Abr 4 2012
1556 lecturas

AmbienteSociedad

Alimentos y agricultura frente a la crisis energ茅tica

La Organizaci贸n para la Alimentaci贸n y Agricultura (FAO) alerta sobre la amenaza que implica la previsible escasez de petr贸leo para la alimentaci贸n de la poblaci贸n mundial, y presenta una serie de medidas tendientes a mitigar los impactos de la crisis que se avecinar铆a.

 

Los pa铆ses m谩s ricos, al depender m谩s de combustibles f贸siles, son los m谩s vulnerables ante la crisis que se avecina, y son tambi茅n los que desperdician m谩s alimentos.

 

En su reporte sobre alimentos y eficiencia energ茅tica, se recuerdan aspectos conocidos: el papel creciente del petr贸leo y el gas natural como insumos de la producci贸n agropecuaria que trajo aparejada la Revoluci贸n Verde, ha hecho que los costos y precios de los alimentos est茅n cada vez m谩s atados a los costos de los hidrocarburos. Sumado a ello, el 鈥減ico鈥 del petr贸leo convencional, alcanzado en el a帽o 2006 seg煤n la Agencia Internacional de la Energ铆a, pone en severo riesgo a toda la cadena alimentaria mundial.

 

En el reporte (鈥淓nergy-Smart Food for People and Climate鈥, publicado a fines de 2011), se cita, por ejemplo, que la fabricaci贸n de nitr贸geno para la fertilizaci贸n qu铆mica de los suelos consume la mitad de los combustibles f贸siles que requiere la producci贸n primaria de alimentos.

 

Sin embargo los mayores requerimientos de energ铆a de la alimentaci贸n no est谩n en la fase de producci贸n (que consume apenas el 20% del total), sino en las etapas de procesamiento y distribuci贸n. Aqu铆 la FAO hace una distinci贸n que merece la pena destacar: en la estructura de la cadena alimentaria dstingue entre los pa铆ses de alto y bajo ingreso per c谩pita. Entre los primeros (unos 50 pa铆ses del globo), el mayor consumo de energ铆a est谩 en las etapas de procesamiento y transporte (3 a 4 veces m谩s que la requerida para la producci贸n), mientras que en las naciones de menores ingresos (176 casos), la mayor proporci贸n se gasta en la cocci贸n.

 

Esto hace m谩s 鈥渧ulnerables鈥 a los pa铆ses m谩s ricos ante la ausencia de combustibles. En el caso de Estados Unidos, se indica que los alimentos que componen la dieta diaria de cada habitante recorren m谩s de 8 mil kil贸metros en promedio antes de llegar a su mesa. La desproporcionada cantidad de energ铆a utilizada en el transporte hace que las relaciones de entradas / salidas energ茅ticas sea de 7 a 1. Es decir, para cada kilocalor铆a ingerida en la dieta estadounidense, se necesitan 7 kilocalor铆as de insumos energ茅ticos.

 

Pero no toda la comida producida se consume. En los pa铆ses de altos ingresos se produce un 50% m谩s de alimentos que los necesarios dom茅sticamente, los cuales terminan 鈥減erdi茅ndose鈥. En Europa y Norte Am茅rica van a dar al tacho de basura cada a帽o entre 95 y 115 kg de comida por persona. La FAO estima que un 38% de toda la energ铆a que se requiere para el abastecimiento global de alimentos se pierde junto con ellos.

 

Para el 2030 se espera que la demanda global de energ铆a y agua aumente un 40%, y la de alimentos en un 50%. Seg煤n este reporte de la FAO, los cambios de h谩bito de consumo en los pa铆ses asi谩ticos con la incorporaci贸n de la carne vacuna en su dieta es uno de los factores que m谩s inciden en estas proyecciones. Mientras que para obtener un kilo de pollo se necesita un kilo de cereales, para obtener un kilo de carne vacuna se requiere de 8 kilos de cereales.
[Ver Addenda que precisa los datos]

 

Tambi茅n est谩n ocurriendo cambios en la forma de producci贸n. La r谩pida maquinizaci贸n e industrializaci贸n de la agricultura en los pa铆ses asi谩ticos (particularmente India y China) est谩 modificando la matriz energ茅tica de la cadena de alimentos asemej谩ndola a la de los pa铆ses de altos ingresos. Esto llevar谩 a estos pa铆ses a padecer las mismas amenazas que hoy aquejan a los pa铆ses centrales ante la escasez o volatilidad de los precios del petr贸leo.

 

Las soluciones que ofrece el nuevo reporte tampoco son novedosas. Entre otras reducir el desperdicio de alimentos, consumir alimentos producidos localmente, incorporar la energ铆a end贸gena de la producci贸n agropecuaria (residuos, biog谩s, etc.) y aplicar pr谩cticas agroecol贸gicas.

 

Los pa铆ses 鈥渆n v铆as de desarrollo鈥, particularmente, deber铆an tomar nota de estas previsiones. Continuar alentando la agricultura industrial los est谩 volviendo cada vez m谩s dependientes de un recurso en declive y haci茅ndolos m谩s inestables ante la inevitable suba de los precios de los hidrocarburos. Muchos de estos pa铆ses a煤n tienen el conocimiento de las pr谩cticas agr铆colas previas a la revoluci贸n verde, las que sumadas a los nuevos conocimientos de las t茅cnicas agroecol贸gicas podr铆an reducir esta vulnerabilidad.

 

Claro que este enfoque implica necesariamente abandonar la vieja concepci贸n de 鈥減rogreso鈥 que nuestras sociedades han abrazado con tanto fervor como su petrodependencia.

 

*Investigador en Energ铆a y Cambio Clim谩tico de CLAES (Centro Latino Americano de Ecolog铆a Social).

鈥撯撯
Addenda

Se帽ala un lector:
Para conseguir un solo kilo de carne se necesitan 16 Kgs. de alimento si se trata de un buey, 6 si es un cerdo, 4 si es un pavo y 3 si es un pollo. La producci贸n de leche requiere aproximadamente un Kg. de pienso por litro. Si en la media hect谩rea hemos decidido criar un buey de 400 Kgs. de peso, conseguiremos 160 Kgs. de carne, pero sin poder plantar nada m谩s en el terreno mientras viva el buey.
Quien centra su dieta en la carne para conseguir 2.500 calor铆as requiere una hect谩rea y media de terreno destinado a ganado. Si la misma persona basa su dieta en trigo, podr谩 alimentarse con la octava parte de una hect谩rea. Media hect谩rea cultivada con arroz y legumbres puede dar de comer a seis personas.
Los datos se obtuvieron aqu铆.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario