Dic 31 2004
810 lecturas

Opinión

América Latina: el otro terrorismo

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La República Cromagnon se incendió en Buenos Aires esta madrugada del 31 de diciembre de 2004; murieron 174. Los dueños del boliche son mucho menos que cromagnones, son asesinos: la tela usada para ornar el cielorraso no era incombustible. El local carecía de salidas de emergencia.

Ycúa Bolaños ardió durante horas el primero de agosto de este mismo año en Asunción del Paraguay. El hijo del propietario ordenó cerrar las puertas para que los que estaban adentro -gente que compraba menestras o comía un emparedado- no se arrancara sin pagar. Murieron más de 400 personas -como en el caso argentino- quemadas.

fotoEn ambos casos, en todos los casos, las víctimas son pobres.

Todos los días en un país latinoamericano cede un andamio, se produce un cortocircuito en una obra, estalla una pieza de maquinaria, se derrumba un muro, se viene abajo una techumbre, naufraga una embarcación en mal estado, no responden los frenos de un vehículo de transporte público, la señalizacion de alguna vía férrea no funcionó, la policía no estuvo en el “lugar de los hechos” o actuó con imprudente -a veces premeditada- beligerancia…

Cientos de personas inocentes esperan hacinados en las cárceles -a veces retenidos en los recintos policiales- que los jueces concluyan una investigación, o que meramente investiguen, que los fiscales se pongan de acuerdo, que alguien haga algo. En ese limbo de su inexistencia mujeres y varones son violados en sus cuerpos y sus siquis; a veces, tras años de encierro, son liberados, otras enferman; todos olvidan por qué están ahí, mueren.

El Diccionario de la Real Academia y sus correspondientes americanas define terrorismo como: a) Dominación por el terror y b) Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror. Restar de la propiedad social recursos y servicios vitales: combustibles, agua, riquezas naturales, transporte, correo, educación, en fin, y dejar a la población indefensa y a la intemperie ¿no infunde terror? Hace pocos días en Santiago de Chile un hombre con un pie engangrenado recorrió inútilmente los hospitales; consiguió al fin atención médica porque un equipo periodístico de un canal de TV conoció su caso y logró ubicarlo en un centro de salud.

¿Cómo definir el vaciamiento de los mares que bordean Latinoamérica -en los que pescan centenares de buques asiáticos y europeos, depredando también la fauna costera-? ¿Cómo definir el uso de sustancias tóxicas parael teñido de las prendas de vestir y juguietes infantiles? ¿Cómo definir el cultivo, cosecha, distribución y venta en el comercio -sin advertencias de ninguna clase- de productos alimenticios transgénicos cuyos efectos sobre el organismo no han sido debidamente estudiados?

¿Acaso no infunde terror el abandono del Estado de sus responsabilidades en el terreno de la educación? Los niños latinoamericaos están en los peldaños más bajos de la escala internacional que mide comprensión de lo leído y capacidad de cálculo aritmético. ¿Acaso no es “dominación por el terror” la implementación de políticas económicas cuyos efectos son que más de la población del continente se acueste todas las noches con hambre -y que mueran niños de hambre-? Los informes de la UNESCO son significativos a este respecto.

¿No es una elaboración macabra del terrorismo internacional el hecho de que se informe -lo acaba de hacer la CEPAL- sobre los “excelentes resultados” del comportamiento de las economías de “la región” en circunstancias de que en terminos reales el 50 por ciento de su fuerza de trabajo vive de la llamada economía informal?

¿No infunde terror el Plan Colombia, con sus secuelas ambientales en ese país so pretexto de “erradicar” plantíos de coca y cannabis?

foto¿Y no infunde aun más miedo la silenciosa protocolización del Plan Puebla-Panamá, que hará de México una gigantesca maquila -factoría colonial- enajenando sus recursos acuíferos, gasíferos y petrolíferos, convertido en una ruta pavimentada y señalizada entre EEUU y el corazón de América Latina? Ha sido dicho: el trazado del Plan Puebla-Panamá prosigue hasta Colombia.

¿Y luego qué?

En México, América Central, el Caribe y América del Sur el combate al terrorismo se ha convertido en una forma de sobreviviencia.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario