Abr 15 2016
557 lecturas

CulturaSociedad

Algunas enseñanzas de vida

1. LA ENSEÑANZA de dos sirios a dos fascistas alemanes.
Me cuentan una historia muy interesante que ocurrió estos días en Alemania. Un auto en el que iban dos partidarios del NPD (Partido Nacionaldemócrata Alemán, de ultraderecha), chocó contra un árbol. Los dos resultaron heridos. Pero justo en ese momento pasaban por ahí en un bus dos hombres, que al ver el accidente se bajaron para ayudarlos. Entonces les dieron los primeros auxilios, que a la postre sirvieron para salvarlos. Esa dos personas eran refugiados sirios. El auto tenia propaganda del NPD que decía “Acabemos con el islamismo” y otras frases xenófobas por el estilo. Los dos sirios refugiados no se importaron con eso. Prefirieron ayudarles para salvarles la vida. Fue casi una ironía del destino, pero también una enseñanza de vida…
2. LA ENSEÑANZA saharaui a la “comunidad internacional”.
Por cuarenta años, el pueblo saharaui ha esperado un referéndum que le permita elegir su futuro libre y soberanamente. En estos cuarenta años, se pronunciaron a favor de ese derecho el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, la Misión Visitadora del Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas y la Asamblea General. Pero la denominada “comunidad internacional” ha sido incapaz de lograr que el Reino de Marruecos, invasor de las tierras saharauis, facilite ese derecho. O tal vez no ha querido. Los países que fomentaron la invasión y destrucción de Libia y Siria, hablando de democracia, prefieren la dictadura marroquí, aunque el pueblo saharaui siga sufriendo, resistiendo. Y a pesar de los invasores y del olvido, la lehbalia seguirá creciendo para aliviar el dolor de la heridas en otra enseñanza de vida…
ale musicos de bremen3. LA ENSEÑANZA de los Músicos de Bremen a Europa
 En Bremen, ahí cerquita de donde se recuerdan los músicos creados por los Hermanos Grimm y recreados en todo el mundo, un grupo de personas, tal vez tocadas por la magia de aquellos animalitos exiliados por su dueños, tal vez recordando que la libertad se construye en el viaje, como lo hicieron hace tantos años un burro, un perro, un gato y un gallo; desde hace 30 años se reúne todos los jueves para pedir por la paz, para rechazar la guerra. Semana tras semana están ahí. Aunque en estos treinta años decenas de guerras se han llevado a millones, ellos no dejan de luchar su pequeña lucha, porque es una lucha muy grande…
Como hace una semana, o hace veinte años, sus carteles de hoy enseñan a una Europa perdida, a encontrarse: “Cierren las fronteras a las armas y ábranlas para los refugiados”, “Si de derechos humanos se tata no habría personas muriendo de hambre”, “No a los soldados alemanes en Siria”, “No a la OTAN”…
4. LA ENSEÑANZA de las calaveras a los soberbios.
Cuando se mira el cráneo de una calavera, no se sabe si es de un rico, de un mendigo, de un sabio, de un poderoso, de un farsante. Lo único que indica es el abismo por el que sucesivamente seremos todos devorados. El futuro al que todos llegaremos algún día. El horizonte nunca soñado. El déspota y el ingenuo, el revolucionario y el acomodado, el traidor y el héroe, el ministro y el obrero, el creyente y el ateo, el cuentero y el que le cree, caminan por ese destino. Finalmente ahí seremos todos iguales. Cuarta enseñanza de vida
X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario