Ago 2 2005
830 lecturas

Econom铆a

Algunas reflexiones sobre la inflaci贸n argentina

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

En las 煤ltimas semanas hemos tenido que soportar nuevamente que aquellos que se niegan a aprender de sus errores, repitan nuevamente que los aumentos salariales son culpables del aumento de la inflaci贸n; tal jocosa argumentaci贸n ha sostenido que los aumentos a los porteros han sido causal de los 铆ndices inflacionarios聽 de junio. Penoso.聽 Realmente penoso e indignante.


Perm铆tanme compartir 茅stas聽 breves reflexiones:


1)聽聽聽聽 Los oligopolios, elegantemente llamados formadores de precios, no son entes ca铆dos del cielo, aunque recogen como un man谩 el esfuerzo de todos los argentinos. Por lo tanto, forman parte聽 de conglomerados econ贸micos diversificados en sus actividades y son los que verdaderamente ganan con la inflaci贸n. No s贸lo todo aumento salarial sino la m谩s m铆nima insinuaci贸n o comentario es trasladado聽 a los precios; siendo los consumidores de esos bienes y servicios, los verdaderos rehenes de la oferta聽 oligop贸lica.

Recordemos, aumentaron los precios cuando el d贸lar roz贸 los cuatro pesos (y nunca descendieron) y ahora que la presi贸n del d贸lar es a la baja de los tres pesos, contin煤an con los aumentos.


2)聽聽聽聽聽 Los mismos conglomerados econ贸micos que ganan con los aumentos de precios, vuelven a ganar, porque son los beneficiarios de los bonos post default que se ajustan por inflaci贸n. A mayor inflaci贸n mayor rendimiento financiero. De all铆 el auge en las ultimas semanas de ingresos de capitales para operar con estos bonos.

As铆 una inflaci贸n del 12 % m谩s un 4% de inter茅s se convierte en una exorbitante tasa del 16%, a煤n superior a la tasa abonada por el hoy regresado ex ministro Cavallo durante el escandaloso Megacanje que devino en la crisis de 2001.


3)聽聽聽聽聽 La misma tasa pero con un d贸lar en baja, ampl铆a el margen de utilidad, ya que con los mismos pesos ajustados por inflaci贸n se compran m谩s d贸lares. Ello hace presumir que en alg煤n momento, no demasiado lejano, la bicicleta inflaci贸n – tasa de inter茅s, sea detenida por los mismos interesados, previa fuga de capitales. Por ello hay que mirar con mucha atenci贸n las reservas monetarias del BCRA y las fluctuaciones de los bonos post default. Esta bicicleta form贸 parte de la pol铆tica de seducci贸n para el canje de deuda 2005.


4)聽聽聽聽聽 El esquema financiero implementado desde los inicios de la d茅cada de los noventa permite no traer al pa铆s la totalidad de los d贸lares obtenidos por las exportaciones. As铆 los sectores energ茅ticos tienen legalmente licencia para no remesar el 70% de sus exportaciones y el sector minero ( ampliamente ligado a Gran Breta帽a)聽 el 100% de las mismas. Por el resto de los d贸lares, que s铆 deben ingresar, el BCRA emite moneda y luego 鈥損ara que esa masa monetaria no presione sobre los precios鈥 la inutiliza absorbi茅ndola a trav茅s de colocaciones de nuevas deudas, es decir, el BCRA compra los d贸lares de sus reservas con colocaciones de deuda a tasas de inter茅s crecientes.


5)聽聽聽聽聽 Como ya se ha observado, la tasa de inter茅s creciente no invalida que sigan aumentando los precios de los mercados concentrados, pero sube los costos del resto de la econom铆a y aleja cada vez m谩s a las Pymes del financiamiento necesario para el desarrollo de sus actividades, afectando as铆 su productividad. Luego, los censores econ贸micos de los aumentos salariales sostienen que no deben darse aumentos que no est茅n referenciados con aumentos de la productividad. Pero 茅sta no puede aumentar porque suben los costos financieros. Por ende, seg煤n estos censores, no deber铆an darse aumentos salariales mientras aumentan los costos financieros, es decir, mientras los sectores financieros crecen en sus ganancias, los salarios apenas deben mantener la subsistencia del que trabaja.


