Jun 9 2018
804 lecturas

Economía

Argentina: El negocio del FMI

La primera pregunta que debemos hacernos es c√≥mo se lleg√≥ a esta situaci√≥n de tener que acordar con el FMI, cediendo nuestra soberan√≠a al aceptar decisiones de ese organismo internacional regenteado por los grandes banqueros y los pa√≠ses llamados centrales (Grupo de los 7 con clara preeminencia de los EU), ¬†que nos presta plata bajo condiciones incumplibles de reducci√≥n del gasto p√ļblico, de intromisi√≥n en nuestras leyes y de, otra vez, obligarnos a liberar el tipo de cambio como si la ley de la oferta y demanda se debe cumplir con las divisas, que es fundamental porque relaciona a todos nuestros precios (salarios, tarifas, inter√©s, bienes, servicios, dem√°s factores, etc.) con los del resto del mundo.

Como si la experiencia vivida con el fin del gobierno de De la R√ļa, en que el FMI oblig√≥ al Gobierno de Eduardo Duhalde, que asume la presidencia el 2 de enero de 2002, a liberar el valor del d√≥lar, que pas√≥ de valer formalmente un peso a casi cuatro pesos en el mercado de Montevideo en abril de ese a√Īo.

En la actualidad el ajuste de las cuentas p√ļblicas acordado con el FMI se hace al solo efecto de disminuir el d√©ficit fiscal, que el gobierno de Cambiemos financi√≥ con deuda externa, dolarizando el d√©ficit por un lado, y por otra parte, dicho d√©ficit fiscal lo provoc√≥ porque elimin√≥ las retenciones y redujo las de la soja, disminuy√≥ el impuesto a los bienes personales (a la riqueza) y los grav√°menes a los art√≠culos de lujo y de gran valor como embarcaciones, autos caros, avionetas, whisky, perfumes, etc., a la par que al endeudarse aumentaba el gasto en el pago de los intereses de la deuda.

En efecto, en el cuadro que se adjunta se puede ver c√≥mo los ingresos totales crecieron menos que la inflaci√≥n, que los gastos primarios (salarios, jubilaciones y pensiones, subsidios, transferencias a las universidades, a las provincias, la obra p√ļblica, etc.), tambi√©n crecieron menos que la inflaci√≥n del per√≠odo, pero m√°s que los ingresos, lo que ocasion√≥ un incremento en el d√©ficit primario de casi el 300% en t√©rminos nominales, agravado por el mayor pago de los intereses de la deuda, lo que genera un d√©ficit en pesos, pero convertido a d√≥lares, pasa a ser de unos U$s 39.000 millones en los a√Īos 2016 y 2017, que fue la deuda tomada por el Estado Nacional.

En el presupuesto del a√Īo 2018, tambi√©n se estimaba tener un d√©ficit fiscal igual, pero el hecho de que Argentina, un pa√≠s que representa solo el 0,4% del comercio mundial, haya sido durante los a√Īos 2016 y 2017 la que tomara la cuarta parte del total de los cr√©ditos que reciben los pa√≠ses emergentes (los no desarrollados), hizo que los acreedores le impusieran un l√≠mite y si bien se consigui√≥ deuda en d√≥lares a siete a√Īos de plazo a una tasa del 6,5% anual en esa moneda, por U$s 15.000 millones¬† (en enero¬† U$s 9.000 millones y en marzo 2018 los U$s 6.000 millones restantes), viendo la situaci√≥n fiscal (d√©ficit permanente y financiado con deuda), cambiaria (atraso sistem√°tico del valor del d√≥lar), comercial (creciente d√©ficit en un marco de deterioro de los precios de nuestros productos y encarecimiento de los bienes y servicios que importamos), agravado por que el retraso del d√≥lar permit√≠a un turismo desproporcionado y una fuga constante de capitales, decidieron no solo no prestarle m√°s a la Argentina, sino que venden sus posiciones en pesos en el mercado local y se pasan masivamente a comprar d√≥lares, hecho demostrado el mi√©rcoles 24 de abril de 2018 en que el BCRA les vendi√≥ U$s 1.472 millones de d√≥lares a $ 20,20.- y tomando los cinco primeros meses del a√Īo las ventas significaron unos U$s 11.000 millones

El déficit en que incurrió el gobierno kirchnerista al final de su mandato se debía pura y exclusivamente a los subsidios, esto es, el monto del déficit son los subsidios energéticos y al transporte, de no haber incurrido en ello se hubiera logrado el equilibrio fiscal, pero la idea era seguir impulsando el crecimiento de la economía nacional con gran parte de las tarifas pagadas por el Estado

RESULTADO DE LA ADMINISTRACION NACIONAL  2014-2017
2014 2015 2016 2017 2017/2015
Ingresos Totales 938.905,6 1.210.203,3 1.480.059,1 1.799.500,1 48,70%
Gastos Primarios 1.047.614,4 1.324.216,0 1.834.497,7 2.247.082,6 69,69%
Resultado Primario -108.708,8 -114.012,7 -354.438,6 -447.582,5 292,57%
Intereses 84.819,3 107.301,0 246.843,2 240.946,4 145,45%
RESULTADO FINANCIERO -193.528,1 -221.313,7 -601.281,8 -688.528,9 211,11%
Valor del dólar promedio anual 8,42 9,35 15,25 17,55
Resultado Financiero en U$s -22.984 -23.670 -39.428 -39.232
Nota:  En millones de pesos  y dólares corrientes
Base Devengado
Fuente:  Boletín Fiscal

Encima estos torpes funcionarios, para que los pesos emitidos por el ingreso de los d√≥lares de la deuda no se pasen a precios, incurrieron en el grav√≠simo error de generar una bomba de tiempo con las Letras del BCRA (LEBAC), que al 15 de mayo de 2018 ascend√≠a a un total de $ 1.251.872 millones (a un tipo de cambio de $ 25.- son unos U$S 50.000 millones) cuando la Base Monetaria era a esa fecha de solo $ 1.032.630 millones y las Reservas Internacionales brutas a U$s 54.428 millones. El vencimiento de las Letras del BCRA del martes 15 de mayo de 2018 fue de $ 615.877 millones, que se renov√≥ en su totalidad e incluso se colocaron $ 5.053 millones m√°s, conformando un total de LEBAC de $ 620.930 millones, b√°sicamente a un plazo de 36 d√≠as y a una tasa del 40% nominal anual, con vencimiento¬† en gran parte el martes 19 de junio de 2018,¬† a lo que se debe sumar a los $ 225.848 millones que vencen ese d√≠a, y un mes m√°s tarde, el martes 18 de julio de 2018, se suman al vencimiento de $ 133.535 millones y as√≠ todos los meses hasta fin de a√Īo.

Ante esa situación de desarme de posiciones en pesos, para que se queden en LEBAC, el BCRA acordó tasas del 40% anual, y  de esa manera evitar una mayor corrida cambiaria, y ante la debilidad extrema de todas las variables (déficit fiscal y comercial, lento crecimiento y en algunos sectores, pérdida de fuentes de trabajo con el cierre de plantas ligadas al mercado interno, etc.),  es que se decide recurrir al FMI

Los condicionamientos del FMI

En l√≠nea con las condiciones generales de los acuerdos Stand-By, el FMI desembolsar√≠a ahora, solamente unos U$s 15.000 millones y el resto, para completar los U$s 50.000 millones acordados, en caso de ser necesario.¬† El plazo del acuerdo es de tres a√Īos, comienza en junio de 2018 y termina en mayo de 2021. La devoluci√≥n de cada desembolso se realizar√° en ocho cuotas trimestrales, con tres a√Īos de gracia. La tasa de inter√©s ser√° variable y depender√° de la evoluci√≥n de la tasa de inter√©s del derecho especial de giro (DEG), que es siempre menor que la tasa que le cobran los bancos y fondos privados a la Argentina.

