Jun 22 2010
713 lecturas

Sociedad

Alfonso Podlech procesado en Italia: la cara dura del ex fiscal de Pinochet

Nicoló Aldobrandini.*

Para el ex fiscal de Temuco, Alfonso Podlech Michaud, las torturas, los allanamientos, las vejaciones que se realizaron después del Golpe son “meras invenciones por venganza” según declaró impertérrito en los tribunales italianos que lo procesan por complicidad en el secuestro y desaparición, en 1973, del profesor de la Universidad de Temuco Omar Venturelli Leonelli,  hijo y nieto de italianos que emigraron a Chile en la primera mitad del siglo XX.

La declaración espontánea de  Podloech —a la que los acusados tienen derecho según la ley italiana— fue en respuesta a las circunstanciadas declaraciones del profesor Herman Carrasco, quien señaló que mientras lo estaban torturando en el Regimiento Tucapel, pocos días después del golpe se le había corrido la venda de los ojos y había podido darse cuenta de que la persona que lo interrogaba “era el abogado Alfonso Podlech, que estaba en uniforme del Ejército y tenía el grado de mayor”.

Asimismo Carrasco agregó que sabía perfectamente de quien se trataba porque en ese tiempo “Podlech tenía amores con una niña de la población donde yo vivía, Nubia Ramírez, con la que incluso tuvo un hijo y fue ella misma quien me dijo, después que salí de la cárcel, donde estuve preso un año y medio, que me fuera de Temuco porque Podlech me la tenía jurada”.

En realidad lo que convirtió a Carrasco en un peligro para los represores de la época fue el hecho de que vio vivos en la cárcel a un grupo de militantes comunistas posteriormente asesinados (se les aplicó la “ley de fuga”, se dijo en ese momento), y a quienes se acusaba (en forma totalmente infundada, como habría quedado demostrado) de haber intentado asaltar un polvorín de las Fuerzas Armadas.

Al final de la declaración espontánea, el ex el fiscal de Temuco quiso dar un golpe de efecto, afirmando de tener en su poder un facsímil del Consulado Italiano de Chile en el que, según sus palabras, “no se reconocería la nacionalidad italiana del desaparecido Omar Venturelli”, un detalle que sus defensores han tratado de esgrimir desde el primer momento, ya que de ello depende el hecho de que Italia tenga o no tenga jurisdicción para realizar este proceso.

Los jueces escucharon atentamente y respondieron que ya estaban en conocimiento de tal documentación, que de toda maneras era incompleta.

Nuevamente Podlech negó haber participado en la organización de extrema derecha Patria y Libertad, un hecho más que verificado. Y mientras interrogaba al testigo, su abogado defensor Nicola Caricaterra (según se dice abogado de narcos y “recomendado” a Podlech por sus compañeros de prisión) intentaba acorralar al testigo preguntándole que “cómo había sabido que su defendido era de esa organización”, insistiendo, a pesar de que el testigo respondía con tranquilidad que “Temuco es un pueblo chico y todo el mundo se conoce y sabe quien es quien”.

Asimismo el abogado quiso minar la credibilidad del testigo afirmando que “numerosas personas que habían recibido indemnización por la Comisión Valech habían tenido que devolver el dinero por haber realizado declaraciones falsas”, insinuando que también Carrasco estaba en esa misma situación. Al ser conminado por los jueces a que hiciera preguntas concretas, la respuesta de Carrasco fue que su testimonio había sido totalmente aceptado por la mencionada Comisión.   

Aunque está preso desde julio del año 2008, tras haber sido arrestado en Madrid a raíz de una orden de captura internacional emitida por la justicia italiana mientras iba de vacaciones a la República Checa, y a pesar de sus 74 años cumplidos y de la gravedad de las acusaciones “complicidad en genocidio” (que en caso de condena sería a cadena perpetua) Alfonso Podlech no parece haber resentido de este año y medio en la cárcel: no se ha perdido ninguna  audiencia y  aparece siempre vigilante y sin el más leve síntoma de arrepentimiento.

En la próxima audiencia, el 21 de julio terminarán las declaraciones de los testigos de la fiscalía; al día siguiente, el 22 se realizará el contrainterrogatorio del ex fiscal de Temuco y a continuación se escucharán los testimonios citados por la defensa de Podlech, entre ellos el obispo Bernardino Piñera, quien,  independientemente de lo que se acuerde ahora, en 1973 llamó por teléfono a la viuda de Venturelli, Fresia Cea cuando estaba refugiada en la Embajada de Italia en Santiago y le dijo textualmente: “Omar está muerto, no te puedo decir nada más, tú eres joven, tienes una hija pequeña, rehácete una vida”. 

* Especial desde Roma.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario