Jun 6 2021
109 lecturas

Econom铆a

Ambiguo pacto del G-7 para frenar la elusi贸n fiscal de los gigantes tecnol贸gicos

Los ministros de Finanzas de siete superpotencias occidentales acuerdan apoyar un impuesto m铆nimo y planetario 芦de al menos el 15%禄 que, a falta de mayor concreci贸n, aspira a sentar las bases para comenzar a regular la tributaci贸n del capitalismo global, aunque mantiene las inc贸gnitas sobre sus efectos reales en las haciendas estatales y los consumidores.

El ministro de Finanzas de Jap贸n Taro Aso y el presidente del Eurogrupo Paschal Donohoe. 鈥 REUTERS

El ministro de Finanzas de Jap贸n Taro Aso y el presidente del Eurogrupo Paschal Donohoe

La reuni贸n de ministros de Finanzas del G-7 cumpli贸 las expectativas y solvent贸 con un anuncio tan ambiguo e inconcreto como solemne la sesi贸n preparativa de la cumbre de jefes de Estado de la semana que viene: el ministro brit谩nico, Rishi Sunak, fue como anfitri贸n el encargado de explicar al mundo que su pa铆s, EU, Canad谩, Jap贸n, Alemania, Francia e Italia, las siete principales potencias econ贸micas del mundo siempre que se obvie a China e India, han acordado apoyar el establecimiento de un impuesto global sobre los beneficios empresariales 鈥渄e al menos el 15%鈥.

Ir贸nicamente, el mundo se enteraba del acuerdo 芦hist贸rico禄 para 芦reformar el sistema fiscal global禄 y adaptarlo a la era del capitalismo tecnol贸gico a trav茅s de un tweet, es decir, mediante los servicios de uno de esos 芦gigantes tecnol贸gicos禄 de los que el ministro considera 芦crucial禄 asegurar que 芦paguen el impuesto adecuado en el lugar correcto禄, algo que, matiz贸, tiene 芦un precio enorme para el contribuyente brit谩nico禄.

La secretaria del Tesoro de EU, Janet Yellen, se pronunci贸 en t茅rminos similares cuando asegur贸 que 芦esta tasa m铆nima global pone fin a la carrera a la baja del impuesto de sociedades y garantiza justicia para la clase media y los trabajadores de Estados Unidos y de todo el mundo禄.

La ambig眉edad de ambos anuncios, a la espera de que los jefes de Estado de esos siete pa铆ses ampl铆en su posicionamiento, resulta tan esperanzadora como inquietante, tanto por lo que dicen como por lo que no.

La ambig眉edad como baza de la geopol铆tica tributaria

Lo que dicen es que esos siete pa铆ses apoyan que el Impuesto de Sociedades tenga en todo el mundo un tipo m铆nimo del 15%, y que se trata de una medida que va a resultar positiva para sus respectivas rep煤blicas.

Lo que no dicen es cu谩l va a ser la letra peque帽a de esa norma, de lo que dependen en la pr谩ctica su eficacia y su equidad.

Y lo que ya estaba dicho de antemano es que se trata de un pronunciamiento de siete pa铆ses, para nada actores secundarios en el concierto internacional pero que han participado en un foro informal, sobre un asunto que, en todo caso, no comenzar谩 a ser trasladado al terreno pr谩ctico antes de los pr贸ximos plenarios del G-20 y la OCDE, que s铆 disponen de capacidad normativa, y que despu茅s tendr谩n que poner en marcha otros como la Uni贸n Europea.Las naciones del G7 acuerdan que los gigantes tecnol贸gicos paguen impuestos justos | G7, Impuestos, Empresas

La falta de concreci贸n sobre la medida responde, aparentemente, a dos claves l贸gicas: la reserva de la zona central de la escena para los jefes de Estado y la certeza de que ese posicionamiento de los siete no es el final de un camino sino una de sus primeras etapas, a falta de posteriores negociaciones en esos foros, y eso requiere disponer de un margen para negociar. Siempre que uno est茅 dispuesto a hacerlo, claro.

Y as铆 est谩 uno de los aspectos clave: el promotor de la iniciativa, el estadounidense Joe Biden, que est谩 trabajando en un tipo del 28% para su pa铆s, comenz贸 en abril proponiendo uno global del 21% que ya se ha quedado en el 15%. Y eso, a falta de que entren en la sala actores como Singapur, Holanda e Irlanda, que han hecho de los impuestos low cost un componente clave de su negocio-pa铆s. Todo, mientras otros como China mantienen un estruendoso silencio.

Esa inconcreci贸n impide al mismo tiempo, y m谩s all谩 de la previsible cantinela liberaloide sobre el riesgo de que las empresas repercutan en sus precios sus costes impositivos, atisbar las consecuencias que una medida de este tipo puede tener para unos ciudadanos convertidos en el principal objeto de negocio de unos gigantes digitales que les dan la apariencia de usuarios. 芦Si es gratis, es porque el producto eres t煤禄, reza el m谩ximo aforismo de la mercadotecnia virtual.

驴Cu谩l era el problema a resolver?

La combinaci贸n de los para铆sos fiscales y los pa铆ses de baja tributaci贸n han servido en las 煤ltimas cuatro d茅cadas como base para la generalizaci贸n de una serie de tinglados societarios que permiten a los grandes emporios canalizar sus beneficios hacia los estados de baja tributaci贸n a base de que sus sedes regionales les facturen a las locales cifras millonarias como servicios cuando, en realidad, se trata de meras transferencias.

El impuesto de sociedades global tiene como objetivo evitar ese escaqueo tributario y hacer que las empresas trasnacionales paguen impuestos a las haciendas locales en funci贸n del negocio que realizan y de los beneficios que obtienen en cada territorio.

La ministra de econom铆a, Nadia Calvi帽o

La ministra espa帽ola, Nadia Calvi帽o

Esa es la teor铆a. La pr谩ctica depender谩 de la letra peque帽a, que debe establecer si el impuesto se aplica sobre los beneficios contables o sobre las bases impositivas una vez aplicadas las deducciones, algo que en Espa帽a permite bajar de un te贸rico 25% de los beneficios a un 8,3%; c贸mo ser谩 el cobro en cada pa铆s y qu茅 parte del negocio puede transferirse a la sede de la empresa, y qu茅 ocurre con los impuestos actuales, 驴Irlanda subir谩 su 12,5% actual y Suiza su 8,5% al 15%? 驴Espa帽a restar谩 diez puntos su 25% y Francia bajar谩 a la mitad su 30%?

Esos detalles est谩n pendientes de lo que salga del G-20 y la OCDE, y de c贸mo se interprete esa partitura en la Uni贸n Europea o Mercosur am茅n de las versiones locales, aunque estudios como el reciente de Simulaciones para la UE del cobro del d茅ficit tributario de las multinacionales, elaborado por el Tax Observatory de Gabriel Zucman, dan pistas: los principales beneficiarios de un impuesto global sobre los beneficios empresariales ser铆an los miembros del G-7, con EU a la cabeza (164.000 millones de euros de 460.000 con un tipo del 25%), mientras que con niveles como el anunciado (15%), otros como Espa帽a ingresar铆an 700, que son menos de los estimados para las pol茅micas tasas Tobin (850) y Google (1.200).