En el acuerdo también se incluyen unos U$s 5.650 millones de créditos otorgados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial y  la CAF (Corporación Andina de Fomento), que lo hacen con sus propios parámetros, para que en conjunto los acreedores  y los capitales especulativos que vinieron con el gobierno de Cambiemos (la lluvia de inversiones que decían) sepan que si se quieren pasar a dólares en el mercado argentino, el país gracias a estos préstamos está en condiciones de dárselos. Esto es, la deuda se contrae no para financiar ninguna inversión productiva, solo es garantía para que los que quieran comprar dólares lo puedan hacer.

Es por eso que se debe realizar un severo e incumplible ajuste de las cuentas p√ļblicas, para que el Estado no necesite endeudarse, entonces tiene como meta reducir el gasto primario (el gasto en salud, en educaci√≥n, en asistencia social, en transferencias a las provincias, en obra p√ļblica, etc.) de aproximadamente el equivalente a 8.800 millones de d√≥lares[1] por a√Īo para el corriente 2018 (lo que implica reducir la obra p√ļblica a la mitad, se pensaba destinar para obra p√ļblica este a√Īo el equivalente a 10.000 millones y solo se har√°n obras por 6.000 millones).

Igual para el a√Īo 2019, se reduce el gasto primario en otros U$s 8.800 millones y tambi√©n recortando la obra p√ļblica, las transferencias a las provincias y el pago de salarios y bienes y servicios que demanda el Estado.

Finalmente, la reducci√≥n del gasto p√ļblico nacional para el a√Īo 2020 es de aproximadamente unos U$s 6.000 millones, pero a las reducciones en las erogaciones de obra p√ļblica, transferencias a las provincias y el pago de salarios y bienes y servicios que demanda el Estado, se le suma reducir las jubilaciones y pensiones en el equivalente a U$s 1.100 millones.

Como si semejante reducci√≥n del gasto publico donde es imprescindible no fuera bastante, se firm√≥ con el FMI que el BCRA no le puede prestar m√°s en adelantos transitorios al Tesoro de la Naci√≥n, eliminando el Art. 20 de la ley 24.144 de Carta Org√°nica del BCRA que as√≠ lo faculta, de manera tal que al 5 de junio de este a√Īo el cr√©dito al Tesoro suma $ 542.130 millones, adem√°s se infiere que el Estado Nacional debe cancelar ese importe, lo que hace m√°s dif√≠cil el logro de los objetivos de metas de reducir el d√©ficit fiscal. Y se agrava porque se pone como meta que a partir de este mes de junio de 2018 el Tesoro comenzar√° a cancelar anticipadamente las letras intransferibles en poder del BCRA.¬† Es m√°s, se acord√≥ con el FMI que para mayo de 2021 se habr√° reducido la deuda neta del Gobierno en poder del BCRA por un monto de U$s 25.000 millones

Y finalmente como el tipo de cambio tiene que ser libre (y ya sabemos lo que eso significa), el BCRA no puede vender Reservas Internacionales, ni presentes ni futuras, para sostener el valor del dólar, solo debe limitarse a regularlo con la tasa de interés (alta para seducir a los que ahorran en dólares de quedarse en pesos)

Se suma a este panorama el hecho de que el Ministro de Finanzas, Luis Caputo, sostuvo en conferencia de prensa del d√≠a 8 de junio de 2018, que el gobierno emitir√° m√°s deuda en Letras del Tesoro (LETES) para rescatar las LEBAC (Letras del BCRA). El mecanismo ser√° el de tomar las letras intransferibles en poder del Banco Central para que este organismo pueda asimismo recomprar las Lebac. ‚ÄúEl nivel de deuda quedar√° inalterado‚ÄĚ dijo, argumentando que no significar√° tomar m√°s deuda p√ļblica sino canjear ‚Äúdeuda p√ļblica por privada‚Äú.

Y all√≠ queda claro el mecanismo antedicho: Va a ser el Tesoro de la Naci√≥n el que comenzar√° a vender d√≥lares por intermedio del Banco Naci√≥n. ‚ÄúNosotros vamos a vender d√≥lares para cubrir el d√©ficit y probablemente lo hagamos a trav√©s del Banco Naci√≥n como venimos haciendo‚ÄĚ, sostuvo el inefable ministro Luis Caputo.

Conclusión

Se arriba a un nuevo acuerdo con el FMI porque el gobierno de Cambiemos quiso financiar el d√©ficit fiscal con deuda externa. Una vez que los prestamistas observan y corroboran que el d√©ficit fiscal no solo no se reduce, sino que se expande el d√©ficit cuasi fiscal o del BCRA por la ‚Äúbola de nieve‚ÄĚ de las LEBAC, por un lado, y por el creciente d√©ficit comercial por el otro, deciden irse. Para frenar la hu√≠da con su correspondiente corrida cambiaria se acuerda con el FMI un programa de Stand By imposible de cumplir por la magnitud de los ajustes, en un marco en que cae el consumo de la poblaci√≥n, se reduce de m√°s el gasto p√ļblico, y se frena la econom√≠a toda.

En s√≠ntesis, esta historia la hemos vivido, es una pesadilla a la que nos ha llevado el ‚Äúmejor equipo de los √ļltimos 50 a√Īos‚ÄĚ en tan solo 27 meses de gobierno, donde lo que ha prevalecido son los negocios de los nichos que manejan (energ√≠a, sistema financiero y cambiario, y no mucho m√°s), y que significar√° una fuerte ca√≠da del poder adquisitivo del salario y de las jubilaciones y pensiones, y con ello los menores ingresos paras las actividades que dependen del mercado interno que en conjunto es m√°s del 70% de nuestro PIB.

Ese menor nivel de actividad va a estar además severamente agravado por la suba de los precios fruto de la liberación del tipo de cambio, tornando incumplible cualquier meta inflacionaria que se haya acordado con el FMI

El problema es que cuando no se cumple con lo firmado viene el castigo y es cambiar deuda por los activos más preciados que tenemos que son las acciones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS[2] y Vaca Muerta, en primer lugar, para seguir con el litio, las reservas de agua potable, etc., etc.

Referencias:

[1] El Estado Nacional cobra y paga en pesos, pero se hace el equivalente en d√≥lares porque es la moneda en que el gobierno de Cambiemos se endeud√≥ y se endeuda, y porque despu√©s de una devaluaci√≥n de m√°s del 40% en lo que va del a√Īo, el gobierno acuerda con el FMI liberar el tipo de cambio y all√≠ no sabemos c√≥mo termina y a qu√© precio

[2] Las acciones del FGS (Fondo de Garant√≠a de Sustentabilidad) de la ANSeS, constituido por el Kirchnerismo bajo la gesti√≥n de Amado Boudou, que tiene entre otros acciones por el 31,5% del capital accionario del Banco Macro; 26,96% de la Citr√≠cola San Miguel; el 26,81% de EDENOR; el 26,63 de Gas Natural BAN; el 26,03% de SIDERAR; el 24,99% de Telecom Argentina SA;¬† el 24,88% de Consultatio; el 23,23% de Pampa Energ√≠a; el 23,11 de la Transportadora de Gas del Sur; el 20,32% del Banco Galicia; el 20,04 de Molinos Rio de la Plata SA, el 15,29% del Banco Patagonia; el 9,1% de Techint Group;¬† y el 6% de AGEA ‚ÄďGrupo Clar√≠n.

*Economista especializado en temas fiscales y monetarios. Profesor de Política Económica en la Universidad de Buenos Aires. Ex Director de Políticas Macroeconómicas del Ministerio de Economía. Miembro de EPA (Economía Política para la Argentina).

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario