Falleci贸 Robin Wood, guionista de c贸mic paraguayoRobin Wood confiaba en el correo. Donde estuviera, guardaba el gui贸n en un sobre, iba al buz贸n m谩s cercano y lo despachaba a las oficinas de Editorial Columba, para que los dibujantes recrearan su imaginaci贸n con tinta china. 鈥淵 nunca me fall贸鈥, se ufanaba. El guionista paraguayo falleci贸 el domingo a la noche, a los 77 a帽os, y la noticia caus贸 desolaci贸n en el ambiente de la historieta argentina, donde se hizo c茅lebre gracias a personajes como Nippur de Lagash, Dago, Gilgamesh el inmortal, Mark y Pepe S谩nchez, entre much铆simos otros.

Wood era sin贸nimo de aventura. No s贸lo por el g茅nero que cultivaba para sus relatos, sino por la imagen que hab铆a contruido de s铆 mismo. Si otros guionistas, como Carlos Trillo, hablaban de la historieta como lenguaje adulto, de la cr铆tica europea dedicada a la disciplina y analizaban la producci贸n industrial local, Wood contaba en cuanta entrevista le hicieran 鈥搎ue eran muchas- sobre su infancia en orfanatos, sus trabajos como lavaplatos, camionero, en los obrajes madereros y en las f谩bricas porte帽as. Tambi茅n recordaba cuando pate贸 el tablero, se compr贸 una m谩quina de escribir port谩til y anunci贸 en Columba que 鈥渟e iba de viaje鈥. Muri贸 el guionista de historietas Robin Wood, creador de Nippur y Pepe S谩nchez 鈥 La Br煤jula 24

Lo miraron como si estuviera loco, aseguraba, pero 茅l cumpli贸 mandando casi a diario los guiones que hac铆an falta para llenar de aventuras esas revistas que vend铆an a raz贸n de medio mill贸n de ejemplares por n煤mero. Sol铆a mencionar de cuando escrib铆a desde un kibutz israel铆, pero en una entrevista聽 contaba de otras experiencias, como los yurtis mongoles. Eran 茅pocas m谩s aventureras para el mundo, pero sobre todo para Wood, que aprovech贸 esos a帽os para erigir una imagen de s铆 mismo tanto o m谩s ex贸tica que la de sus personajes.

En la Argentina cuenta con una legi贸n de fans devotos que acud铆an a rendirle pleites铆a cada vez que pisaba el pa铆s, fuese para una gran convenci贸n de c贸mics o una presentaci贸n de libros. Su vigencia entre el p煤blico era tal que, tras muchos a帽os sin publicar ni una p谩gina en los espacios locales, finalmente los editores se pusieron a facturar con sus relatos. Dago, en particular, sigue recopil谩ndose en el pa铆s, aunque los fans m谩s ac茅rrimos buscaban c贸mo agenciarse sus aventuras publicadas en Italia, donde jam谩s dej贸 de aparecer.

La Duendes. editora de historietas: Entrevista: Robin WoodSu permanencia 鈥搚 la de sus creaciones- tiene varias explicaciones. Desde luego, lo suyo era el relato m谩s 鈥渄e f贸rmula鈥. As铆, Dago siempre es un proscripto que descubre y frustra alg煤n entuerto del poder mientras visita circunstancialmente las s谩banas de la dama de turno, junto a la que lamenta no poder quedarse; Gilgamesh siempre estaba en alguna b煤squeda y Nippur buscaba alejarse del poder. Pero adem谩s, sus h茅roes ten铆an debilidades. Debilidades que no eran ni la kryptonita ni bajezas morales, pero que los hac铆an humanos, accesibles a los lectores, que terminaban identific谩ndose con sus penurias.

Por otro lado, y aunque lo suyo no era el relato de aventuras construido con sentido cr铆tico, como en otros autores, en su obra ocasionalmente asomaba cierto existencialismo, como en el caso de Gilgamesh, el inmortal. Y adem谩s de su prol铆fica producci贸n (aseguraba escribir diariamente el gui贸n de al menos ocho p谩ginas de historieta y tener publicados m谩s de diez mil), ten铆a por sobre otros colegas que transitaban el mismo g茅nero la ventaja de una mejor prosa. Wood abundaba en florituras y a veces pecaba de cursi, pero no ca铆a en las parrafadas agotadoras de otros.

