽an.
Denunciamos el car谩cter extraterritorial de muchas de estas medidas que no solo afectan los indicadores socioecon贸micos de los Estados afectados, sino tambi茅n da帽an los intereses econ贸micos y comerciales de terceros.
Expresamos nuestra preocupaci贸n por las agresiones y acciones contra la paz y la seguridad regionales, especialmente las amenazas de uso de la fuerza contra la Rep煤blica Bolivariana de Venezuela, que atentan contra la Proclama de Am茅rica Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estado y/o Gobierno en la II Cumbre de la CELAC, celebrada en La Habana los d铆as 28 y 29 de enero de 2014.
Destacamos la resistencia del Gobierno y pueblo venezolanos frente a la injerencia externa, las medidas coercitivas unilaterales y la constante manipulaci贸n medi谩tica contra su pa铆s.
Reiteramos nuestro apoyo y reconocimiento al gobierno electo del presidente Nicol谩s Maduro Moros a quien auguramos 茅xitos en su gesti贸n al frente de la Rep煤blica Bolivariana de Venezuela, a partir de la toma de posesi贸n del pr贸ximo 10 de enero de 2019.
Rechazamos el accionar injerencista del Gobierno de Estados Unidos, que utiliza una vez m谩s a la OEA en su pol铆tica intervencionista contra la soberan铆a, la libre determinaci贸n y el orden constitucional de la Rep煤blica Bolivariana de Venezuela, de la Rep煤blica de Nicaragua y de otros pa铆ses.
Ratificamos nuestro apoyo incondicional al gobierno y pueblo de Nicaragua en su decisi贸n de continuar defendiendo su soberan铆a, la paz, los notables avances sociales, econ贸micos, de seguridad y de unidad nacional alcanzados.
Reiteramos el reclamo de la comunidad internacional de que se levante de manera incondicional el bloqueo econ贸mico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos a Cuba, que constituye una violaci贸n masiva, flagrante y sistem谩tica de los derechos humanos del pueblo cubano y cuyo car谩cter extraterritorial afecta a todos los Estados. Celebramos la aprobaci贸n en la Asamblea General de las Naciones Unidas, por vig茅simo s茅ptima ocasi贸n, de la resoluci贸n que reclama el fin del bloqueo y ratifica el rechazo abrumador a esta pol铆tica.
Reiteramos nuestra solidaridad con el compa帽ero Lula Da Silva, l铆der emblem谩tico de Nuestra Am茅rica, preso pol铆tico en Brasil.
Lamentamos las modificaciones anunciadas al Programa M谩s M茅dicos de Brasil que imponen condiciones inaceptables e incumplen las garant铆as acordadas para la participaci贸n de los m茅dicos cubanos en el Programa. Rechazamos los cuestionamientos a la dignidad, la profesionalidad y el altruismo de los colaboradores cubanos.
Reafirmamos nuestro apoyo comprometido al pueblo y gobierno de Bolivia en su hist贸rico y justo derecho a una salida al mar con soberan铆a. Instamos a la Rep煤blica de Chile y al Estado Plurinacional de Bolivia a reiniciar el di谩logo e intercambios, en el marco de la sentencia de la Corte Internacional de Justicia, con el prop贸sito de resolver el enclaustramiento mar铆timo de Bolivia.
Rechazamos en茅rgicamente las medidas adoptadas contra hermanos pa铆ses caribe帽os, consider谩ndolos jurisdicciones no cooperativas, a la vez que exhortamos a revisar los criterios de graduaci贸n como 芦pa铆ses de renta media禄, lo que dificulta su acceso al cr茅dito y a la cooperaci贸n internacional.
Reafirmamos nuestro continuo apoyo a los pa铆ses caribe帽os en su reclamo de compensaci贸n por el genocidio de la poblaci贸n nativa y los horrores de la esclavitud y la trata.
Reafirmamos nuestro compromiso de enfrentar el cambio clim谩tico, conscientes de que las causas de este fen贸meno radican en los modelos irracionales e insostenibles de producci贸n y consumo impuestos por el sistema capitalista. Las agresiones a nuestra Madre Tierra muestran impactos negativos cada vez m谩s evidentes, lo cual impone premura en el accionar de la comunidad internacional al respecto.
Hacemos 茅nfasis en la considerable vulnerabilidad de nuestros pa铆ses ante los efectos adversos del cambio clim谩tico y los desastres naturales. El ALBA-TCP hace un llamado a la plena implementaci贸n del Acuerdo de Par铆s, tomando como base el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, para detener el calentamiento global y trabajar por el desarrollo sostenible en armon铆a con la naturaleza.
Reafirmamos nuestro compromiso en la preservaci贸n y fortalecimiento de las instituciones surgidas en el seno del ALBA-TCP, que benefician a nuestros pueblos a trav茅s de la cooperaci贸n, la complementariedad econ贸mica y la concertaci贸n.
Expresamos nuestra voluntad de estudiar la posibilidad de implementar nuevas iniciativas en el seno del ALBA-TCP, que promuevan el beneficio equitativo y complementario de las econom铆as de los pa铆ses miembros.
Reconocemos la necesidad del di谩logo constante entre las fuerzas pol铆ticas progresistas y los movimientos sociales. El ALBA-TCP tiene el deber de ser una plataforma que propicie el encuentro entre las organizaciones sociales de la regi贸n, conscientes de que la unidad de nuestros pueblos constituye el baluarte de la soberan铆a de los Estados latinoamericanos y caribe帽os.
Felicitamos al Gobierno y pueblo cubanos por el 60 aniversario del triunfo de la Revoluci贸n Cubana contra las fuerzas imperialistas de los Estados Unidos y la dictadura de Batista.
Ratificamos la plena vigencia de las palabras del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el 18 de octubre de 1995 en la Onceava Cumbre del Movimiento de Pa铆ses no Alineados cuando expres贸 芦No somos simples espectadores. Este mundo es tambi茅n nuestro mundo. Nadie puede sustituir nuestra acci贸n unida, nadie tomar谩 la palabra por nosotros. Solo nosotros, y solo unidos, podemos rechazar el injusto orden pol铆tico y econ贸mico mundial que se pretende imponer a nuestros pueblos禄.

La Habana, 14 de diciembre de 2018

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario