Ene 14 2017
737 lecturas

Política

Argentina: acusan a opositores por andar pateando perros

El título tiene que ver con la famosa frase pronunciada (“Un candidato pierde cuando patea un perro, no cuando es neoliberal”) , en los inicios de la campaña presidencial de Mauricio Macri, por su referente en materia comunicacional, el ecuatoriano Jaime Durán Barba. Según esa apreciación, para la inmensa mayoría de la población son determinantes cuestiones instaladas y valorizadas por esta cultura masificada en la cual vivimos.

Para la perspectiva del arrogante “gurú” ecuatoriano, tales cuestiones –aunque sean menores o insignificantes- tienen efectos masivos muchos más importantes que las elaboradas construcciones ideológicas, los apoyos partidarios o la adhesión de punteros, intendentes o gobernadores. De allí esa escandalosa afirmación según la cual poco importa que un candidato sea o no neoliberal, ello no afectará mayormente su performance electoral; en cambio patear un perro sarnoso en la vía pública puede acabar con su carrera política.

Nicolás Dujovne

Evidentemente esa forma de enfocar la campaña electoral fue una de las razones que abonó el triunfo de Macri. Pero una cosa es ganar las elecciones y otra gestionar el Estado. Sin embargo el macrismo trata de aplicar, desde la administración estatal, algunos aspectos semejantes a lo utilizado en la campaña electoral. Un rotundo ejemplo de lo dicho lo encontramos en el tema planteado en estos días en relación a los remedios del PAMI y los casos en los que el Estado se hace cargo del 100% de los mismos.

En efecto, el macrismo elude hablar de “ajuste” por el contenido negativo –en la opinión pública- de ese término. Sin embargo el “ajuste” está y se tiene que profundizar, para eso está Nicolás Dujovne. Entre las reparticiones a “ajustar” está el PAMI. Allí hay 1.600.000 afiliados que están recibiendo remedios con el 100% de descuento. Hacia ahí se dirige la “tijera” macrista para “ahorrar” 1.600 millones de pesos. Para justificar su accionar establecen confusos criterios o normas para permitir que sigan recibiendo remedios con el 100% de descuento (que el haber jubilatorio no sea 1,5 veces superior al mínimo, que no tenga un coche con menos de 10 años de antigüedad, que no tenga más de una propiedad, que no cuente con una prepaga).

Nadie sabe a cuánta gente, de ese universo de 1.600.000, se excluirá de ese beneficio. Pero, eso sí, ya apareció el “perro pateado”. La medida se publicita, no en el “ajuste” sino en la barbaridad que significarían el caso de unos 2000 afiliados (0,12% de los beneficiarios reales) que estarían involucrados en maniobras contra el PAMI en acuerdo con farmacias o el caso aún menor de afiliados que recibirían ese beneficio y tendrían yate o avión. De ese modo los múltiples opositores a esta medida quedan inmediatamente cuestionados porque avalan delitos o defienden a poderosos propietarios de yates o aviones. El gobierno no quiere hablar del “ajuste” o ponerle nombre y apellido a los delincuentes, prefiere denunciar a los opositores con el mismo criterio que “patean el perro” que divulgó Durán Barba.

Arribas ¿se la podrá llevar “de arriba”?

Gustavo Arribas es muy amigo de Macri, al punto tal que éste lo puso como jefe de espías, mejor dicho de la exSIDE y actual Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Su relación, por el fútbol, viene de lejos.

Cuando Macri iniciaba su carrera política como Presidente de Boca y Arribas seguía acumulando dólares con el negocio de la compraventa de jugadores. Pero desde esta semana el jefe de la AFI está en el ojo de la tormenta en la investigación sobre el Capítulo Argentino de los negocios que giraron en torno a Odebrecht, gigantesca empresa brasileña de construcciones envuelta en escándalos en Brasil y en otros 11 países. Norberto  Odebrecht, quien fuera presidente de la empresa, fue condenado a 19 años de cárcel en Brasil por delitos vinculado a “propinas” (coimas repartidas) para ganar licitaciones y realizar una vastedad de obras públicas.

Ahora está colaborando con la justicia brasileña. Entre los otros países, donde se repartieron coimas, figuramos nosotros. Aquí –según declaró Odebrecht- se entregaron 35 millones de dólares para aceitar los negocios vinculados a las 8 grandes obras que están realizando. Solo en 3 de ellas -por ahora- se está investigando la existencia de tales coimas. Se trata de las obras para potabilizar el agua de la Zona Norte de Capital y Gran Buenos Aires, con 40 km. de acueductos y 15 km. de túneles; el soterramiento de 37,75 km. del Ferrocarril Sarmiento (entre Caballito y Moreno) y los 2.100 km. de gasoductos que surcan varias provincias argentinas. Muchas de estas obras son en conjunto con IECSA de Angelo Calcaterra, primo de Macri y continuador de la familia del actual Presidente en la propiedad de dicha empresa.

Franco Macri y Angelo Calcaterra

El martes pasado el periodista Hugo Alconada Mon, que aportara rotundas pruebas sobre los denunciados negocios de Cristina, escribió en LA NACION que en setiembre de 2013 un personaje (ya condenado en Brasil) y ligado a Odebrecht hizo 5 giros por cerca de 600 mil dólares a una cuenta suiza de Arribas, para ello utilizó los mismos canales que tenía para pagar las coimas de Odebrecht. Eso ocurrió al día siguiente que el gobierno nacional aprobara el acuerdo para retomar los trabajos del soterramiento del Ferrocarril Sarmiento, a cargo de Odebrecht e IECSA. Arribas respondió, reconociendo la transferencia de 70.745 dólares por la venta de un inmueble en San Pablo, negando todo lo demás y acusando al periodista y diario sobre la “temeridad” de tal información. Cabe agregar que, en esos tiempos Cristina era Presidenta, Macri Jefe de Gobierno de Buenos Aires y las empresas beneficiarias de las obras del soterramiento fueron la brasileña y la del primo de Macri.

Hasta aquí los datos. Ahora bien a partir de ellos hay tres hipótesis interpretativas: 1. Que Arribas tenga razón y que se trata de un mal uso, por parte del periodista de algunos datos. Las coincidencias de fechas y protagonistas serían una pura casualidad. 2. Que los datos sean reales, pero que sea una casualidad la coincidencia de fechas con el reinicio de las obras y el modo de transferencia de esos fondos. En ese caso ¿Porqué razón Arribas niega la mayor parte de la información? La explicación sería que se trata de operaciones -en negro- de venta de jugadores. Arribas ya tiene antecedentes y denuncias penales por tal situación. Inclusive en la Argentina una de sus empresa fue denunciada por Mario Cafiero -en el 2006- por unos 3 millones de dólares “perdidos” en la transferencia de Carlitos “Apache” Tévez de Boca al Corintias.

Además Arribas representa a una empresa inglesa de la que sería propietario un multimillonario ruso del mundo del fútbol. Esa empresa aparece como dueña del Deportivo Maldonado de Uruguay, club usado como fachada para transferir jugadores evadiendo impuestos. Así fue la reciente venta de Jonathan Calleri, delantero de Boca. 3. La última alternativa es que la información de Alconada Mon sea cierta y se trate de coimas vinculadas a las obras de soterramiento del Ferrocarril Sarmiento. En ese caso queda flotando en el aire una pregunta inquietante: ¿Qué hacía cobrando coimas un amigo de Macri, en una obra que se pagaba con fondos nacionales, durante el gobierno de Cristina? La respuesta puede ser muy interesante y podría probar cómo se articulaban –en algunos casos- los intereses nacionales (Cristina) con los de la Ciudad de Buenos Aires (Macri) en negocios donde también intervenía una empresa cercana a la familia de quien era Jefe de Gobierno de la ciudad.

El periodista de LA NACIÓN aporta otros detalles. Dice que -en esos tiempos- los días jueves almorzaban en un Hotel porteño el ministro Julio de Vido, el operador Jorge Rodríguez y Marcelo Odebrecht, quien a esos fines volaba desde Brasil. Marcelo es hijo de Norberto y era el número 2 de la empresa. Ahora también enjuiciado y condenado en Brasil. Otros involucrados en estos negocios son Ricardo Jaime y Manuel Vázquez (quien administraba fondos negros del primero). Son tantos los involucrados y de tanta incidencia, en lo que pasó y pasa, en la Argentina de estos años que sería una gran “novedad” que la investigación pueda avanzar efectivamente.

De todos modos, a menos que sea cierta y debidamente comprobada la primera hipótesis, mantener en su cargo a Arribas le traerá un costo demasiado alto al gobierno. Ahora aparecen con claridad las razones de quienes sostenían que Arribas no era un buen candidato para dirigir la inteligencia de la Argentina.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario