Jun 15 2013
1596 lecturas

Cultura

Al fin, Ecuador cuenta con su Ley de Comunicaci贸n

En un ambiente de movilizaciones sociales festivas, este 14 de junio, la Asamblea Nacional de Ecuador aprob贸 la Ley Org谩nica de Comunicaci贸n(1), mandatada por la Constituci贸n de 2008, que ha demorado m谩s de cuatro a帽os para entrar en vigencia.

La Ley se inscribe en el nuevo rumbo democratizador de las comunicaciones que se viene impulsando en Am茅rica Latina, cuyo antecedente m谩s significativo es la Ley de Medios Audiovisuales de Argentina. Para los sectores y movimientos que vienen defendiendo esta l铆nea, constituye no solo un logro importante para el pa铆s, sino un antecedente significativo para el continente.

Al someter la Ley a votaci贸n, el proponente Mauro Andino -asamble铆sta ec correa 13del Movimiento PAIS-, invoc贸 el esp铆ritu bajo el cual se elabor贸 la ley, que implica 芦reconocer el enorme valor y la importancia de la libertad de expresarse formulada en los instrumentos internacionales de derechos humanos禄, pero tambi茅n 鈥揹ijo- a帽adir 芦una serie de oportunidades y servicios para que tal libertad realmente est茅 al alcance de todas y de todos, para que deje de ser un privilegio del cual solo disfrutan los mejor situados en nuestra sociedad禄.

Entre los cambios centrales que introduce esta Ley, Andino destac贸 la definici贸n de la comunicaci贸n social como un servicio p煤blico que deber谩 ser prestado con responsabilidad y calidad; la no censura previa pero s铆 responsabilidad ulterior de lo que publican los medios de comunicaci贸n; la defensa de los derechos de los trabajadores de la prensa en condiciones de no precarizaci贸n laboral; la redistribuci贸n de las frecuencias radiof贸nicas, con un 33% para medios privados, 33% para medios p煤blicos y 34% para medios comunitarios (que se aplicar谩 en forma gradual) y la eliminaci贸n de monopolios en los medios audiovisuales (no m谩s de una concesi贸n de frecuencia para matriz de radio en AM, una en FM y una para matriz de televisi贸n, a una misma persona natural o jur铆dica). Adem谩s, en conformidad con los resultados de la Auditor铆a de Frecuencias, que se realiz贸 hace tres a帽os, se revertir谩n al Estado las frecuencias mal habidas o que han incumplido con sus obligaciones legales, lo cual liberar谩 frecuencias para los otros sectores.

Estas cl谩usulas recogen las propuestas centrales que los sectores defensores de la democratizaci贸n de la comunicaci贸n han venido planteando, entre ellas, las destinadas a fomentar la producci贸n cultural, como la obligaci贸n de destinar un 60% de la programaci贸n diaria en el horario apto para todo p煤blico, y la difusi贸n de contenidos de producci贸n nacional (del cual al menos un 10% debe ser de producci贸n independiente); y la cuota m铆nima del 50% de los contenidos de programas musicales que sean producidos, compuestos o ejecutados en Ecuador, con el pago de los derechos de autor.

Innovaciones

Entre las innovaciones introducidas en esta 煤ltima versi贸n de la Ley se incluye la obligaci贸n para los anunciantes privados de destinar al menos un 10% de su presupuesto anual de publicidad a medios de comunicaci贸n de cobertura local o regional, para garantizar que los medios de menor cobertura o tiraje, as铆 como los domiciliados en sectores rurales, participen de la publicidad.

En materia de derechos laborales, el nuevo cuerpo legal estipula que la n贸mina de trabajadores de los medios de car谩cter nacional debe conformarse 芦con criterios de equidad y paridad entre hombres y mujeres, interculturalidad, igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad y participaci贸n intergeneracional禄. Y como garant铆a de la calidad de la informaci贸n, a la vez que reconoce que 芦todas las personas ejercer谩n libremente los derechos a la comunicaci贸n禄, establece que las actividades period铆sticas de car谩cter permanente deber谩n ser desempe帽adas por profesionales en periodismo o comunicaci贸n (con excepci贸n de los espacios de opini贸n, columnas especializadas y programas period铆sticos en las lenguas de las nacionalidades y pueblos ind铆genas). Adem谩s, obliga a los medios a proveer a sus empleados los recursos econ贸micos, t茅cnicos y materiales para el adecuado ejercicio de sus tareas period铆sticas.

Otra innovaci贸n es la prohibici贸n del 芦linchamiento medi谩tico禄, entendido como 芦la difusi贸n de informaci贸n concertada y reiterativa鈥 destinada a desprestigiar a una persona natural o jur铆dica o reducir su credibilidad p煤blica禄.

Un aspecto que deber铆a ser central, por su potencial democratizador de las frecuencias, pero es abordado solo marginalmente en la Ley, es el de las frecuencias digitales, que de hecho ya se est谩n introduciendo en el pa铆s antes de que se hayan establecido pol铆ticas claras y un marco legal adecuado. Toda vez, el nuevo cuerpo legal s铆 contempla que debe haber una 芦distribuci贸n equitativa de frecuencias y se帽ales que permitir谩 la digitalizaci贸n de los sistemas de transmisi贸n de radio y televisi贸n禄; y adem谩s, que 芦el n煤mero de nuevas frecuencias y se帽ales de radio y televisi贸n que se obtengan de la transici贸n de la tecnolog铆a anal贸gica a la digital ser谩 administrado por el Estado禄. Sigue predominando el criterio de que es solo una cuesti贸n 芦t茅cnica禄, y por tanto, que corresponder谩 tratarlo en la Ley de Telecomunicaciones, que est谩 en preparaci贸n.

Uno de los temas m谩s pol茅micos es el marco institucional, que contempla la creaci贸n de un Consejo de Regulaci贸n y Desarrollo de la Informaci贸n y Comunicaci贸n, como ente regulador (compuesto de representantes de la Funci贸n Ejecutiva, de los Consejos Nacionales de Igualdad, del Consejo de Participaci贸n Ciudadana y Control Social, de los Gobiernos Aut贸nomos Descentralizados y del Defensor del Pueblo), una Superintendencia de la Informaci贸n y Comunicaci贸n (cuyo titular ser谩 nombrado por el Consejo de Participaci贸n Ciudadana y Control Social, de una terna enviada por la Presidencia), con poderes sancionadores, y un Consejo Consultivo ciudadano, cuyo rol es poco claro, y no es vinculante.

Punto de partida

La aprobaci贸n de la Ley Org谩nica de Comunicaci贸n (que a煤n espera el visto bueno presidencial, o un posible veto parcial) ya no dejaba duda, desde que en mayo asumi贸 la nueva Asamblea Nacional con una amplia mayor铆a del Movimiento PAIS. No obstante, llegar a ese punto ha sido un proceso complejo y accidentado. Hace tres a帽os, cuando se presentaron tres proyectos de Ley, uno de las cuales era formulado por el Foro de la Comunicaci贸n, donde participaban redes de comunicaci贸n y organizaciones sociales e ind铆genas, en ese momento las tesis centrales democratizadoras no eran asumidas, ni por la mayor铆a de asamble铆stas ni por el gobierno. Y posteriormente, durante los 煤ltimos 14 meses, la Ley qued贸 congelada por falta de mayor铆a en la Asamblea. Si bien no se logr贸 鈥揷omo en Argentina- que las organizaciones sociales se movilicen muy proactivamente a su favor, poco a poco estas tesis fueron adquiriendo legitimidad en la sociedad, a tal punto que ahora ni siquiera los sectores de derecha y los grandes medios se atreven, por lo general, a desconocer abiertamente la justeza del reparto equitativo de las frecuencias.

La aprobaci贸n de la Ley, sin duda, no representa la culminaci贸n del proceso, sino m谩s bien un punto de partida, pues, m谩s all谩 de la ofensiva opositora que ya se ha anunciado en el plano nacional e internacional por parte de la gran industria medi谩tica, que lo sigue calificando de 芦ley mordaza禄, y de eventuales impugnaciones en las instancias jur铆dicas, la democratizaci贸n solo podr谩 hacerse realidad en la medida en que sea apropiada por la ciudadan铆a, y en particular por los sectores populares, al ejercer su derecho a la expresi贸n.

– Sally Burch es periodista de ALAI.

(1) Ver el texto de la Ley: http://alainet.org/active/64749

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario