May 4 2011
850 lecturas

Noticias

Alberto Kornblihtt: Un lugar a la ciencia argentina en la Academia de EE.UU.

Página 12

El biólogo argentino fue incorporado a la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, una de las entidades más prestigiosas del mundo científico. Kornblihtt, investigador superior del Conicet, es especialista en biología molecular y celular.

La Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos incorporó al argentino Alberto Kornblihtt, especialista en biología molecular y celular cuyo laboratorio de investigación se encuentra en los mismos claustros donde se graduó: la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (FCEN) de la UBA. La distinción, conocida a última hora de ayer, convirtió al científico en el sexto argentino elegido en calidad de “asociado extranjero” por la institución a lo largo de sus 148 años de existencia.

Kornblihtt, que actualmente reviste como investigador superior del Conicet, científico internacional del Howard Hughes Medical Institute y profesor titular plenario de la FCEN, al momento del anuncio se encontraba en Washington, ciudad en que está radicada la Academia (NAS, por sus siglas en inglés).

“Los miembros y asociados extranjeros de la Academia son elegidos en reconocimiento a sus logros distinguidos y continuos en investigación original”, explica la NAS en su página web, antes de consignar que formar parte de ella “es considerado uno de los honores más elevados que pueden ser acordados a un científico”. De las 2480 personas que la integran actualmente (2100 de Estados Unidos, 380 del resto del mundo), unas 200 recibieron un Premio Nobel.

Con su nombramiento, Kornblihtt se suma a una participación argentina iniciada en el año 2000, con el ingreso de Armando Parodi (bioquímico del Instituto Leloir), y continuada luego por el físico Francisco de la Cruz (Centro Atómico Bariloche, 2002), el biólogo Alberto Frasch (Universidad de San Martín, 2006), la especialista en Ciencias ambientales y ecología Sandra Díaz (Universidad Nacional de Córdoba, 2009) y el geólogo Víctor Ramos (UBA, 2010).

En un comunicado, la NAS informó que este año incorporó a “72 nuevos miembros y 18 asociados extranjeros de 15 países”, lo que eleva a 2113 “el número total de miembros activos” y a 418 “el número total de asociados extranjeros”, que son considerados “miembros sin voto” de la institución.

Kornblihtt, que se dedica a la biología molecular, se licenció en la UBA, se doctoró en la Fundación Campomar y, luego, se posdoctoró en Oxford.

“Me gusta pensar a la biología como la ciencia que estudia las similitudes y las diferencias en el mundo vivo”, explicó hace poco más de un año, al iniciar “Los genes, la evolución y nosotros”, su recordada y conmovedora participación en el TEDxBuenos Aires de 2010. El arranque le permitió plantear nociones complejas de ADN y herencias biológicas para enlazarlo, de manera sutil y humanista, con cuestiones políticamente complejas como las vinculadas a la memoria y las víctimas de la última dictadura militar.

El ADN mitocondrial, dijo aquella vez, “parece hecho a la medida de las Abuelas de Plaza de Mayo”, y agregó, en referencia al juicio por la filiación de los hijos adoptados por Ernestina Herrera, que “la biología puede distinguir entre un hijo adoptado y uno apropiado. Es algo que Argentina no puede ocultar nunca”. Meses después, junto con los científicos María Mercedes Lojo, Diego Golombek, Alberto Díaz y Alejandro Krimer, firmó un amicus curiae en respaldo a los análisis de ADN en esa causa.

En aquella misma charla dio, también, rienda suelta a una apasionada defensa de la educación pública. En la década del ’90, recordó, “se hablaba de educación privada, elitista. Yo defiendo la universidad pública. La experiencia cotidiana demuestra que es el lugar natural donde se genera el conocimiento. La universidad privada puede aspirar a eso, pero no lo logra, porque le faltan estas cosas”.

Para entonces, señalaba la foto de un pabellón de Ciudad Universitaria, proyectada en una pantalla gigante y sobre la cual podían leerse, sobreimpresas, las palabras que leería a continuación: “pública, estatal, gratuita, autónoma, cogobernada, laica, masiva, científica, tecnológica y de excelencia”.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario