Mar 8 2013
1299 lecturas

Despacito por las piedras

Alboroto en el Cielo

Dicen los cuentacuentos de Caracas, que El Ping√ľino lo estaba esperando all√° arriba a Tribil√≠n, para comenzar a armar el nuevo orden celestial, m√°s democr√°tico, inclusivo y justo. En el camino, cuentan, le sorprendi√≥ el olor a azufre, al pasar de largo la estaci√≥n El Infierno, sin darle demasiada bolilla a George W. Bush, alias El Diablo, desde aquel memorable discurso en la ONU el 20 de setiembre de 2006.

Esto me lo contaron poco despu√©s de que Cristina Fern√°ndez, comenzara su regreso a Buenos Aires, tras despedir a su amigo Hugo Ch√°vez, mientras millones y millones de venezolanas y venezolanos segu√≠an haciendo horas y horas de cola para poder ‚Äďtambi√©n ellos- despedirse. Amor con amor se paga, dec√≠a Ch√°vez.¬† Lula mir√≥ para otro lado y dijo que no tiene apuro de reunirse con El Ping√ľino y Tribil√≠n.

‚ÄúSe repite la historia: Bol√≠var y Mart√≠, Kirchner y Ch√°vez‚ÄĚ, coment√≥ ¬†el embajador venezolano ante la OEA, Roy Chaderton. ¬ŅSer√° que se juntaron los cuatro, con Mart√≠, Sandino, el Pepe Artigas y el Ch√©?

Los venezolanos aprendieron en estos a√Īos qui√©n era realmente Sim√≥n Bol√≠var, m√°s all√° de la figura acartonada que les impuso la elite. El historiador Norberto Galasso insist√≠a en el verdadero San Mart√≠n: nacional, en tanto le leg√≥ su espada a Rosas por defender la soberan√≠a y fue enemigo de Rivadavia expresi√≥n del imperio ingl√©s; latinoamericano, en tanto luch√≥ por la liberaci√≥n y unificaci√≥n de varios pa√≠ses, admir√≥ a Bol√≠var y respet√≥ a los pueblos originarios a quienes llamaba ¬ęnuestros paisanos, los indios¬Ľ; popular en tanto escribi√≥ ¬ęodio todo lo que es lujo y aristocracia¬Ľ; intervencionista en econom√≠a (como lo demostr√≥ en Per√ļ) y hasta expropiador (como lo demostr√≥ en Cuyo).

Las oligarqu√≠as (y el tan da√Īino mitrismo argentino) impusieron el imaginario colectivo del odio y desprecio entre ambos libertadores, para seguir con el divisionismo que garantizaba la colonizaci√≥n. San Mart√≠n admiraba a Bol√≠var y ten√≠a en Europa tres retratos suyos, uno delante de su propia cama, recuerda Galasso.

Mientras escuchaba a los cuentacuentos, ron mediante, la cadena nacional de televisi√≥n rememoraba los momentos en los que Ch√°vez plasm√≥ en un cuadro la imagen de Kirchner junto a la suya, y se la regal√≥ a Cristina. Con este cuadro, ‚Äúse evidenci√≥ la superaci√≥n de las barreras m√°s dif√≠ciles como son las psicol√≥gicas y las del nacionalismo reaccionario‚ÄĚ, destac√≥ Chaderton.

Enseguida, la televisi√≥n mostr√≥ im√°genes de Ch√°vez acompa√Īado por el ex presidente de Brasil Luis In√°cio Lula da Silva, a quien Chaderton consider√≥ el mejor mandatario que ha tenido ese pa√≠s y quien es un trabajador, un obrero. Y se√Īalaba que Ch√°vez, ‚Äúen un giro genial, propone al pueblo venezolano que elija como su Presidente a un trabajador, al vicepresidente Ejecutivo Nicol√°s Maduro, como garant√≠a de que esto va a continuar. Son grandes lecciones que mezclan la sabidur√≠a del pueblo brasile√Īo con la grandeza de Ch√°vez. Ese es el mejor ejemplo‚ÄĚ.

Ahora viene la etapa donde todos van a reclamar su lugarcito junto a la historia de Chávez, la etapa del Yo y Chávez. Dicen que se fue sin dejar un testamento. Dejó su vida, una patria, un plan de gobierno: hoy su testamento es su pueblo.

Aram

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    2 Coment√°rios - A√Īadir comentario

    Comentarios

    1. Alejandro Agostinelli
      9 marzo 2013 1:08

      Todo bien con Hugo, pero tengo la impresi√≥n de que nuestros pueblos cambiar√°n su historia cuando las revoluciones comiencen desde abajo. Con h√©roes sociales, no figuras estridentes que necesitamos embalsamar y eventualmente congelar. Pero esto es, desde luego, apenas mi opini√≥n (En un diario tuve un jefe que se llamaba Aram. Qu√© cosa, al leerlo evoqu√© su estilo narrativo. ¬ŅSer√°, no ser√°…?).

    2. Juan Pueblo
      12 marzo 2013 16:41

      Lo menos que tenia Chavez era recato al momento de vestirse con trajes onerosos y el resto de lujos que tenia. Mejor investigue antes de hacer cmentarios erroneos. Me llama la atenci√≥n que Venezuela no tiene parea comer, pero ALBA alimentos trae buques llenos de granos basicos para El Salvador, hay algo alli que no cuadra!!…