芦Sin acuerdo no se puede imponer un tributo a las multinacionales no residentes禄

Julio L贸pez Laborda, catedr谩tico de Econom铆a Aplicada de la Universidad de Zaragoza y uno de los principales expertos del pa铆s en materia tributaria, destaca que 芦se est谩 dando mucha importancia al establecimiento de un tipo m铆nimo pero tambi茅n es relevante el segundo componente, que pretende atribuir a los pa铆ses el derecho de gravar parte de los beneficios de las multinacionales generados en su territorio禄, algo que permitir铆a 芦avanzar bastante en la limitaci贸n Acuerdo hist贸rico del G7: respalda un impuesto global de Sociedades del 15%de la competencia fiscal y la deslocalizaci贸n ficticia de los beneficios o profit shifting聽hacia territorios de baja tributaci贸n como los para铆sos fiscales, as铆 como en el reparto m谩s justo de la recaudaci贸n del IS entre los pa铆ses禄.

En este sentido, anota, EU ha pasado de rechazar ese segundo componente, el de la presi贸n local, a apoyarlo 芦esperando que tambi茅n se traduzca en un aumento de ingresos tributarios para el pa铆s禄, aunque 芦es importante advertir de que los resultados depender谩n mucho de la ambici贸n de las medidas que se acuerden: por ejemplo, no es lo mismo un tipo m铆nimo del 12,5% que del 21%禄.

La implementaci贸n del impuesto no resultar铆a, en cualquier caso, sencilla, ya que los Estados pueden 芦adoptar el Pilar 2 e imponer a sus multinacionales residentes un impuesto equivalente a la diferencia entre el tipo m铆nimo acordado y la tributaci贸n efectiva de las mismas en otros pa铆ses禄, pero, al mismo tiempo, 芦sin acuerdo no puede imponer a las multinacionales no residentes que tributen por los beneficios generados en Espa帽a, porque no lo permiten las normas vigentes de fiscalidad internacional, en particular, los denominados convenios de doble imposici贸n禄. Las primeras ser铆an Telef贸nica, Iberdrola o ACS; las segundas, Amazon, Twitter o Facebook.

芦El list贸n queda tan bajo que cualquier empresa podr谩 salt谩rselo禄

As铆, apunta, 芦los acuerdos no podr谩n ser muy ambiciosos, ni en la determinaci贸n de las empresas afectadas (sectores, tama帽os) ni en el importe del tipo m铆nimo que se fije. Pero, en todo caso, ser谩 un avance con respecto a la situaci贸n actual禄.

Por 煤ltimo, L贸pez Laborda rechaza que pueda hablarse de un intento de 芦armonizaci贸n global禄 del Impuesto de Sociedades, aunque s铆 considera que 芦las propuestas en las que est谩 trabajando la OCDE a instancias del G20 pueden tener efectos de largo alcance禄. Entre otras causas, a帽ade, porque 芦los pa铆ses m谩s grandes han estado desde el principio detr谩s de los trabajos de la OCDE, Impuesto m铆nimo global, en el centro del debate de la reuni贸n del G7en especial, Francia y Alemania, y ahora tienen m谩s inter茅s que nunca en que salgan adelante, porque les pueden proporcionar ingresos adicionales que precisan para hacer frente a las consecuencias econ贸micas y sociales de la pandemia禄.

Por su parte, 脥帽igo Mac铆as, responsable de Investigaciones de Oxfam-Intermon, calific贸 de 芦decepcionante e incluso absurdo que el G-7 declare que esto es una 鈥榯ransformaci贸n integral鈥 del sistema fiscal internacional禄, ya que 芦un m铆nimo global del 15% se queda corto, no marcar谩 ese punto de inflexi贸n para acabar con el uso abusivo de los para铆sos fiscales ni en la competencia fiscal禄.

芦Nos hubiera gustado poder reconocer que este era el gran momento hist贸rico de la reforma del sistema fiscal impulsado por las grandes econom铆as del mundo para que las grandes corporaciones lleguen a pagar los impuestos que les corresponde donde les corresponde禄, anot贸, pero 芦con este 15% en realidad no hacen m谩s que alinearse con los para铆sos fiscales como Irlanda, Suiza o Singapur. El list贸n queda tan bajo que casi te tropiezas con 茅l y cualquier gran empresa se lo saltar谩禄.

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario