Jun 22 2014
745 lecturas

PolíticaSociedad

Alta tensión entre mapuches y hacendados

Un muerto y un vehículo incendiado fueron el saldo que dejó un ataque de dos sujetos encapuchados en las cercanías de la hacienda Santa Inés, en la región de la Araucanía, la semana pasada. El hecho no es nuevo en un escenario donde la violencia entre mapuches y agricultores es parte del paisaje habitual, y significa un severo retroceso para la estrategia dialoguista que había impulsado Michelle Bachelet desde el inicio de su segunda presidencia. .

La agresión ocurrió de noche, mientras los encapuchados intentaban incendiar un auto, acción que fue repelida por la policía. Más tarde se encontró el cuerpo de uno de los encargados de la hacienda con cuatro disparos a quemarropa.

Tras este nuevo episodio, las críticas desde la oposición no se hicieron esperar. El senador de la ultraderecha Unión Demócrata Independiente (UDI) Iván Moreira criticó el trabajo que lleva adelante el intendente de la Araucanía, Francisco Huenchumilla, señalando que “acá se ha visto a un intendente activista y abanderado sólo con una causa y no con todas las personas que están sufriendo por estos atentados”.

De hecho, el diputado del mismo partido Gustavo Hasbún informó que se encuentra “en estudio” la posibilidad de acusar constitucionalmente al jefe regional.

Por su parte, Huenchumilla lamentó el nuevo ataque y aseguró que el gobierno presentará las querellas respectivas ante los Tribunales de Justicia. El intendente llegó a un puesto clave para la presidenta Michelle Bachelet, en su afán de destrabar el conflicto mapuche. Una de las primeras acciones que realizó fue pedir un sentido perdón al pueblo mapuche. Bachelet respaldó su estrategia y reconoció que “hay una deuda pendiente con nuestros pueblos originarios y vamos a trabajar para resolverla”.

Huenchumilla comenzó su mandato en la Araucanía reuniéndose con autoridades, instituciones, actores sociales y más de diez comunidades mapuches, lo que gatilló el reclamo de la derecha.

Pero no fue todo. La máxima autoridad regional aseguró ayer que el conflicto mapuche en la zona no tendrá fin si el Estado no asume una política concreta de devolución de tierras para los pueblos originarios.

En entrevista con El Mercurio, Huenchumilla sostuvo que en la tarea de poner fin a la violencia en la zona “no bastan las tareas convencionales: tenemos que ir a las causas profundas del conflicto para solucionarlo. Dicho de otra manera, mientras el Estado no tome una política de devolución de tierras, esto no se va a solucionar”.chile mapuche ante la moneda

En su primer balance a cien días de haber asumido en el cargo, el jefe regional destacó que en la región “hay cientos, no sé si soy exagerado, pero hay cualquier cantidad de lugares a los que yo voy, que yo recorro, donde viven 80 familias en 120 hectáreas. Cada una tiene una hectárea y ahí viven”.

“Y al lado de ellos hay un fundo de dos mil hectáreas de una familia. ¿A quién pertenece ese fundo de dos mil hectáreas? A un connotado empresario de Santiago, que va una, dos, tres o cuatro veces al año, seguramente en las vacaciones, a pasear con su familia, mientras al lado hay gente que no tiene cómo subsistir. Esto no tiene vuelta”, sentenció.

Huenchumilla agregó que “no estoy hablando por boca de nadie, hablo por mí mismo. Yo tengo como herencia de mis antepasados una hectárea, cuando mi abuelo tenía ‘n’ cantidad de hectáreas. Mi abuelo participó en la guerra con el ejército chileno en 1881 y tengo una hectárea. Si no fuera abogado, probablemente estaría protestando y tratando de recuperar mis tierras”, enfatizó.

Consultado sobre si una eventual intervención estatal en la propiedad de las tierras sería una vulneración del derecho a la propiedad privada, el intendente explicó que “yo siempre doy el ejemplo de Perú y Bolivia, donde nosotros tenemos tratados y, por lo tanto, la legalidad está de nuestra parte. Tenemos tratados y, sin embargo, estamos en La Haya y perdimos 20 mil kilómetros con Perú. Y ahora con Bolivia la legalidad está de nuestra parte, y nos están demandando en La Haya. Entonces, ¿el problema es legal o es político? Naturalmente que el problema es político; va más allá de la legalidad”, indicó.

Desde La Moneda, el ministro secretario general de Gobierno, Alvaro Elizalde, respaldó las palabras del intendente y reiteró que el Ejecutivo impulsará la política de restitución de tierras para pagar la “deuda histórica” del Estado en esta materia.

“Huenchumilla está liderando un proceso de promoción del diálogo para alcanzar la paz social en la Araucanía y sus declaraciones son expresión de lo que se ha venido realizando por los gobiernos democráticos, de restitución de tierra y que se va a continuar desarrollando bajo este gobierno. Así que es, por esta parte, una política integral que da cuenta de temas que están pendientes y que tienen por objeto dar solución a problemas que se han venido postergando durante muchos años e incluso décadas en nuestro país”, indicó.

En ese contexto, Elizalde, quien participó en la celebración del Año Nuevo mapuche en la comuna de La Granja, agregó que la autoridad “seguirá trabajando, así como el conjunto del gobierno, a través del diálogo, por conquistar la paz social y dar solución a problemas que están pendientes desde hace mucho tiempo”.

“Es expresión de lo que han sido las políticas a las cuales se ha comprometido el gobierno y efectivamente asumir que hay una deuda histórica con los pueblos indígenas en nuestro país y debemos dar solución a esa deuda histórica”, sostuvo.

El portavoz de La Moneda añadió que “el Chile de todos es un Chile que debe reconocer la multiculturalidad y que debe hacerse cargo de una serie de demandas de los pueblos indígenas: Reconocimiento constitucional, un nuevo trato, política de restitución de tierras y, por cierto, también una agenda de desarrollo”.

Respecto de la interpelación que la Alianza presentará en contra del ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, por los hechos de violencia que han ocurrido en las últimas semanas en la Novena Región, Elizalde respondió que “quienes critican al gobierno tienen que hacerse cargo de su propio fracaso”.

“La política implementada bajo el gobierno anterior en la Araucanía fue un rotundo fracaso, digámoslo con todas sus letras. Nosotros esperamos que todos los sectores se sumen al esfuerzo por resolver problemas que están pendientes desde hace mucho tiempo”, concluyó.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    26 junio 2014 22:22

    Según un trabajo investigativo de la UC de Chile (¿1990?), el referente a la zona de Contulmo, se afirmaba que muchos predios mapuches fueron adquiridos tras una borrachera inducida por un terrateniente, quienes les regalaba una garrafa de aguardiente, los hacía estampar su huella digital (eran analfabetos) en un contrato de venta de tierras, y al otro día al despertar de su borrachera se descubrían pisando un suelo que era ajeno, el mismo que se venía traspasando familiarmente de generación a generación, pero ahora no era suyo. Del millón de hectáreas primitivas del pueblo mapuche, hoy no les quedan más de cien mil. Toda la zona de los Lagos era mapuche, hoy es propiedad de hacendados, empresarios, terratenientes, forestales. Pucón ha sido actualmente elegida como cuna de veraneo de la alta burguesía chilena, pisoteando así la tradición ancestral mapuche, pues esta laguna era de aguas sagradas para las machis. Hoy campean ahí los veleros, lanchas, esquí acuáticos.