Feb 7 2014
754 lecturas

Sociedad

Abuelas de Plaza de Mayo encuentran a la nieta 110

La presidenta de la Asociaci√≥n de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto anunci√≥¬† el hallazgo de la nieta 110, hija de Liliana Isabel Acu√Īa y √ďscar R√≥mulo Guti√©rrez, ambos secuestrados el 26 de agosto de 1976 por la pasada dictadura c√≠vico militar, y la restituci√≥n de ella a su n√ļcleo familiar.

La joven se present√≥ espont√°neamente a fines de octubre de 2012 en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo porque varios indicios en su entorno la hab√≠an hecho sospechar de su verdadera identidad. En el mismo momento fue enviada a la Comisi√≥n Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) para que se realizara los estudios de ADN, que demostraron finalmente que era hija Liliana y √ďscar. Su madre estaba embarazada de cinco meses cuando la secuestraron.

La abuela paterna, Vilma Delinda Sesarego de Guti√©rrez fue una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, y realiz√≥ una constante b√ļsqueda de su nieta, pero muri√≥ hace dos a√Īos sin saber este resultado. Los abuelos maternos Rosa Gonz√°lez y Fredervindo Acu√Īa ayudaron en la desesperada b√ļsqueda., pero fallecieron sin poder ver a su nieta.

¬ęUna vez m√°s, a pesar del tiempo transcurrido y las huellas que intentaron borrar, la verdad triunfa sobre la mentira. Sin embargo, no deja de dolernos que las Abuelas Vilma y Rosa no hayan podido conocer a su nieta. El tiempo corre, los familiares quisi√©ramos tener la posibilidad de abrazar a nuestros nietos y nietas que desde hace m√°s de 36 a√Īos estamos buscando¬Ľ, dijo De Carlotto

Ricardo Guti√©rrez, el t√≠o de la joven restiuida, hizo un reconocimiento especial a las Abuelas y¬† su lucha y tambi√©n a su sobrina, por el valor de animarse a buscar la verdad, y agreg√≥ soy un convencido de que la vida siempre le gana a la muerte y esta es la muestra. Fue un embarazo de 37 a√Īos que dio a luz este d√≠a.

‚ÄúQueremos agradecer a todo el pueblo argentino que nos ha acompa√Īado y a la prensa por ayudarnos a difundir algo que todav√≠a no est√° resuelto, que es la identidad de alrededor de 400 nietos‚ÄĚ, remarc√≥ la presidenta de Abuelas antes de leer el comunicado oficial. All√≠ se se√Īala que los padres de la joven restituida, Oscar R√≥mulo Guti√©rrez y Liliana Isabel Acu√Īa, militaban en Montoneros y fueron secuestrados el 26 de agosto de 1976, aproximadamente a las 6.30 de la ma√Īana de su vivienda en San Justo. Liliana transitaba su quinto mes de embarazo cuando doce hombres de civil, portando armas largas y bajo amenazas de muerte, la metieron a ella y a su marido en un auto. En el mismo operativo fue secuestrada la hermana de Liliana, Elba Eva Acu√Īa, y tambi√©n su esposo, Hugo Alberto S√°ez.

Oscar Guti√©rrez hab√≠a nacido en La Tablada el 17 de abril de 1951. Soci√≥logo e hincha de Independiente, se hab√≠a anotado en Ciencias Econ√≥micas a la vez que trabajaba en una empresa metal√ļrgica. Liliana Acu√Īa hab√≠a nacido el 30 de mayo de 1952 en la ciudad de Buenos Aires y estudi√≥ Veterinaria por unos a√Īos para luego pasarse a Agronom√≠a. Trabajaba dando clases particulares de matem√°tica. Luego de ser secuestrados de su vivienda, fueron conducidos a la comisar√≠a 4¬™ de San Isidro, conocida bajo el nombre de ‚ÄúLas Barrancas‚ÄĚ. Cuando ingresaron, ya mostraban se√Īales de haber sido torturados. Compart√≠an con otras doce personas el s√≥tano de la comisar√≠a. Mientras estuvieron detenidos all√≠, sus familiares pudieron saber que se encontraban con vida, aunque en p√©simas condiciones, y que el embarazo de Liliana segu√≠a en curso. La informaci√≥n se las brindaba un agente, el mismo que les anunci√≥ que Liliana hab√≠a dado a luz a una nena en San Mart√≠n, en diciembre del ‚Äô76 o enero del ‚Äô77. Cuando en la comisar√≠a se enteraron del contacto de la familia con el agente, todos los detenidos fueron trasladados y ya no se volvieron a tener noticias de ellos. Desde entonces permanecen desaparecidos.

La familia con la que se cri√≥ le cont√≥ a la nieta n√ļmero 110 que ella hab√≠a sido entregada por miembros de la Polic√≠a Federal, quienes aseguraban haberla encontrado abandonada en la Ruta 2, en Florencio Varela. ‚ÄúA pesar del tiempo transcurrido y las huellas que quisieron borrar, la verdad triunfa sobre la mentira‚ÄĚ, dijo Carlotto.

Rodolfo Guti√©rrez, emocionado, se dirigi√≥ a su sobrina: ‚ÄúQueremos conocerte, verte, abrazarte, contarte historias de tus padres. Es una lucha de casi 37 a√Īos, una lucha de mis padres, de tu abuela Vilma, de todas las Abuelas, a las que quiero agradecer, como tambi√©n al Gobierno, que desde hace diez a√Īos se dedica a tener pol√≠ticas p√ļblicas para que puedan ocurrir acontecimientos fabulosos como √©ste, que no es un hecho individual sino un hecho social, porque una sociedad mejora cuando empieza a conocerse la verdad‚ÄĚ, dijo y destac√≥ el gesto de su sobrina de acercarse por su propia voluntad a las Abuelas.

‚ÄúEncontramos un papelito en el archivo de los primeros tiempos donde dec√≠a ‚Äėla abuela tiene un lunar ac√° y la mam√° tambi√©n, entonces si era una nena ella lo debe tener‚Äô, claro, eso era cuando no ten√≠amos el ADN‚ÄĚ, se sonri√≥ Estela de Carlotto. En la misma l√≠nea, Roisinblit agreg√≥ que ‚Äú37 a√Īos atr√°s no sab√≠amos si nuestros nietos hab√≠an nacido, no sab√≠amos el sexo, nada, y no hab√≠a ning√ļn texto donde aprender todo eso‚ÄĚ, remarc√≥ con su nieto recuperado, Guillermo, parado detr√°s de ella.

Hacia el cierre, Carlotto invit√≥ a todos los j√≥venes que tengan dudas sobre su identidad a que ‚Äúse animen a confrontarse con su historia: les ofrecemos certezas, respeto a sus necesidades, les repetimos que no est√°n solos, que los espera la libertad‚ÄĚ.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

A√Īadir comentario