Wood ten铆a otra faceta, que era la de la historieta humor铆stica, que destil贸 en Mi novia y yo, y Pepe S谩nchez (una parodia de las pel铆culas de esp铆as), ambas con Carlos Vogt y tambi茅n muy recordadas entre los lectores locales.

Otro aspecto que quiz谩s explique su vigencia es que, en un espacio notablemente conservador como la Editorial Columba, Wood se las arreglaba para relatar historias que pod铆an involucrar a la Iglesia, papas ped贸filos, nepotistas y hasta sacr铆legos, y a煤n as铆 caminar la delgada l铆nea de lo que le permit铆an publicar. En una entrevista con este medio destacaba que la actual era 鈥渦na edad de oro porque se puede hacer cualquier cosa鈥.Ha fallecido el guionista Robin Wood - Zona Negativa

En su juventud y el pico de su popularidad, algunos temas, como el adulterio, estaban vedados, contaba. 鈥淐olumba era muy tradicionalista. Se la ha acusado de un mont贸n de cosas. Sucede que ellos ten铆an esa postura, que era muy respetable. Pero no hab铆a censura. A m铆 s铆 me corrigieron algunas cosas, pero jam谩s me molest贸. Era su editorial y ellos la manejaban como les parec铆a de acuerdo con sus ideas鈥, opinaba en esa entrevista聽 y aseguraba que jam谩s se preocup贸 por excederse de los l铆mites. 鈥溌縋ara qu茅? Si las reglas estaban claras y era su empresa, estaban en todo su derecho. Adem谩s, Columba publicaba en una 茅poca muy dif铆cil. A ellos los controlaban los militares, como tambi茅n se controlaba el cine, la radio鈥, agregaba.

Wood naci贸 el 24 de enero de 1944 en una colonia 鈥渟ocialista-comunista鈥 de irlandeses y escoceses en Paraguay, y pas贸 su infancia entre ese pa铆s y la Argentina. Su educaci贸n formal lleg贸 apenas hasta la primaria, pero Wood era culto y autodidacta. Le铆a vorazmente y eso se advert铆a en sus historias, que sacaban de la galera mil referencias. Cuando P谩gina/12 lo entrevist贸 en 2012, durante su visita a la convenci贸n rosarina de historietas Crack Bang Boom, el guionista paraguayo recitaba a Lorca, contaba an茅cdotas junto a Umberto Eco y 鈥渄e las vueltas de Garibaldi en el R铆o de la Plata鈥. As铆, ecl茅ctico, tambi茅n le铆a dos o tres libros nuevos a la semana y rele铆a un poco m谩s.

Muri贸 el escritor Robin Wood, creador de personajes como Nippur de Lagash, Dago y Pepe S谩nchez : : El Litoral - Noticias - Santa Fe - Argentina - ellitoral.com : :Fruto de sus primeros a帽os itinerando por orfanatos le qued贸 la lectura como refugio y tambi茅n cierta propensi贸n a la soledad. Aseguraba que no ten铆a amigos, aunque era sociable (y no hab铆a que darle mucha cuerda para que hablara como para llenar varias p谩ginas de entrevista). La clase de invitado que siempre rend铆a en las convenciones: tra铆a p煤blico y su charla de sobremesa, cuando la jornada terminaba, siempre inclu铆a alguna an茅cdota interesante.

De sus primeros tiempos como guionista insist铆a en contar la historia del rechazo en una f谩brica, el aguacero y su nombre en un puesto de diarios. Contaba de c贸mo una llegada tarde lo hab铆a dejado fuera del turno de trabajo y, al volver bajo la lluvia a su pensi贸n, se hab铆a encontrado su nombre en la tapa de una revista: en Editorial Columba hab铆an aceptado las p谩ginas de muestra que hab铆an dejado junto a su compa帽ero Lucho Olivera.

Nac铆a Nippur, pero sobre todo, renac铆a Robin Wood. Para ambos signific贸 un notable ascenso social. Era una 茅poca donde se ganaba bien como historietista, m谩s en la editorial l铆der del rubro. Wood recordaba la relaci贸n previa con Lucho como la de 鈥渄os muertos de hambre locos por Sumeria鈥, y de ese entusiasmo conjunto hab铆a surgido el personaje.

Para Editorial Columba, en tanto, tambi茅n fue un momento simb贸lico. Quiz谩s sin saberlo, acaban de encontrar al autor que se convertir铆a en su estandarte. A煤n hoy, d茅cadas despu茅s de que la editorial cerr贸 y pese a las decenas de guionistas y dibujantes que cobijaron sus p谩ginas, Wood es el m谩s c茅lebre y m谩s representativo de todos.Los personajes inolvidables de Robin Wood - LA GACETA Tucum谩n

A Wood sus m煤ltiples trabajos previos a su vida como guionista, consideraba, le hab铆an permitido pensar personajes y situaciones. Pero tambi茅n hacerlos m谩s cercanos. 鈥淯n producto hecho con ganas llega al pueblo, y si adem谩s viviste la vida de las personas que te leen, de una manera u otra los retrat谩s鈥, observaba. Incluso aseguraba que 鈥渓a historieta de Columba fue la verdadera historieta justicialista: la le铆an los peones y el medio pelo鈥.

De su m茅todo de trabajo no dec铆a mucho. Lo asemejaba a la escritura autom谩tica y juraba que se sentaba a escribir sin ninguna idea, que simplemente las palabras iban surgiendo unas tras otras.

Desde hace algunos a帽os arrastraba una enfermedad y hab铆a cruces p煤blicos de su entorno por su salud y el legado de su obra, que ya preparaban a sus lectores para el desenlace del domingo. Por otro lado, el mismo Wood hab铆a hablado de la muerte en otras ocasiones. 鈥淓l d铆a que Robin Wood no pueda escribir, estar谩 muerto鈥, asegur贸 alguna vez. Y a P谩gina/12 le hab铆a dicho, mirando a su alrededor en una convenci贸n de c贸mics, que 鈥渆l d铆a que me muera voy a estar muy, muy enojado, porque esto, hermano… pucha, es maravilloso鈥.

Robin Wood para principiantes

Nippur de Lagash: la primera, y una de las m谩s populares historietas de Wood fue una creaci贸n conjunta con el dibujante Lucho Olivera. Narra la historia de un general sumerio que es obligado al exilio tras una invasi贸n. Nippur recorre el mundo antiguo y en esos periplos gana fama como aventurero, pero tambi茅n como hombre sabio.

Dago: La vida de Dago recuerda a la del Conde de Montecristo. Dago es un noble veneciano ca铆do en desgracia y dado por muerto por sus enemigos, pero que persiste en acecharlos desde las sombras, mientras vende su espada como mercenario o viaja por Europa para terminar siempre involucrado en las intrigas palaciegas. En la Argentina a煤n se publican sus aventuras en tomos recopilatorios de las editoriales Comic.ar y Revolver.

Mi novia y yo: era una serie creada para la revista Intervalo (la antolog铆a de historietas orientadas al p煤blico femenino de Editorial Columba) y era una suerte de parodia de la vida del propio guionista. Tino, el protagonista, era periodista en la editorial 鈥淧alomita鈥, una clara referencia a la propia Columba. Junto con Pepe S谩nchez son dos de los t铆tulos m谩s recordados, gracias a su costado humor铆stico.

Mark: Fue una historieta de acci贸n post-apocal铆ptica que el guionista paraguayo cre贸 junto a Ricardo Villagr谩n, inspirada en la pel铆cula The Omega Man (Boris Sagal, 1971). La historia cuenta que los directivos de Columba desconfiaban del material y tardaron tres a帽os en publicar sus primeros episodios.