6)聽聽聽聽聽 Para agravar la situaci贸n, se paga puntualmente y sin quita a los acreedores privilegiados (FMI, BM, BID).. Con el falaz argumento de 鈥渄esendeudarnos鈥, que debe traducirse en criollo como, pagar seg煤n las condiciones impuestas por el acreedor. Situaci贸n l铆mite, porque estos acreedores son corresponsales de la formaci贸n de la deuda externa, de la fuga de capitales y de la fenomenal crisis econ贸mica y financiera que produce este genocidio al que es sometido nuestro pueblo.

聽Para 鈥渄esendeudarnos鈥 se toman nuevas deudas a tasa de inter茅s superiores a los contratos firmados con los organismos multilaterales de cr茅dito.

聽En pocas palabras, para cumplir las leoninas condiciones acordadas con el FMI y otros, se celebran nuevos acuerdos con tasas m谩s altas, mientras disminuye el riesgo de exposici贸n de esos organismos ante la deuda argentina . Agregando as铆 mayores costos financieros a toda la econom铆a, comprometiendo a煤n m谩s la ya comprometida capacidad de pago de 茅stas y otras deudas.


7)聽聽聽聽聽 Los formadores de opini贸n econ贸mica, mal llamados 鈥済ur煤es鈥 de la econom铆a pontifican que el Estado nacional debe dejar caer el precio del d贸lar para aliviar las tensiones inflacionarias. Son los mismos que auguraban un d贸lar a siete pesos posterior a la devaluaci贸n del 2002. Si bien un tipo de cambio alto permite mayores m谩rgenes para aquellos que exportan con referencia a los costos internos, y los salarios medidos en d贸lares nominalmente son menores; un tipo de cambio bajo mejora la rentabilidad de la bicicleta financiera (arriba expuesta) y es concordante con la pol铆tica econ贸mica norteamericana, que deja caer su moneda en relaci贸n a otras como parte de su estrategia econ贸mica y financiera.

En cuanto a la baja cotizaci贸n de los salarios medidos con un d贸lar alto, los salarios en la econom铆a argentina del 2005 son de subsistencia, por ello, poca significaci贸n debe asignarle a su valor nominal, siendo la cuesti贸n central de los mismos es su deteriorado poder de compra. Al fin y al cabo, si los salarios subieran en d贸lares, ser铆an se帽alados como los causales que impiden la competencia internacional de los productos exportables argentinos.

聽聽
8)聽聽聽聽聽 A pesar de los aumentos salariales producidos en los 煤ltimos meses, los mismos se hallan por debajo de la inflaci贸n. Es decir, que 鈥渓os formadores de precios鈥 se han apoderado de parte del poder de compra de los asalariados. Un salario promedio hoy puede comprar menos que en los meses anteriores a la crisis de 2001 (Si antes del 2001 compraba con su sueldo 100 ahora puede comprar 80). No s贸lo no funcion贸 el 鈥渜ue se vayan todos鈥, porque聽se quedaron todos o est谩n volviendo, sino que aquellos que transfirieron sus deudas al Estado, en muchos casos deudas fraudulentas, fugaron sus fondos al exterior, se beneficiaron con la pesificaci贸n de sus deudas bancarias cargando el costo a las espaldas de todos los ciudadanos, y ahora queda claro que聽adem谩s y consecuentemente se han apropiado del poder de compra de todos los argentinos.


9)聽聽聽聽聽 Los incrementos promedios de los salarios no alcanzan a cubrir la canasta b谩sica alimentaria. Por lo tanto, no s贸lo los desocupados e indigentes tienen graves problemas alimentarios, con su consecuencias psicosociales y de salud, sino que, los mismos trabajadores, a煤n aquellos que perciben sus sueldos en blanco, tienen crecientes problemas de desnutrici贸n. En efecto, el salario promedio en la econom铆a argentina est谩 por debajo de la canasta alimentaria, de all铆 que, el genocidio social contin煤a extendi茅ndose.


10)聽 聽Por 煤ltimo, mientras la base de la recaudaci贸n impositiva est茅 sustentada en los impuestos al trabajo y al consumo, los aumentos nominales de sueldos benefician los guarismos de recaudaci贸n y el super谩vit fiscal. Un sueldo de mil pesos mensuales aporta a trav茅s de los impuestos al trabajo y al consumo no menos de ciento cincuenta pesos mensuales destinados al pago de los servicios de la ilegal, fraudulenta e ileg铆tima deuda externa, que tras el fallo judicial de julio de 2000 a煤n espera su tratamiento en el Congreso Nacional, sede de todas las internas menos de una verdadera pol铆tica en defensa de los intereses nacionales.

—————————–


* Autor de Deuda externa y crimen social en Argentina.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario