Abr 13 2015
1025 lecturas

Cultura

Adiós, Galeano de América

El escritor uruguayo Eduardo Galeano, autor de Las venas abiertas de América latina entre otra veintena de títulos, murió hoy a los 74 años en Montevideo, tras padecer una larga y penosa enfermedad. En 2007, había sido operado por un cáncer de pulmón. Más allá de periodista y escritor, fue quizá el mayor referente cultural, intelectual y político de América latina en los últinmos 50 años.

Entre los libros más destacados de Galeano se encuentran Las venas abiertas de América Latina, El libro de los abrazos, El fútbol a sol y sombra, Espejos, y Patas arriba.Además, el escritor había dejado preparado para su publicación un texto inédito que quería que se publicara después de su fallecimiento. La editorial Siglo XXI anunció que el texto probablemnte se pueda conseguir a partir del mes próximo en España, México y la Argentina.

uru galeano en crisis

En la revista Crisis, 1973

Galeano, nacido en Montevideo el 3 de septiembre de 1940, comenzó a coquetear con la actualidad a los 14 años, cuando vendió una caricatura política a un semanario del Partido Socialista uruguayo. Entonces, firmaba Gius (recordando el apellido paterno Hughes). En los 60, se metió de lleno en el mundo periodístico como editor del semanario Marcha y, después, como director del diario Época. Más tarde fue corresponsal de la agencia Prensa Latina en Caracas.

En la década del 70, con la llegada de la dictadura a Uruguay, el periodista se exilió en la Argentina, donde fundó y dirigió la revista Crisis y se casó por tercera vez, con Helena Villagra. Sin embargo, después del golpe de Estado de 1976, el escritor debió volver a dejar su país de residencia. Entonces, voló a España, donde vivió hasta 1985, cuando volvió a su Uruguay natal, ya en democracia, y fue uno de los fundadores del semanario Brecha.

En 2010, Galeano recibió el prestigioso premio Stig Dagerman en Suecia y en 2013, el Premio Alba de las letras. En la Argentina, fue homenajeado con el Doctorado Honoris Causa en la Universidad Nacional de Cuyo (2008) y en la Universidad de Buenos Aires (2009). También recibió la distinción Deodoro Roca de la Federación Universitaria de Buenos Aires “por ser un ejemplo para la juventud latinoamericana” en 2011. Fue distinguido con la Orden Simón Rodríguez por el gobierno bolivariano.

Tuvo una amistosa relación con el presidente venezolano Hugo Chávez, quien le regaló Las venas abiertas de América latina al mandatario estadounidense Barack Obama durante la Cumbre de las Américas de 2009, a quien no le gusta la historia y seguramente -por sus posteriores actos- no lo leyó.

Ya muy enfermo, el primero de marzo pasado recibió en su casa del barrio montevidenao de Malvín al presidente boliviano Evo Morales.

Más allá de su calidad intelectual, Eduardo ha desparramado amigos a lo largo y ancho del mundo. Supo ser un amigo constante, en las buenas, las malas y las peores también. Ese es el recuerdo que mantenemos en surysur.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

2 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. María Eliana Comené
    14 abril 2015 15:30

    Eduardu fue ñero en el exilio(Italia)donde la lectura de sus libros me sirvio de refugio cuando la nostalgía y el desanimo me invadían

  2. Antonio Casalduero Recuero
    16 abril 2015 22:48

    Sentí profundamente la muerte de Galeano, a quien tanto he admirado a través de su obra. Su muerte ha sido un golpe alevoso, a mansalva, un llamado feroz, ésta sí que es una de esas pérdidas irreparables de las que tanto se habla, muchas veces fatuamente. La humanidad que destilan sus textos, además de su sagaz capacidad de análisis, fue un despertador de consciencias latinoamericanas a nivel universal. No conozco otros autores que hayan cumplido este papel en sus textos. Por tal razón, su muerte obliga a replantear los objetivos reales del Premio Nobel de la Paz o de Literatura, pues Galeano habría honrado él al Premio Nobel, y no al revés.